Queriendo ser madre. Capítulo 18: Primera piedra en este camino.

Al día siguiente de la consulta, comencé a tomar el Gestagyn (ácido fólico) y como bien dijo mi doctora en tres o cuatro días más, cuando me vino la regla, empecé a tomar también el Microgynon (píldora anticonceptiva) y llamé a la clínica para informar tal y como me lo pidieron. En esa misma llamada me dieron cita para obtener una muestra de semen, ya que aunque los espermatozoides que se utilizan en la FIV siempre son frescos, normalmente cogen y congelan una muestra por si el día de la fecundación ocurre algo (fiebre, enfermedad, algún imprevisto, nervios…) que hace imposible la extracción y así no perder todo el tratamiento. Y también para hacerme la prueba de la cánula, en la que en una exploración normal, la Dra introduciría la cánula por la que me transferirían los embriones el día de la transferencia, para prevenir también cualquier problema.

Así que el día 18/06/09 por la tarde de nuevo rumbo para Sevilla. Primero llamaron a UPMF y me pareció lógico levantarme con él para acompañarle, al fin y al cabo él también viene conmigo cuando me llaman a mi, pensé que yo mientras le esperaría en consulta…cuando casi cuchicheando nos dice la enfermera que si era necesario que entrara yo para que UPMF pudiera extraerse la muestra, no había problema y nos facilitarían una habitación más grande con una cama…¡¿cómo?!¿¡cómo pensó la enfermera, bueno y todos los de la sala de espera, que íbamos a tomar la muestra?!, porque por mucho que lo dijo en tono bajito, en un lugar de estos nos volvemos todos unos cotillas y estaban con las orejas cual antenas parabólicas a ver si captaban algo…¡qué vergüenza! allí que volví yo a mi silla más colorá que un pavo no sin antes coger un periódico para taparme la cara…La muestra de esperma consiste en la extracción de semen mediante masturbación tras haber guardado de 2 a 7 días de abstinencia, dicha muestra se congelará y la que se usará en la fecundación es la obtenida el mismo día de la punción de la misma forma.

Ni cinco minutos tardó UPMF en volver a mi lado, también más colorado que un tomate con los ojos de todos clavándosele como cuchillos. Y allí estaba yo, encogidita en mi butaca, que me moría de gana de que me detallara como eran esas habitaciones que yo nunca llegaría a ver y como había ido todo…aunque decidí esperar unos minutos, no había necesidad de que los demás supieran como había sido la experiencia espermática de mi marido. Tras describirme como había sido todo, entendí que la enfermera viera totalmente natural que yo quisiera acompañarle como una alternativa más, según UPMF la sala era pequeña pero estaba equipada con un banco, un lavabo, toallas, toallitas, guantes, recipientes para tomar la muestra, papel… y una pantalla con varios canales donde se emitían películas x, suponemos que en todos, aunque a lo mejor hay alguien que prefería la Quintana o el futbol…

La más de media hora que esperamos hasta que me tocó a mi se pasó volando y como empezó a ser costumbre nuestra enfermera vino a por nosotros y nos acompañó hacia nuestra consulta. Tras el saludo correspondiente por parte de la Dra. T. e interesarse por como iba avanzando todo, me preguntó que si había hecho pipí…¿¡pero esto que era “una tarde absurda en la clínica IVI!?, hubiera entendido más que me hubiera preguntado que si había comido ya que el viaje era lago…pero bueno, como allí todo trata de los bajos y lo del pipí anda por ahí, simplemente me limité a responder que había ido al baño cuando llegamos. Explicándomelo todo con un tono amable y yo con mi vejiga vacía, me invitó a subirme al potro de la tortura (ya entenderéis el apelativo) para llevar a cabo la Prueba de la cánula, que consiste en introducir el tubito largo y fino, a través de la vagina y cuello del útero hasta llegar al útero, con el que depositaran los embriones el día de la transferencia.

Todo empezó suavemente, como es algo tan finito y flexible no sentía nada…”esto va bien”- pensé, pero la Dra cada vez empujaba más, sacaba y metía de nuevo la cánula…”¿estás nerviosa? intenta relajar los músculos”- me recomendó en varias ocasiones…y volvía a sacar y meter la cánula…”levántate y vístete”- me dijo mientras salía del pequeño cuarto y le respondía a UPMF a su pregunta “¿qué tal todo, pasa algo?”, “la cánula no entra”-respondió seria la Dra., “¿y ahora qué?-pregunté asustada medio abrochándome por salir cuanto antes. Me explicó que mi cuello de útero hace una pequeña curva al final que hace que la cánula choque como con una pared y no llegue a entrar hasta el fondo , “pues ahora vas a salir te vas a hinchar de agua para que la vejiga llena ejerza presión y enderece el cuello lo suficiente para poder meter la cánula y en unos minutos vuelves a entrar”- me dijo la Dra. a la que noté cierto gesto de preocupación.

 Así lo hice, ¡casí me bebí el depósito entero de la máquina del agua!, sin parar, pensando en que en unos minutos me llamarían…¡más de una hora tardaron en llamarnos de nuevo! y yo no aguantaba y mi vejiga tampoco…¡si ahí tenía yo agua para volver el cuello del útero del revés! si no entraba así la dichosa cánula mal íbamos…

De nuevo entramos a la consulta y …ahora es cuando venía al hilo la pregunta del pipí, que ya iba yo a responder con un orgulloso y rotundo No, traigo la vejiga como una gaita, a rebosar. Otra vez al lío, mete y saca cánula, vuelta a meter y vuelta a sacar…”¡ay cómo no acabe pronto me meo!” – pensaba mientras me concentraba en que no se me escapara el punto, “nada, que esto no entra”-la Dra cada vez más preocupada, “¡¿cómo que no entra!?- gritaba UPMF desde el otro lado de la puerta, “vale pues ya me bajo y si eso lo intentamos en otro momento…¡qué me meo!-pensaba yo desesperada. La Dra, salió a su mesa y a través del teléfono le pidió al Dr C. que fuera a ayudarla, entró de nuevo la Dra. ya arremangada y dispuesta a empezar una ardua faena, a eso que entra el colega y se pone a intentarlo él, mete-saca y nada…”apriétale” le dice a mi Dra, ¡¿no será en la barriga?!-mi pensamiento suplicante. Pues si, allí empieza a apretarme el abdomen y nada qué la cánula no entra, yo ya morada de aguantarme el pipí…”déjame a mi”- dice el Dr., se arremanga y literalmente echa encima de mi…”¿pero se piensan que están de matanza?- pensaba yo, y claro ya me hicieron daño y empecé a gritar…y también empezó a gritar UPMF desde el otro lado de la puerta preguntando que pasaba y a punto de entrar a poner allí orden. La cariñosa Dra.T., qué incluso nos costaba a veces trabajo entenderla de lo bajito y dulce que hablaba, se convirtió en una bestia, despeinada, sudando, alzando el tono de voz…creo que hasta una verruga con pelos empecé a verle en la nariz. Yo ya me entregue a aquella lucha y me dejé llevar, estaba dispuesta hasta a hacerme pipí allí mismo, cuando oí “dejémoslo ya”…y la maldita cánula no entró.

Estuvo la Dra. un rato animándonos en nuestra decepción…claro, sin cánula no había FIV y sin FIV nuestro sueño se volvía a romper, aunque según ella esto era más habitual de lo que nosotros pensábamos y había una solución…

…continuará

Capítulo 17

59 comentarios en “Queriendo ser madre. Capítulo 18: Primera piedra en este camino.”

  1. Qué sufrimiento! oye, y no usaron una canula flexible? en mi caso tampoco entraba y tras mucho esfuerzo probaron con una flexible y a parte probaron trucos en plan “que tosiera” que me riera y cosas asi. Me alegro leer luego que si que entrara pero vaya momentos!

    • Siiiiiiiiii, si la cánula era flexible, pero se ve que tengo una curva derrá ahí en el útero y mira tu que ni flexible entraba…uyyyyy si, al final entró, pero que desesperación…

    • Ay si, lo recuerdo y aun se me pone el pelo de punta…qué mala suerte!!! pero visto ya desde la distancia, pues habrá que echarle un poco de humor al asunto…

      Un besossssssssss

    • Ya ves, cosas de los cuerpos con curva en el útero!!!

      Te lo juro, la dulce Dra. sufrió una transformación!!! increible…jajajaj

      Besossssssss

  2. Mira que diferencia grande encuentro aquí… en el lugar donde yo me lo hice, (recuerda que vivo en Argentina) no hacían este tipo de pruebas previas. La verdad que está muy bien explicado y más que justificado el motivo para hacerlo. Tiene mucho sentido. Pero yo a la cánula la vi recién el día de la transferencia de embriones.
    Me imagino que habrá sido una gran decepción (otra!)
    Espero el próximo capítulo para saber cómo hcieron para sobrellevarlo y solucionarlo.
    Un beso

    • Cecilia pero más que diferencia entre paises, creo que es en cuanto a clínicas…a mi no me la volvieron a hacer y es lógico que la hagan siempre por protocolo ya que en la transferencia , cuando ya no hay marcha atrás, pueden surgir imprevistos como me pasó a mi.

      La semana próxima la solución…

      Besossssssss

    • Hay cosas que las recuerdo con mucho humor!!! yo me senté allí detrás del periódico y no miraba nada más que al suelo, jajajajaj

  3. No sé como aguantaste si nada más que de leerte ya me entran a mi ganas de hacer pis… que control!! Vaya con la cánula, el primer paso y la primera piedra, espero que no aparecieran muchas más en el camino. Deseando leer el desenlace de la cánula y el resto!!
    Un beso!

    • Yo tampoco se como aguanté, supongo que por las ganas de que todo fuera bien. Menos mal que se medio solucionó.

      Besossssssss

    • Jajajajaj bienvenida a esa sección de enganchamiento!!! Fue un sufrimiento total, pero hubo momentos, como el de la sala de espera que ahora los recuerdo con humor…

      Besossssssss

  4. Jajaj, cómo me he reído con lo de la cama y la pelea con la cánula (me río porque sé que tiene final feliz, ¿eh?) Qué pobre aguantando las ganas de mear mientras te aprietan la tripa y todo. ¡Tremendo!

  5. Joder con la puta cánula de los cojones!!! Que ya me trae frita la canulita de las narices hombre ya!! Que conste que me solidarizo contigo, no hay peor tortura que que te aprieten la barriga cuando te estás meando, lo tuyo sí que es un buen control de esfínteres 😉

    Ahora me dejas con la intriga de saber cuál fué la solución…

    • Nada oye…y mira que puesimos empeño en que aquello entrara…cachis en los mengues…no me mee de puro milagro!!!

      Pues mira, al final cogieron y me hicieron un agujerito en la barriga y por allí entró la cánula…ala intriga resuelta, jejejej

  6. Uff que tensión, me he puesto hasta nerviosa leyéndote.
    Otra barrera más que os ponen en el camino, no quiero ni imaginar lo frustrante que tuvo que ser para vosotros.
    A esperar una semana más.
    Besote.

    • Pues tranquila que todo se soluciona…menos mal que nos dijo rápido la alternativa si no nos hundimos allí mismo!!!!

      Besosssssss

  7. Jesús María…que tprtuta para meter la canulita de las narices!!eso si que lo cuentas de tal manera que me he tenido que reir,joé!! que mal si encima te meas a chorro …bueno que esto tambien tiene solucion!pero es que se te pone dificil la cosa !! bueno esperaremos a la siguiente entrega con los ojos bien abiertos!besoss

    • Ay es verdad que mal lo pasé, menos mal que una se tomas las cosas de esta manera…Si, claro que tiene solución!!! en el proximo capítulo…

      Besossssss

  8. ¡Tremenda la trasformación de la doctora! Te leo y mientras tanto me da la impresión de estar en un cuento de hadas ¡con brujas feas y malas! El papá de la bichilla hubiera echado la puerta abajo con semejantes gritos.

    • Bueno, tenías que haberla visto…o será que yo me la imaginaba así!!!UPMF estuvo apunto de ir al rescate y liarse a tortas allí mismo…

  9. Aiiiis siempre nos dejas en lo mejor!!! Joer tia que brutos, nunca había oído lo de la curva, la verdad es que el destino no os lo estaba poniendo nada fácil…..
    Besotes

    • Brutos es poco!!! yo tampoco creí que tendría una curva en el útero??!! pero es que una vez solucionado jamás volví oir a hablar de ello…para nosotros esto ha sido muy difícil.

      Besosssssssss

  10. Pero bueno… Otro problema mas??? Madre mía! Por hacerme una idea, para cuantos post más tienes?

    Menos mal que sabemos que UBMF está en el mundo si no yo pasaba de este serial. Cuando término de leer de verdad que pienso, en algún momento fue todo bien para que naciese UBMF

    • Jajajajaj otro…y los que quedan!!! pues será más o menos como Santa Bárbara…en algún momento en algún momento…pero todavía no!!!

Deja un comentario

Responsable » Carolina Vargas Alarcón.
Finalidad » Enviarte nuevos contenidos.
Legitimación » Tu consentimiento.
Destinatarios » Los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa (proveedor de hosting de Mamá Ríe) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Webempresa. (https://www.webempresa.com/aviso-legal.html).
Derechos » Podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.