Queriendo ser madre. Capítulo 43: Betaespera.

Por fin tenía a mis dos embrioncitos conmigo, no me lo podía creer, después de todos esos nervios, de tanto miedo al fracaso por un tratamiento que no me convenció desde el principio…y ya estaba metida de llena en la temible Betaespera. Como había ocurrido las dos veces anteriores, salí del quirófano, esta vez por mi propio pie, dirigiéndome a la habitación donde se supone debía estar UPMF esperándome con las demás acompañantes, era solo cruzar el pasillo y allí estaba él, apoyado en el quicio de la puerta con la misma cara de incertidumbre, que de agobiante impotencia y culpabilidad, pero al verme, se le iluminó la mirada y su gesto se transformó…fijaros lo que os digo, ni siquiera en ilusión, ¡era la mirada más tierna y protectora que jamás le he visto! esa mirada me llenó de amor y tranquilidad! a partir de ese instante, tuve claro una cosa, pasara lo que pasara, era una mujer muy feliz y afortunada, esa sería mi filosofía de vida desde ese momento.

Llegamos a casa a medio día, nada más entrar UPMF me mandó a recostarme en el sofá del saloncito de la nueva buhardilla, pasaba como con lo de estrenar el vestido, quería que todo fuera diferente y nuevo a las veces anteriores, me puso la comida y antes de marcharse al trabajo me dejó todo lo necesario para que solo tuviera que levantarme encaso de necesidad; la progesterona que tenía que empezar a ponerme( me ponía 200 cada 12 horas), un litro de acuarius fresquito (dicen que va bien para la implantación y previene la hiperestimulación ovárica, siempre me lo recomendaron), fruta, mis series favoritas…aunque fue quedarme en la tranquilidad de mis pensamientos, poner mis manos en mi barriga y dormirme. Precisamente esta tranquilidad que sentí desde el primer momento, es lo que hacía que estuviera casi segura de que todo iba a ir bien.

Estuve en reposo relativo solo desde el jueves 30/06/11, que fue la Transferencia Embrionaria, hasta el lunes 4/07/11 que me incorporé al trabajo normalmente. Como os dije, en esta ocasión decidí no pedir baja laboral y mantener mi mente ocupada la mayor parte del tiempo. Cuando llegué a mi puesto todas mis compañeras estaban muy extrañadas con mi ausencia, ya sabéis, un cólico es lo que tiene, necesité varios días para recuperarme jejeje…El turno de tarde me venía genial, pronto empecé a sufrir los efectos de la progesterona, tenía que poner el despertador para ponérmela, ya me desvelaba y no volvía a coger el sueño debido a los nervios…pero una vez lo cogía no había quien me levantase por la mañana, así que me levantaba justo para ducharme, arreglarme, comer e irme al trabajar. Ayyyyyyy las siestas allí eran infernales, ¡qué galbana me daba!, me costaba mantenerme despierta, gracias a mis compañeras y los ratos de risas que echábamos lo llevé todo bastante mejor. El peor momento eran los descansos, si, porque a ver ¿¡cómo explicaba el que de un día para otro dejara de fumar y de beber té rojo y me pegara los atracones de acuarius y fruta!!?? En muchos momentos me sorprendía en mi mundo, fantaseando, deseando con todas mis fuerzas que todo fuera bien…y perdía la noción del tiempo.

BetaesperaAunque en esta ocasión me negué rotundamente en caer en rezos, rituales y compulsiones, si me acompañó desde el principio una vela, todos los días encendía una vela blanca…bueno y alguna cosilla más que otro día os contaré. Pero en general, lo llevaba bastante bien, esa tranquilidad de las que os hablaba anteriormente era lo que hacía, que sin ni siquiera esforzarme en ello, y para mi sorpresa, estuviera en paz.

A ver, no os voy a decir que todo fuera una balsa de aceite, tenía momentos en los que creía volverme loca, sobre todo conforme iban pasando los días de Betaespera. Recuerdo en una ocasión, estaba limpiando a mi pajarillo en el patio pensando en que quizá no estaba en una postura cómoda o estaba un poco forzada… y de repente me entraron unas ganas de llorar, pero sobre todo de rabia, que entré en casa dejándolo todo convencida de que dentro de mí ya no había nada, la sensación era como de ” pero mira que eres tonta, qué tanto te preocupas si seguramente ya no hay nada ahí dentro!!??”. Estos pensamientos tan crueles conmigo misma iban y venían constantemente destrozándome en segundos, pero justo después, como si me tendieran una mano y me dijeran “levanta Carolina, sabes que todo va a salir bien” volvía a sonreír ensayando esa felicidad que tanto deseaba.

En general, de las tres Betaesperas que he pasado (aquí y aquí podéis ver las anteriores) esta última estaba siendo diferente tanto en lo positivo como en lo negativo. Positivo porque me encontraba muy fuerte mentalmente, la mayor parte del tiempo me mente se mantenía ocupada, mi actitud era de que yo no podía hacer más de lo que ya había hecho y luego mis presagios que me aportaban calma. Negativo en el sentido de que no sentía nada, en esta ocasión no tenía pinchazos como la primera vez, ni había aparecido el sangrado de implantación como la segunda, me encontraba como si nada y eso a veces me hacía flaquear y me preocupaba, por muy distraída que estuviera, pero al final en cada minuto no podía evitar pensar, ¿ira todo bien? y es que ni una nausea, ni el pecho hinchado, ni pinchazos…lo único a lo que me agarraba era que la temperatura se mantenía muy alta, no bajaba de 37.2ºC pero claro, era consciente de que eso era causado por la progesterona.

E iban pasando los días y llegué al fin de semana de los días 9 y 10 de betaespera…la verdad, no se en que estaba pensando cuando ese sábado fui a la farmacia y me compré un test de embarazo decidida a hacérmelo el domingo 10/07/11 por la mañana. Habíamos decidido que no me haría un TE y mucho menos antes del 12 postransferencia a pesar de las instrucciones del Dr. V. Pero no escarmiento, las hormonas me nublaron la mente, el ansia de saber…el caso es que el domingo bien temprano, con la primera orina de la mañana, estaba haciéndome la prueba…resultado NEGATIVO.

No, no penséis que me hundí o lloré como una loca…mí disgusto me llevé, lógico, ¿no?, pero por suerte mi mente, la parte racional, esa que se había marchado de fin de semana el viernes permitiéndome hacer ese tipo de locuras, volvio a poner orden y actuó rápidamente enviándome mensajes de “no te preocupes…, sabes que es muy pronto…, sabes que implantas tarde…, tienes dos experiencias anteriores…sabes muy bien que todo va a salir bien…”. así que con tranquilidad, no le dimos más importancia al asunto y decidí intentar no pensar en ello hasta que no me hiciera al día siguiente una Beta HCG cuantitativa en sangre.

En este tratamiento, no sé, es como si desde el principio algo me dijera que iba a vivir momentos inolvidables, también supongo que porque tenía como referente las dos veces anteriores y siempre que miraba atrás me daba muchísima pena pensar que si mi hijo hubiera nacido de alguno de ellos, hubiera tenido un recuerdo horrible de tensión, incertidumbre, preocupación, miedos…Por eso, de forma totalmente consciente, me propuse desde el principio vivirlo de forma diferente, buscar la parte positiva e incluso llegué a vivirlo con mucha ilusión. Hoy en día cuando miro hacia atrás, estoy muy feliz de que al final consiguiera obtener un bonito recuerdo de todos aquellos momentos, de aquella experiencia vivida…porque como siempre digo y aconsejo a quienes pasan por algo similar, hay que disfrutarlo, aunque parezca imposible, pero al fin y al cabo ¡es la persecución de nuestro sueño, la búsqueda de nuestro hijo! y eso siempre debiera ser bonito y emocionante.

…continuará

 Capítulo 42


¡¡Y ahora atenta!! Si tienes una historia que contar respecto a la busqueda de tu maternidad; bonita, difícil pero esperanzadora, inesperada, curiosa…en definitiva, ¿te gustaría contárnosla? …aquí te cuento todos los detalles.


Suscríbete y recibe todos los post en tu correo

Posts relacionados de interés

Si te ha parecido interesante, por favor, compártelo...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+
Pin on Pinterest
Pinterest
Buffer this page
Buffer
Email this to someone
email
Print this page
Print

55 comentarios en “Queriendo ser madre. Capítulo 43: Betaespera.

  1. madre mía!! no me extraña que tuvieras momentos de todo tipo, unas veces pensando que no había nada y otros en los que estabas fuerte… Imagino que tiene q ser duro todo este proceso y la espera siempre debe ser lo peor… ya nos sigues contando!!!!

  2. Aiiii que ilusión madre!!!! Que difícil debio ser todo ahora que recuerdo todas las otras veces…. Como siempre me quedo con ganas de mas jijiji

  3. Me he emocionado al leerte, tus palabras, tus sentimientos… . He leído algún capítulo suelto porque llegué tarde, pero si me lo permites a ratitos me gustaría ir leyendo tu historia completa, que aunque no es comparable yo también pasé por muchas penas y lágrimas hasta tener a Pitusa, no te imaginas lo que tus palabras pueden ayudar a otras futuras mamis que estén pasando por lo mismo o algo parecido.
    Por cierto, yo también tomaba muchísimo aquarius, me lo dijo el ginecólogo!!
    Besitosssssss

    • Puedes leerlo cuando quieras, además luego puedes tener un libro! jejeje…ojalá mis palabras ayuden a alguna chica con tantas me ayudaron a mi con su historia.

      Anímate y cuéntame tu historia por favor…me encantaría que formara parte de esto.

      Besos

  4. Ayyy que emoción!!! Seguro que ese pensamiento positivo que te acompañó esta vez es lo que hizo que todo fuera diferente para bien!! Y lo del aquarius? No lo había oído nunca, que curioso. Ya estoy deseando que llegue el jueves que viene!! 😉

    • Estoy segura de que así fue!!! creo que es muy importante como esté nuestra mente…
      Lo del acuarius me lo han mandado en los tres tratamientos, dicen que previene la hiperestimulación ovarica y favorece la implantación…al finl lo aborrecí jjejejeje

  5. Como te gusta dejarnos en vilo cada jueves eh??? Pero bueno con lo bien que lo cuentas y tooodo lo que nos transmites… te lo perdonamos va! Qué ganas de compartir contigo, aunque sea a toro pasado y en la distancia, la alegría del positivo. Un beso muuuy fuerte Pd. No es que quiera una copia del libro, es que la quiero firmada. Reservame una de la primera edición que veo que habrá más de una…

    • Qué bien transmites todos esos sentimientos, es muy bonito leer vuestra historia. Y seguro que está ayudando a mucha gente que se encuentra en vuestra situación. Tengo un sentimiento agridulce, por un lado quiero llegar al final de la historia pero por otro no quiero que se acabe! 😉
      Un beso!

      • Gracias por tus palabras! Con solo ayudar a una persona me doy por satisfecha. Espero poder comenzar otra historia en breve 😉

        Besos

    • Jajajajaaj reservada por supuesto y dedicada! Ojalá hubiera podido compartir todo esto con vosotras en su día…me aportáis tanto!

      Un beso enorme

  6. Ains k emocionante!! Me encanta tu historia y más sabiendo que tiene final feliz!! Sabes llegar a la gente con tus palabras!! Un saludo

  7. Que te gusta a ti dejarnos con ganas de más palabras….jajajaja. Nos tienes enganchadísimas, lo sabes no?
    La montaña rusa de emociones que vivisteis no es normal, que entereza, madre mia.
    Esperando el siguiente 😉
    Un beso!

  8. Bueno bueno, estoy harta de llorar. Sin duda fue la mejor decision, ver lo positivo, vivirlo con ilusion y no anticipar hechos….creo q es esencial y que contribuyo de grata forma. Cuando dices: pasara lo que pasara era una mujer feliz y muy afortunada. Uffffff cuantas veces habre pensado yo eso???
    Me alegro muchisimo de que todo saliera bien, por fin y que tuvierais vuestro sueño en las manos.
    No se ni que escribirte, solo lloro……. A ver si en otro momento……
    Besos

    • Jajajajaj ay hija mía que berrinche te pegas todos los jueves. Qué iba hacer Mar!? La suerte estaba echada, tenía que llevarlo lo mejor posible…al menos me quedó un bonito recuerdo.

      Bueno pues llora, llora…me emocionas!

      Besos

    • Las he tenido para todos los gustos. Esos momentos son difíciles pero no podía hacer nada, solo esperar y llevarlo lo mejor posible.

    • Siiiiii me encantaaaaa! Jajajaja
      El acuarius siempre me lo mandaron los especialistas, tanto en la clínica privada como en la SS. Leí muchos foros pero en estas cosas tan importantes siempre seguí las directrices de los profesionales.

  9. Ayyyyyyyyy q ya está!!! Q ya estaba UBMF creciendo dentro de ti!! Q emoción!!! Q bien q consiguieses vivirlo con “paz y tranquilidad” y q puedas tener un bonito recuerdo. Estoy deseando ver q como sigue. Por fin ahora ya sólo capítulos felices. Por cierto mi test de embarazo positivo de Bombón fue el 11 de julio jijiji. Feliz día! Muack!
    PD: No te voy a pedir (como siempre) q nos adelantes más… pero ¿cuántos capítulos quedan? Más q nada q se me acaban los pañuelos y quiero estar segura q tengo reservas jejejeje

    • Jajajaja parece que estuviera pasando ahora!. Si, en eso estoy muy contenta, tengo un ponito recuerdo dentro de lo que es vivir esos momentos.
      Qué casualidad! Jejeje
      Jajajajajaj no sé lo voy haciendo sobre la marcha…compra pañuelos!

Deja un comentario

Responsable » Carolina Vargas Alarcón.
Finalidad » Enviarte nuevos contenidos.
Legitimación » Tu consentimiento.
Destinatarios » Los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa (proveedor de hosting de Mamá Ríe) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Webempresa. (https://www.webempresa.com/aviso-legal.html).
Derechos » Podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.