Queriendo ser madre: Capítulo 41: Punción Ovárica en la Seguridad Social.

Llegó el momento, el momento que tan ansiosa esperaba…el tercer momento, era la tercera vez que pasaba por lo mismo y solo deseaba, solo pedía con todas mis fuerzas que esta vez todo fuera bien, pero que si había de ir mal por algún motivo, rezaba porque fuera en ese punto, que llegara al hospital y me dijeran que mis folículos no eran aptos para la punción ovárica y ahí acabara todo, solo pensaba en no volver a pasar de nuevo por un futuro truncado más adelante, cuando ya nos hubiésemos hecho demasiadas ilusiones.

Las horas previas estaba nerviosa, no hay nada peor que saber a lo que nos vamos a enfrentar, pero aun sabiéndolo, me sentía intranquila e insegura, no estaba contenta con como había ido el tratamiento, los últimos controles, según pude medio intuir ya que como os dije el Dr. V.M no decía nada, fueron mucho peores que en los tratamientos anteriores…¡ayyyy no podía evitar comparar!. Seguía muy hinchada y sentía pinchazos muy molestos en el vientre, hacía más de 24 horas que me había pinchado el Ovitrelle 250 mg/0.5 ml, la ovulación estaba a punto de desencadenarse, empezaba a ver moco cervical cuando iba al baño y me aterraba la idea de ovular antes de la cuenta y que no pudieran recuperar los folículos. La noche de antes empecé con las indicaciones, escuetas indicaciones -“no tomar nada por la boca desde las 12 de la noche, tomarme el valium 10 una hora antes de la intervención y llevar un compresa” lógico si según me dijeron en la primera consulta no había presupuesto para camas, no esperaba que me regalaran las compresas, estas fueron las indicaciones del preoperatorio…como veis en nada parecidas a las de la clínica privada!

LLegó el 28/06/2011, salimos de casa muy temprano, no queríamos que pudiera surgir algún imprevisto que hiciera que nos demoráramos y llegar tarde. Durante el viaje, recuerdo que íbamos hablando precisamente de lo diferente que estaba siendo todo en esa ocasión y estábamos espectantes en como sería la intervención en la seguridad social. Hablábamos de que no nos convencía como había transcurrido el tratamiento pero yo tenía un buen presagio, aunque el miedo al fracaso no dejaba de atosigarme.

Justo a la entrada de Jaén, eran las 9 aproximadamente y me tomé el valium10 con un poquito de agua, no sabía que efecto me podría producir, jamás había tomado un fármaco de este tipo, pero por mi formación sabía muy bien de que se trataba. Llegamos al aparcamiento minutos después y aun apenas notaba nada, eso me preocupaba, si me lo habían prescrito sería por algo y a la vez me alegraba de que me hiciera efecto cuanto más tarde mejor, no vaya a ser que se pasara antes de la punción. Bueno pues fue llegar al hall del hospital y empezar a notar una tranquilidad y una flojera…hasta el punto de que si está más lejos el área de reproducción asistida, UPMF me hubiera tenido que llevar en brazos. Llegamos a la ventanilla y la enfermera nos pidió que esperásemos un minuto en el pasillo que iba a  avisar de que estábamos allí para llevar a cabo el ingreso. Allí me apontoqué contra la pared para no caerme, UPMF me daba charla para no dormirme y empezaron a llegar otras parejas compañeras de intervención, todas con un cuelgue, que más que en la punción pareciera que estábamos en el pasillo del baño de un after…

En seguida nos dirigieron a la habitación y como en el cuento de Blancanieves y los Siete Enanitos, allí había; 6 sillones de los de hospital, hasta el final tuve la esperanza de que la ausencia de camas fuera una broma de mi querido Dr. V., pero no, allí estaban los 6 explendidos sillones de eskay a finales de junio, supongo que ya habéis oído hablar o habéis sufrido en vuestras carnes su comodidad…ahí lo dejo; un detalle por su parte que compensaba lo anterior, eran los 6 puffs del mismo material para poner los pies, dispuestos a solventar cualquier defectillo de la depilación que pudiéramos llevar; encima de cada sillón una bata de hospital de las de enseñar el culo, muy apropiada cuando compartes habitación con 11 personas más y una bolsa azul de basura para meter nuestras pertenencias;  6 sillas para los acompañantes y un solo baño para las 6 chicas y lo que es más importante, para los 5 maridos que tenían que extraerse la muestra de semen, si eran 5, una de las chicas iba a ser madre soltera con semen de donante. A UPMF le preocupaba muy mucho el tema de la extracción, a lo bueno se acostumbra uno pronto y él venía de hacerlo en una “suitte” con pantalla de plasma, pelis para todos los gustos, lecturas variadas y baño completo, faltaban las vistas porque la habitación en cuestión no tenía ventana pero si la hubiera tenido no había duda que serían a la Giralda…respiró tranquilo cuando le dijeron que la muestra tenía que tomarla en el aseo de los pasillos de la planta 7ª y le entregaron unas llaves atadas a un cordelillo que garantizarían su privacidad, entonces la que se preocupó fui yo “¿qué iba a ser de los bichines, con los pocos que teníamos y lo poco espabilados que eran, tras bajar 5 plantas!!??

Bueno con un poco de organización y paciencia todas nosotras fuimos cambiadas y todos ellos eyaculados sin problema, y allí con una charla muy amena, como el que está en la pescadería fuimos esperando nuestro turno.

Yo entré la primera, por mi propio pie, nada de sillas de ruedas, crucé el pasillo con una enfermera mientras UPMF veía como entraba desde la puerta de la habitación en la que estábamos y se preparaba para escalar el everest hasta la 7ª planta y traer su muestra. Allí me ayudaron a subir a un potro, me ataron de pies y manos y así, sin anestesia (léase textualmente) comenzó la intervención. Aquí voy a hacer un inciso para aclarar algo, muchas de vosotras me habéis preguntado sobre la punción sin anestesia, vuestra mayor preocupación es el dolor que se puede sentir…deciros que el dolor es perfectamente soportable, es molesto si, pero para mi es mucho más doloroso un dolor de regla, de muelas, o de cabeza mismamente…se siente como pequeños pinchazos o como si estuvieran rascando ahí dentro, pero ya os digo que se puede soportar.

La imagen era la siguiente; yo allí tumbada en posición…ya sabéis que posición, delante de mí, el Dr. con un tubito que introducía por mi vagina y que estaba conectado a varios recipientes que portaban dos enfermeras que estaban allí de pie junto a él, como unas tuberías…se llenaba uno, lo tapaban, se lo llevaban a laboratorio y mientras la otra enfermera conectaba otro tarrito. Así estuvimos unos 15-20 minutos, tras acabar el Dr. me dijo que si sentía dolores fuertes, sangrados o fiebre rápidamente contactara con el hospital, para dolor leve paracetamol, que evitara baños de inmersión, relaciones sexuales y esfuerzos físicos y que al día siguiente me llamarían para fechar la transferencia…¡y nada más!

Volvía a la habitación y tras acribillarme a preguntas las demás compañeras de aventura, comerme unas galletas con un zumo y vestirme, fui dada de alta. Llegué a casa y me acosté, estuve tooooda la tarde durmiendo, aun me duraba el efecto del valium. Me levanté como nueva, tanto es así que preferí no darle demasiadas vueltas a la cabeza, ya no había nada que hacer, solo esperar al día siguiente esa llamada que nos iría abriendo camino en este proceso. Así que quedamos con unos amigos, nos arreglamos y salimos a tomarnos las que serían las últimas cañitas hasta día de hoy.

…continuará

 Capítulo 40

Seguro que también te interesará leer:


¡¡Y ahora atenta!! Si tienes una historia que contar respecto a la busqueda de tu maternidad; bonita, difícil pero esperanzadora, inesperada, curiosa…en definitiva, ¿te gustaría contárnosla? …no me pierdas de vista estos días.


 Suscríbete y recibe todos los post en tu correo

Posts relacionados de interés

Si te ha parecido interesante, por favor, compártelo...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+
Pin on Pinterest
Pinterest
Buffer this page
Buffer
Email this to someone
email
Print this page
Print

53 comentarios en “Queriendo ser madre: Capítulo 41: Punción Ovárica en la Seguridad Social.

  1. ¿De verdad no duele la punción sin anestesia? Dos amigas mías salieron llorando del dolor, es más, una estuvo a punto de tirar la toalla por lo mal que lo había pasado aunque por suerte no desistió y lo volvió a intentar. Supongo que tenga que ver la maña del médico y el tacto que tenga al hacerlo.. En fin, que ya estoy nerviosa por leer el próximo capítulo!! Menos mal que como voy atrasada con la lectura de blogs supongo que le pueda leer mañana jueves y así no tengo que esperar casi nada!! 😉
    Besos

  2. Ufff menos mal que no todos los hospitales son así, qué falta de privacidad e intimidad. Y vosotras medio groguis, pero y ellos???? Qué presión no? “Hala, sube a la 7 y hazte una pajilla, que todos sabrán que te estás tocando y esperando su turno”… mueeeerome!!
    Fíjate que la mayoría de mujeres que se han hecho punción con y sin anestesia… optan por la versión sin!

    • Yo creo que lo de ellos es peor!! pero lo recuerdo con cariño y no estuvo tan mal, no eché nada en falta ni me sentí mal por nada.

      Lo que tu dices, mil veces prefiero la punción sin anestesia!!!

  3. Ayyy, ha merecido la pena esperar las Navidades para leer esta nueva entrega y sobre todo esas cañitas del final. ¡Es tan emocionante cómo lo cuentas! Ahora te digo… que si tengo ganas de que sigas contando esta historia… no sabes lo que me gustaría leer que UBMF2 está de camino… Desde aquí te mando toooooda la suerte del mundo. ¡Un abrazo!!

    • Creéme que lo viví así! No dudes que si llegara el momento de UBMF2 jejejej lo sabréis! Ay muchísimas gracias, me emociona los buenos deseos que tenéis para mi..

      Besossss

  4. Buf, yo también lo hice por la seguridad social unos días antes que tu…. 🙂 pero por suerte en mi hospital debe haber más presupuesto. Fue en hospital de día, pero me pasaron a una habitación con dos camas separadas por biombos, aunque en mi caso al principio en la otra cama no había nadie, así que me desvestí sin problemas. Me llevaron en la cama al quirófano, pasé al potro y la anestesista me sedó. Al principio hablé un poco y al rato me desperté en la cama en mi habitación. Que cuelgue tenía yo también, jejeje. jose fue mientras a la extracción y nos quedamos allí casi un par de horas, hasta que se me pasó todo y vinieron a decirme cómo había ido todo, los que habían extraído etc…
    Besitos

    • Claro, lo tuyo fue como mis dos veces anteriores por lo privado, excepto que nosotros estábamos solos. Ahora te digo algo, yo que he pasadompor las dos formas, prefiero esta, sin sedación.

      Besosss

  5. Ayyyyyy q estamos ya en la parte más bonita!!! Q emoción!!!! Después del largo camino recorrido por fin llega el momento de llorar pero de alegría! Yo creo q con las vacaciones q ha tenido esta sección nos merecemos 2 capítulos seguidos ¿no? Jejeje Feliz día! Muack!

    • Jajajajaj ya verás la panzá de llorar que os váis a dar!!!! mira que, mira que tu siempre apretando jejejej

      Feliz Finde!!

  6. Jo que situación tan extraña con tanta gente. Nunca me habría imaginado que estas cosas fueran así, pero por otro lado encontrar a gente en tu misma situación a veces hace que uno se sienta comprendido.
    Estoy deseando leer un final feliz. Un besote

    • Pues si, la verdad es que se agradece la intimidad pero al no haberla, pues no nos quedó otra que adaptarnos a la situación y sacar lo mejor de todo aquello.

      Ayyy pues te puedes creer que tengo miedo a no saber transmitir lo que sentí en ese final tan tan maravilloso para mí!!??

      Besossssss

      • Pues yo creo que lo vas a transmitir muy bien, porque yo por lo menos he vivido contigo cada capítulo y he sentido tu emoción, tu incertidumbre, tu miedo, tus inseguridades y seguro seguro que nos vas a transmitir perfectamente tu alegría.
        Un beso muy fuerte¡¡¡

    • Jajajajaj todo muy íntimo y personal como ves!!! pues si, así fueron las cosas y así os la he contado jajaja.
      Ahí ojalá que sean las últimas por mucho tiempo 😉

      Besosssssss

  7. Un poco surrealista todo no? Eso de eyacular por turnos y todas ahí juntas y medio drogadas… 😀

    Y esas cañas seguro que las recuerdas como algo muy especial verdad?? Qué emocionante se pone esto! Besos!!

  8. Ayy que ganitas de leer ya tu positivo,me gusta mucho como lo cuentas todo,parece que lo vives al leerlo jeje; me interesa eso de contar nuestra historia, yo no pase por tanto como tu pero tampoco fue un camino de rosas tener a mi peque uff
    Besitos

    • Jajajajaj parece que fuera a suceder en tiempo real!!!! Me alegro que te guste y captes lo que en realidad quiero transmitir.

      Sonia estaba pendiente de pedírtelo, ya te escribo un mail. Gracias!!! qué ilusión me hace.

      Besosssssss

  9. Ya echaba de menos yo esta sección!!! Así es la ss, tan perfectos ellos…(notase la ironía). Aiiiiis q bien cuanto me alegro!!! Un 28 de junio me case yo 🙂
    Besazos

    • Tu es que estás muy despegá ultimamente!!! jejejeje Siiiiiiii perfectísimos, peor mira que bien salió. Si?? yo también un 28 pero de julio, con la fresca jajajajajaj

      Besossssssss

    • De alcohol no…de cerveza, aishhhh con lo que me gustaba!!! Ojalá ojalá que siga una buena temporada sin probarla.

      Besosssssss

    • Ayyyyyyy qué ricas me supieron y eso que no sabía que iban a ser las últimas. Un color totalmente diferente, ya ves… Besosssss

  10. Qué emocionante! Y sí que se queda corto, quiero saber más. Estoy enganchada a esta historia. Y ojalá puedas darle el hermanito a UBMF. 🙂

    • Si que fue emocionante, muy duro, difícil…pero es emocionante, de verdad!!! Me alegro que te guste y si, ojalá pueda darle ese hermanito a mi tesoro.

      Besossssssssss

      PD: Piri, te animas a contarme tu historia!!??

  11. Cuánto habéis luchado!!!!! Pero ha merecido lapena, a qué sí? Un besín y me emociono mucho leyendo esto porque si las personas que hemos podido tener hijos sin ninguna dificultad somos tan felices con ellos me imagino lo que puedes sentir tú, tras tanto esfuerzo.
    Besos.

    • Mucho Marigem, mucho…y seguimos luchando, queremos tener otro bebé y estamos viendo como hacemos. Y tanto que ha merecido la pena, es lo mejor que he hecho en la vida, por muy duro que me haya resultado.

      Pues imáginate, locos por él es poco para lo que sentimos…aishhhhhhh qué me emociono!!!

      Besosssssssss

  12. Ufff madre mia….. Que diferente…pero oye a veces es mejor así, sin saber nada, a lo que diga o haga el médico y olvidarse xq si noo
    Las últimas cañas que bien!!!!!
    Ya por fin parece que va llegando lo bueno, ya era vuestro momento!!!

    • Totalmente diferente!!! pero creo que eso fue lo que ayudó a que funcionara, salir de “lo de siempre”. Siiiiiii, y anda que no echo de menos a veces unas cañitas, pero contentísima de no volver a tomarlas jejeje

      Oye Mar, te anímas a contarnos tu historia, verdad!!??

  13. Oishhhm, debió ser un tanto extraño ver a las parejas estar todos juntos en la sala. Pero estoy con Futura Mamá en que son muchas emociones juntas, lo relatas muy bien.

    • Fue extraño pero muy agradable, de verdad, estuvimos hablando, contándonos cosas…Gracias, me alegra que te guste como lo cuento.

    • Aunque duro, es emocionante…parece mentira que lo diga, pero es verdad! ¿corto? jajajajaj cuando tenga el libro ya te lo enviaré y te lo lees de una vez jajajajaj

Deja un comentario