Queriendo ser madre. Capítulo 55: Cuestión de días

Empiezo este capítulo sin saber si va a ser el último, aunque si este no lo es, seguro que el siguiente, si. Me da una pena enorme que se acabe Queriendo ser madre y es que me ha ayudado tanto a poner en orden mis ideas, a expresar sentimientos que tenía olvidados, otros ocultos por miedo a recordar… Os tengo que agradecer la buena acogida que ha tenido esta sección desde el principio, permitidme que lo haga ahora porque seguramente después con la emoción del parto se me pase jejejej y algo así no quiero que quede en el tintero; gracias por vuestros comentarios que me han hecho emocionarme, gracias por vuestras palabras de agradecimiento, gracias por esos vínculos creados con muchas de vosotras, gracias por empatizar conmigo y aunque haya pasado el tiempo y sabéis el final, siempre habéis sabido captar lo que quería transmitiros. Ojalá mi historia haya servido aunque sea solo de consuelo a alguien, solo con eso, me doy por satisfecha. GRACIAS…

…y seguimos…

Ya solo quedaba esperar, todo estaba preparado; la habitación, su bolsa, la de UPMF y la mía, nuestros corazones para darle la bienvenida, nuestros ojos para no dejar de mirarle, nuestros brazos para abrazarle…tanto tiempo reprimiendo amor y estábamos a punto de derrocharlo, era cuestión de días.

No sé porqué pero nunca estuve nerviosa, es como si la cosa no fuera conmigo, como si alguien fuera a parir por mí…no sé explicarlo, era consciente de que el niño tenía que salir y lo estaba deseando, pero no pensaba que todo iba a ocurrir en unos días. Nunca tuve miedo, ni pensaba en el parto, recuerdo que en los cursos de preparación hablaban sobre experiencias, algunas mejores que otras y jamás me vi afectada por ello. Eso sí, empecé a pensar en el futuro en forma de fechas; para la semana santa ya estará aquí, asistirá al cumple de la abuela…

Estaba disfrutando muchísimo de los últimos días de embarazo, nunca me molestó la barriga para nada, aunque cada vez me costaba más levantarme del sofá, no tenía problema alguno, UPMF tiraba de mí y si no allí que me quedaba jejeje…¡estaba perfecta! Ayyyyyy me encantaba sentirlo, a veces demasiado fuerte, pero había deseado tanto sentir aquello, tantas veces me había preguntado cómo sería, dudaba tanto que algún día se pudiera volver a repetir…que no quería obviar ni un instante, quería saborearlo al máximo!!

Los únicos achaques físicos que empezaba a notar eran contracciones de Braxton Hicks, si , a estas alturas y calambres en la zona de la pelvis que a veces me paralizaban, pero me ilusionaba pensar que todo formaba parte de una aventura maravillosa que llevaba meses viviendo y que ahora, que era cuando más la estaba disfrutando, estaba a punto de acabar…¡ayyyyyy acabar! está claro que nada acabó, sino que empezó lo mejor, empezó la felicidad suprema…pero bueno no adelantemos.

En esos días, en concreto una semana más o menos antes, empecé a expulsar el tapón mucoso y eso hizo que me plantara en una realidad inminente y empezara a exagerarlo todo; puse empapadores en la cama, llevaba en el coche, me imaginaba soltando por ahí las cataratas del Niágara mientras compraba cuarto y mitad de boquerones…hacía listas interminables una y otra vez de cosas que no podía olvidar, repasaba mil veces lo que había metido en los bolsos, le explicaba todo a mí madre por si yo no podía…bueno, y decidme queridas mías ¿quién no se ha pegado la panzá de limpiar días antes para dejarlo todo impoluto!? qué daño han hecho esas frases de las madres “antes de salir de casa la cama hecha, los platos fregaos y todo recogío…aunque te coma la mierda, pero na por medio”…o no!!?? pues no, a mi no me bastó con recogerlo todo, yo limpié y mucho, con toa mi panza, hasta las macetas podé…¡yo no me iba a ir a parir, que no París, en plena poda, sin dejar mis macetas arreglaítas!!?? Y hablando de poda, ¡ese momento depilación! ayyyyyy lo intentamos de todas la formas posibles, pero no sé porqué no soportaba que UPMF me depilara, no podía parar de reír, al final parecía que me había depilado a bocaos jajajajaj fue super gracioso y muy muy tierno.

Me encantaba los paseos nocturnos que hacíamos UPMF y yo, hablábamos y hablábamos, nos reíamos con situaciones que imaginábamos que se darían, pero jamás pensábamos que la realidad lo superaría en todos los sentidos.

En esas últimas horas todo era emoción, ilusión, suspiros de amor y felicidad…era cuestión de días.

…continuará

 Capítulo 54


Esto se acaba ayyyyyyy…bueno se acaba mi historia, pero me gustaría seguir con la tuya. Mándamela a mamarreir@gmail.com, más información aquí.

39 comentarios en “Queriendo ser madre. Capítulo 55: Cuestión de días”

  1. Aiiiiii no quiero que acabe!!!! Cuantas emociones he pasado contigo, espero que sigas manteniéndonos al día sobre un tesoro oriental aun que eso vaya lento… Me alegra muchísimo que encontrarais la felicidad de ser padres!!

    • Que no acaba nada, acaba esa parte de la historia pero sigue mamá ríe con otras muchas.
      Claro que sí, vosotras seréis las primeras en enteraros…os lo debo!!!

      Muchas gracias por tus palabras.

      Besossssss

  2. Qué pena que se acabe, pero bueno aún queda la mejor parte.
    Lo de los paseos y la limpieza me suena mucho, pero creo que jamás me hubiera dado por podar las plantas jajaja.
    Que poco te queda para poder abrazar a UBMF por primera vez 😉
    Besote.

    • Si si siiiiiiiiii queda lo mejor!!!! y nada de acabarse, que ahora empiezo la busqueda del hermanito jajajajaj

      Hija es que mis plantas…

      Gracias por leerme.

  3. Ayyy esos últimos momentos del embarazo!!! y lo que se echa de menos luego la barriga!! como me he reido con el momento depilación jajaja que apañao UPMF vale para todo jejeje ayyyy q penita que se acabe ya la historia, con lo enganchadísimas q nos tienes. Feliz día! Muack!

    • Uyyyyyyy yo la eché muchísimo de menos!!! me daba una pena, es como si el bebé de fuera de la barriga no fuera el mismo…no sé una cosa muy rara.

      UPMF es un santo jajajaj lo pasamos bomba en ese momento.

      Gracias por estar ahí.

  4. Que historia más linda… esos días yo sí estuve algo nerviosa y ya no daba para más, le decía nada más cumplir la semana 37 que ya podía salir, que todos lo estábamos esperando. Recuerdo que no teníamos la minicuna, la encargamos por internet y justo el domingo que llegó a casa la armamos y le dije, “bueno hijo, ya no te falta nada” y que crees? ese día empezaron las contracciones y nació al día siguiente, un lunes a las 11:47 am, 10 días antes de su FPP. Inició la fase más hermosa, verle sus ojitos, sus pequeñas manos…. qué recuerdos!!!

    Me encanta leerte porque me veo reflejada en tus palabras, me imagino a toda la familia, a UPMF a la abuela, todo! Gracias por compartir esto con nosotras.

    • No me digas!!?? que casualidad!!! qué bonita esa nueva etapa y más para las que hemos estado con el alma en vilo.

      Me encanta que me digas eso y me emocionas mucho siempre que te diriges a mí.

      Gracias por acompañarme.

    • Otra!!! qué no se acaba, y ahora cuando empiece a buscar el hermanito (tengo que llamar al cine ejemmmmm pa inspirarme) y mi tesoro oriental!!??

      Es una historia con final felicísimo!!!

  5. ¡Se me ha hecho cortísimo el post de hoy! Y lo que es peor ¡que se me acaba la telenovela! Yo también fui de las valientes (inconscientes) que nunca temió al embarazo,al parto, ni a nada. y oye, quedé muy satisfecha con mi experiencia y con la forma de afrontarlo todo.

    • Me comprarás un ejemplar!!?? jajajajajja.

      Yo también, contentísima de haberlo vivido de esa manera y lo volvería a hacer.

  6. Ay, qué post tan preciso te ha quedado!! Me has recordado a mi, que tampoco tuve nunca miedo al parto ni nada, pero bueno, yo sí tenía muchas ganas de que fuera ya, porque me encontraba pesadísima, cansadísima, incomodísima…
    Ya sé que a ti te gusta tener todo impoluto, pero con lo de las macetas ya me dejas pasmada jejejeje, mira que ponerse a podar las plantitas por si acaso… jejejejej

    • Gracias!!!
      Pues yo ni eso, estaba encanta, hubiera estado embarazada toda la vida.

      Calla calla las macetas…ya veréis ya!!

  7. La verdad es que para mí ha sido genial vivir tu historia, tan intensamente como lo he vivido. Hay que agradecerte a ti que lo hayas querido compartir con nosotras.
    Los últimos días son super emocionantes, pero hija a mi por limpiar como una loca no me dió, vamos con Alejandra no me acuerdo la verdad, pero con Diego era pleno mes de Agosto y no me podía ni mover y encima se adelantó 15 dias y no le esperaba, con lo cual no tenía nada preparado.
    A mi tambien me da pena que se acabe esta sección, pero bueno vendran otras y aqui estaré para leerte.
    Un besote.

    • Ayyyy que me emocionas!!! gracias por acompañarme…y claro que vendrán otras que espero me acompañéis.

      Hija es que yo soy así de tonta, cuando me pongo nerviosa limpio y ordeno jejejej.

      Besossssssss

  8. Hola!!!! Me encanta la sección y me da mucha penita que se acabe.¿Has pensado en publicarla? Aunque sea para ti, imprimir y dar forma de librito, es un recuerdo muy chulo.
    Un besín.

    • Si, Marigem…ah pero tu no lo sabes!!?? en cuanto acabe, UPMF me ha regalado la publicación…como dices, aunque sea para nosotros y ya veremos si no unos poquitos más.

      Besosssssss

  9. Que bonito y emocionante. Me da pena que termine pronto…pero bueno algun dia tenia que ser.
    Me parece muy bien eso de que limpiaras todo, yo cuando estoy nerviosa hago lo mismo jejeje
    Bss

    • Pero esto no termina, es un punto seguido, primero porque mi historia sobre mi maternidad no acaba aquí y segundo porque tengo historias interesantísimas que contar que amigas que han querido colaborar conmigo 😉

      Besossssssss

  10. Oh Carol pero que bonito lo cuentas !! Recuerdo que he comenzado a seguirte por unos capítulos que leí de esta sección , ¿para cuando el libro? :):)
    A ver el FELIZ final – inicio

Deja un comentario

Responsable » Carolina Vargas Alarcón.
Finalidad » Enviarte nuevos contenidos.
Legitimación » Tu consentimiento.
Destinatarios » Los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa (proveedor de hosting de Mamá Ríe) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Webempresa. (https://www.webempresa.com/aviso-legal.html).
Derechos » Podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.