El olor de mi bebé, el perfume más valioso.

El olor de mi bebéSeguro que os ha pasado, que de repente una canción os recuerda una vivencia o a alguien??!!, o un olor, por milésimas de segundo, os hace revivir un instante y casi tocar con la mente a una persona , os la trae a vuestra vera??!!! ¿Quién no ha rociado con el perfume de un ser amado un pañuelo para después tenerlo presente? o ¿quién no ha olido su chaqueta antes de guardarla en el armario, cerrando los ojos y dejando de existir por un momento en ese lugar y situándose en su cuello allá donde esté? Son pequeños instantes que te hacen viajar a través de las sensaciones, y quizás su encanto resida en su fugacidad.

Es aquí cuando surge mi desesperación, ¿cómo puedo guardar el olor de mi bebé?, tengo la necesidad de hacerlo…¡me niego a que se me olvide y no haya nada que me lo pueda recordar en un futuro! Y para ello, no encuentro frasco, no encuentro prenda que sea capaz de capturarlo infinitamente en el tiempo, y no existe ni existirá aroma ni  perfume, por muy caro que sea, que pueda siquiera asemejarse y recordarme ese olor…¡su olor!.

Hace unos días, lo entendí todo. Según dicen el olor de un bebé desencadena en el cerebro de una madre, concretamente en los centros del deseo, los mismos mecanismos que una droga. Es decir, ¡estoy enganchada, soy completamente adicta al olor de mi bebé! y mucho me temo que lo voy a pasar mal, porque esta adicción no creo que tenga cura.

Tengo la inmensa fortuna de que mi tesoro me haya permitido dormir junto a él y esto me ha ofrecido momentos y recuerdos irrepetibles; comtemplar su carita mientras duerme, sus cariñosos despertares…¡ayyyy y ese olor !.

Cuando duerme junto a mi, pegadito a mi pecho, me relaja sentir su aroma, embriagarme de él, mis fosas nasales lo reciben de forma que ni una sola partícula dejo escapar…no se cuanto van a perdurar estas sensaciones y tengo que empaparme de ellas, tatuarlas en ese frasco de memoria y recuerdos que es mi mente…¡porque no tengo otro modo de guardarlos!.

Todas las mañanas, al despertarme con su besito habitual, acaricia mi mejilla con ese suave olor a tetita de mami, ¡tan dulce!¡tan tenue!¡tan ligero! que apenas lo percibiría si no fuera totalmente dependiente de él, si no lo necesitara para vivir…¡si no estuviera hecho para mí!.

No, me niego a resignarme a perderlo, me niego a esperar en el tiempo a que algo pueda remotamente revivir estos momentos…

Eso no va a pasar ¡el olor de mi bebé es único! ¡es ahora! ¡es mi perfume más valioso!. 

Posts relacionados de interés

Si te ha parecido interesante, por favor, compártelo...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+
Pin on Pinterest
Pinterest
Buffer this page
Buffer
Email this to someone
email
Print this page
Print

43 comentarios en “El olor de mi bebé, el perfume más valioso.

  1. Me alegra que hayas rescatado este post,gracias al blog que lo ha hecho porque me encanta. La verdad es que ese olor se diluye en el tiempo, pero te digo algo desde la experiencia, eso no se olvida, queda por ahí, en algún rincón y de vez en cuando lo recordamos con mucho cariño. Un besín.

  2. buscando los dibujos llego a esta entrada que no había leído y ayayayayay no sabes cómo te entiendo. me he pasado horas (y aún me paso) horas oliendo su cabecita ♥

  3. ¡Ay, el olor a bebé! Creo que no hay nada más rico. La verdad, no entiendo cómo algunas madres bañan a sus hijos en colonia Nenuco, que te acercas al carrito y se te queman las pestañas, ¡con lo bien que huelen ellos solos!

    • Jajajajjaj, “se te queman las pestañas” jajaj, además de que no es bueno. Yo solo lo ducho con su gel y champú y cremita en invierno si le echo porque tiene atopía leve y tiene que estar muy hidratado. Pero ese olor de su aliento a leche mía, eso no se disfraza con nada…aishhhhhhhh

  4. La verdad es que yo me comería a mi bichilla de vez en cuando, eso sí, cuando me regurgita encima(hoy me ha puesto el canalillo del sujetador que está para verlo) y cuando me hace esas cacas apestosas que desbordan hasta el pañal ¡a eso le tengo menos cariño, la verdad!

  5. Ya me has puesto ñoñaaaa, mal mal. Adoro el olor de Coquito. Mi novio dice que le huelen a queso los pies… pues ese olor me encanta!!!! Ais…no quiero pensar en echarlo de menos nunca!!
    En fin, que se nos hacen mayores…que penita!

    • Ea no va a ser todo jijiji jajajaj la maternidad también tien su lado sensible y bonito.
      Yo creo que hasta el olor a agrio y a calor me gusta!!!

      Aishhhhhh si que pena, mi tesoro cada vez es menos bebé y más niño.

      Besosssss reconocedores del esfuerzo que haces al comentarme, jajajjaj

  6. 🙂 🙂 🙂 Qué bonito…. A mi me gusta hasta cómo huelen los bebés de otras personas (hablo de mi hermana cuando era bebé, mis primos cuando nacieron…bebés con os que he tenido mucho contacto)… imagínate el día que tenga uno propio. Es algo tan bonito!!!

    ¡Besos!

    • Es algo tan puro!!!! ayyyyy, si has leido el articulo hablar de que cualquier mujer siente esta reacción, aunque no sea madre…

      Cuando hueles al tuyo propio…hasta cuando huele mal, que también hay momentos, te gustará.

      Besos felices!!!

  7. Jolin que bonito, pero yo debo ser un bicho raro porque no he tenido ese sentimiento 🙁 es decir, olían…huelen pero no es un olor que me cree dependencia, o quizás si y no sea consciente’.Colecho con mi hijo,pero lo que me gusta y necesito es el contacto y a el igual, aunquensea un dedo tenemos que tocarnos. Lo que si me he fijado es que el si me huele, me coge la mano,la huele y se acurruca en ella.
    Jo…soy rara verdad 🙁

    • Es que yo creo que es algo más simbolico…porque dependencia como tal, seguro que se desencadenan procesos quimicos similares a la dependencia de una droga a nivel cerebral…está claro qoe a todas nos gusta estar cerquita de ellos, tan cerca que percibimos ese olor.

      A mi me pasaba con mi madre, siempre le cogía su dedo para dormir, jajajaj

  8. Ufff yo también soy una adicta a su olor y me sorprendo a mi misma oliendolo muy a menudo jaja.
    Recuerdo una mantita que perteneció a uno de mis hermanos pequeños que siempre la tuve guardada, tenía olor a bebé. Hace tiempo que decidí que la toquilla en la que lo envolvía de bebé la guardaría para tratar de conservar su olor. No se si ha funcionado..no abro la caja por miedo a que se evapore.
    Es el mas maravilloso de los olores.

    • Guardalo entre papel de ese que creo que se llama cebolla (el que viene en las cajas de zapatos) y en una caja que cierre bien. No se si se irá pero por intentarlo que no sea. La mantita de mi hermano siguió oliendo durante muchos años a bebe. Ahora ya no puedo decirte si sigue oliendo a el por que no la tengo yo.
      Ojala pudiéramos guardarlo como un perfume eh.

  9. Te puedes creer que cuándo me incorporé a trabajar, cuándo Leo tenía 5 meses echaba muchísimo de menos su olor, pero todos los olores, incluido el del momento del cambio de pañal, hasta ese!!!

Deja un comentario

Responsable » Carolina Vargas Alarcón.
Finalidad » Enviarte nuevos contenidos.
Legitimación » Tu consentimiento.
Destinatarios » Los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa (proveedor de hosting de Mamá Ríe) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Webempresa. (https://www.webempresa.com/aviso-legal.html).
Derechos » Podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.