Cómo comer Embutido en el Embarazo

Cómo comer embutido en el embarazo
Por dios, perdonadme las que no podáis comer embutido en el embarazo…qué pinta!!

A raíz del post de la semana pasada en el que os hablaba de la temida Toxoplasmosis, me llegaron muchas preguntas y la mayoría de ellas era preguntándome Cómo comer Embutido en el Embarazo.

A ver, que quede claro que hay que llevar una alimentación saludable durante embarazo, pero oye no esta mal saber cómo darse un capricho de vez en cuando, no? Que luego llegan los antojos y nos pillan desprevenidas jajajajaj.

Hay muchas dudas acerca de los embutidos permitidos en el embarazo y sobre si es posible comerlo tras cocinarlo o congelarlo. Existen diferentes opiniones al respecto entre los ginecólogos.

Recordemos que la Toxoplasmosis la produce un parásito que puede encontrarse en la carne. Podemos entrar en contacto con él a diario y no pasa nada, pero estando embarazada puede traernos muchísimos problemas.

Si las analíticas dan como resultado Toxoplamosis Negativa, aconsejan no comer carne cruda o poco hecha, hay que lavar muy bien las verduras y asegurarnos que leche y derivados estén pasteurizados. Así como extremar la higiene si se está en contacto directo con gatos.

Peeeerooo el Toxoplasma Gondii necesita unas condiciones de vida, de ahí que hayamos oído diferentes formas o trucos de consumir embutido durante el embarazo.

Cómo comer Embutido en el Embarazo

¿Se puede comer embutido cocinado en el embarazo?

El toxoplasma no soporta las altas temperaturas, así que con cualquier alimento bien cocinado no hay ningún problema.

Podemos comer jamón cocido, el pavo, el chopedd y la mortadela puesto que están cocidos. También me han preguntado y sí, se puede comer chorizo frito en el embarazo jejejej.

Pero según he podido leer, los alimentos tienen que estar fritos en sartén, el microondas no es suficiente.

Para desgracia de muchas, el jamón serrano es carne cruda por muy bueno que sea y muy curado que esté. Aunque estudios recientes demuestran que si el jamón está bien curado y proviene de un lugar de confianza se puede comer.

Una cosa que me ha llamado mucha la atención es la cantidad de gente que pregunta a google si pueden comer Chorizo de pavo. Pues lamentablemente si el pavo está muerto y crudo, por muy pavo que sea, engordar engordará menos, pero el riesgo es el mismo que con el cerdo.

¿Se puede comer embutido congelado previamente durante el embarazo?

Pues en este caso hay que ser cautelosas. El parásito no aguanta las bajas temperaturas, pero tienen que ser inferiores a -20ºC y muchos de los congeladores caseros no las alcanzan, si los industriales. Estaría bien que pusieran una sección de congelados para embarazadas en los supermercados, verdad?! jejej.

Aunque se dice que se pueden comer embutidos en el embarazo si han sido congelados previamente durante varios días y la descongelación es lenta en el frigorífico.

La verdad es que yo nunca usé este método, pero ya sabéis de mi exageración por cuidarme durante mi embarazo…¡estaba cagá por todo! y eso superaba a mi pasión por el chorizo.

Aunque bueno venga, lo confieso yo, sí yo, la histérica que todo lo veía una amenaza he comido chorizo estando embarazada. Fue un acto reflejo, vi el chorizo y mi instinto fue cogerlo y echármelo a la boca. Ayyyy ¡qué mal lo pasé hasta la siguiente analítica!

¿Qué ocurre con los productos envasados?

Los productos envasados que compramos en supermercado y son de marcas de confianza, pasan por rigurosos controles de calidad. Esto quiere decir que deberían estar libre de la enfermedad y se podrían comer.

Aunque no sé yo, esto ya depende de a confianza y conciencia de cada una.

¿Se puede comer queso en el embarazo?

El queso no es un embutido, es un lácteo pero como está en la misma sección, ¿verdad? jejejej.

En general no es recomendable comer quesos blandos, incluso los que están hechos con leche pasteurizada; Brie, queso azul, cambonzola, camembert, chaumes, crottin, lymeswold, pont eveque, tallegio, vacherin, a no ser que como la carne, se cocinen bien previamente. Pero no por la Toxoplasmosis, sino por riesgo a causar la Listeriosis.

No son recomendables tampoco los quesos no pasteurizados por el mismo motivo además de la salmonelosis.

Y por favor, desde aquí hago un llamamiento a los señores envasadores de quesos, las letras de los envases un poquito más grandes, que me dejé varias dioptrías en el embarazo averiguando si el quesito de marras estaba o no hecho con leche pasteurizada…mmmmm

Información obtenida de aquí

Seguro que también te interesará leer

Lo dicho, si estás embarazada, te ha dado la Toxoplasmosis negativa y se te van los ojos detrás del jamón… ya es mala suerte jejej. Espero que te ayuden estas sugerencias de cómo comer embutido en el embarazo ;). ¿Cómo solucionaste tu la papeleta?

6 comentarios en “Cómo comer Embutido en el Embarazo”

  1. Lo de congelarlo ya lo había oído… me parece una muy buena alternativa, la verdad.
    Y ya te vale, que al leer tu post se me han acordado unos choricitos al vino…. que a ver de dónde los saco yo ahora buaaaaa

  2. Mira que horas tengo yo de leerte y me han entrado ganas de comer jamón jejeje. Cuando nació el mayor, como fue en Enero, teníamos el jamón de la cesta de navidad guardado en el armarío para no verlo y en cuando llegue a casa me pregunto mi marido que quieres cenar y sin pensármelo le dije: saca el jamón y un bocadillo jejeje. Aunque reconozco que congelado tone algo de longaniza.

Deja un comentario

Responsable » Carolina Vargas Alarcón.
Finalidad » Enviarte nuevos contenidos.
Legitimación » Tu consentimiento.
Destinatarios » Los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa (proveedor de hosting de Mamá Ríe) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Webempresa. (https://www.webempresa.com/aviso-legal.html).
Derechos » Podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.