Queriendo ser madre. Capítulo 51: Amenaza de Aborto

Amenaza de abortoA pesar de estar casi en otoño, hacía aun calor de verano y no era por mis sofocos hormonales, recuerdo que todavía andábamos con sandalias y ropa veraniega, por ello mantenía las rutinas estivales; después de comer me echaba la siesta en ropa interior sobre la cama fresquita y a oscuras, me encantaba este momento en el que disfrutaba de mi soledad con mi bebé, ponía mis manos en mi barriga e intentaba comunicarme con él, me concentraba en intentar sentirlo, pero solo lo lograba muy de vez en cuando.

Todavía no se hacía notar muy a menudo y eso hacía que siempre estuviera pendiente de un hilo; igual estaba eufórica por lo que estaba viviendo…¡aun no me lo creía!, que igual me invadía un miedo atroz a que pudiera pasar algo, pensaba en que sería demoledor que se me arrebatara lo que ya tenía a estas alturas y comparaba con las pérdidas anteriores y pensaba en lo duro que fue a pesar de ocurrir de manera temprana…¿cómo sería en esta ocasión estando ya de 17 semanas, sabiendo que era niño…¡mi niño!? Agitaba mi mente para que esos pensamientos horribles se marcharan pero en ocasiones no podía evitar que aparecieran para alterar mi felicidad.

Recuerdo que era sábado el 15/10/11, como todas las tardes me acosté a dormir la siesta. Cuando me levanté a eso de las 18:30, UPMF estaba preparando la bolsa para irse al gimnasio y entonces me apuré a ponerme algo para irme con él y que de paso me dejara en casa de mi madre y entretenerme un ratito allí con ella. Fui al baño a hacer pipí y al limpiarme…no podía creer lo que estaba ocurriendo, ¡estaba sangrando!. Empecé a gritar llorando desesperada llamando a UPMF, solo decía “ven, ven, corre, sangre, hay sangre”…mi mente se paró en ese momento, no era capaz de reaccionar. Recuerdo estarallí parada con el papel manchado en la mano, mirándolo…mis lágrimas caían por mis mejillas pero no era capaz de llorar, de romperme en mil pedazos, casi podía oír resquebrajarse a mi corazón…pero no quería inmutarme, quería mantenerme inerte para ver si con suerte nada sucedía, todo se mantenía tal y como estaba. UPMF llegó con su rostro descompuesto y asustado, tiró la bolsa al suelo y por unos segundos se quedó petrificado allí conmigo, pero rápidamente supo reaccionar. Allí seguía yo parada acongojada, sin a penas poder respirar y él empezó a disponerlo todo; me vistió, me peinó, cogió nuestra pronto olvidada mochila “por si ocurre otra vez” con una muda y algunas cosas de aseo, papeleo, informes anteriores…, secó mis lágrimas y como pudo me metió en el coche rumbo al hospital.

Nos separaban 25km de la realidad, de esa realidad que tanto temía conocer, pero no íbamos ni por la esquina cuando de repente fue consciente de lo que pasaba, reaccioné cuando UPMF me dijo “llama a tu madre y dile lo que pasa”, me derrumbé, empecé a llorar desconsolada, no podía ni hablar con mi madre que al otro lado del teléfono lloraba conmigo asustada sin llegar a adivinar por mis sollozos lo que pasaba, solo decía una y otra vez “tranquila, tranquila hija, dime que pasa, no te entiendo”, al final UPMF tuvo que parar un momento y ser él quien le explicara lo que estaba sucediendo. Yo oía a mi madre decir fuerte para que la oyera “no te preocupes hija, que todo va a salir bien, corre a que te vean, yo voy detrás para estar contigo” (no puedo evitar llorar al recordarlo, ella lo ha pasado también muy mal en toda esta historia). El camino fue un infierno.

Al llegar la mostrador de urgencias y decir lo que pasaba, rápidamente me pasaron a Ginecología, a la misma sala de espera en la que estuve en el primer aborto y como aquella vez rodeada de familias felices esperando buenas noticias, el brevísimo periodo de tiempo que estuve allí me tocó ver como una enfermera sacaba a un bebé para que lo conociera la familia y yo…y nosotros tuvimos que tragarnos nuestro dolor y solo pudimos abrazarnos para abstraernos de aquella situación y meternos en nuestro mundo de mierda.

Enseguida nos llamaron y entramos a la misma consulta en la que hacía 2 años me dijeron que mi bebé había dejado de latir y con la misma frialdad, solo compensada con el trato de cariño que me dio la enfermera que me ayudó a prepararme para la exploración, me atendió el mismo ginecólogo que me hizo el primer legrado. Jamás, jamás en mi vida había sentido más miedo que esos segundos; el tiempo que tardó el doctor en entrar, ponerse los guantes, introducir el espéculo y mediar palabra…fue una eternidad para nosotros, que como un deja vu volvíamos a revivir tantos sentimientos cogidos de la mano…el más sobresaliente, un terror atroz que nos paralizaba. Mirábamos la pantalla sin entender nada, sin ver nada, porque en realidad buscaba de dónde provenía esa sangre, a la vez me preguntaba si había hecho algún esfuerzo, si habíamos mantenido relaciones…hasta que dijo “está todo bien”, ni siquiera me mostró a mi bebé y yo preguntaba una y otra vez “¿pero el bebé está bien, tiene latido?” y ya rozando los malos modos espetó “no te he dicho que todo está bien” y me prescribió progesterona de nuevo vía vaginal por dos semanas…aun no entiendo como UPMF se contuvo. Diagnóstico: Amenaza de aborto por metrorragia, en realidad no se supo el motivo, cualquier cosa me dijo; un estornudo, al levantarme…esa zona estaba muy vacularizada y se rompieron algunos vasos sanguineos, pero en realidad el bebé nunca corrió peligro.

Fue salir por la puerta y ver a mi madre desesperada preguntando por mí, en cuanto nos vio, nos abrazamos diciéndole que todo estaba bien …y fue entonces cuando UPMF explotó en el llanto más angustioso que jamás le he visto, su cara reflejaba dolor, todo ese dolor retenido, una vez más por protegerme.

…continuará

Capítulo 50

Posts relacionados de interés

Si te ha parecido interesante, por favor, compártelo...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+
Pin on Pinterest
Pinterest
Buffer this page
Buffer
Email this to someone
email
Print this page
Print

63 comentarios en “Queriendo ser madre. Capítulo 51: Amenaza de Aborto

  1. Menuda angustia hija, vaya susto gordo tuvisteis. Menos mal que solo fue eso, un susto.
    Mira que lo he pasado mal leyendo, eh. Así que los demás capítulos me los haces felices o no te leo más 😛
    Besote.

  2. Vaya mal rato chica!!! Y entiendo tu desesperación porque recientemente una amiga perdió un bebé de 20 semanas… es tan duro cuando ya sabes su sexo, su nombre, ya le has sentido… bufffff Me alegro que lo tuyo quedara en susto!! Un besazo

    • Madre mía, 20 semanas?! Qué mal lo debe estar pasando, eso no debería suceder nunca. Si, lo nuestro quedó en un susto gracias a dios.

      Besossss

  3. Que mal lo he pasado leyendote,me han dado hasta ganas de llorar,y eso que sabia que era UBMF pero vaya sustazo y que gente tan deshumanizada te atendio,pobres vaya trago!!
    Espero que el resto del embarazo fuera mejor ainss
    Besos

  4. Buf! Leo cada capítulo porque se que el final de la historia es el nacimiento de vuestro peque, porque si no creo que no setía capaz de hacerlo! yo tuve algun mini sangrado y me acojonaba un montón, pero nunca fue tan grave como para ir al gine!

    • Pues hija yo esaba tan susceptible que con una mosca que se me hubiera parado hubiera ido al gine, menos mal que esto fue lo único raro que tuve!!!

  5. Vengo con un día de retraso pero ayer estaba un poco tristona.
    Madre mía que angustia!!!! Y ese papi llorando destrozado, uffff, me imagino e sufrimiento, y tu madre sin poder hacer nada. Pero bueno, siempre hay una luz al final del túnel, y en vuestro caso la luz era la más brillante.
    Besinosssss.

    • Te entiendo perfectamente porque yo también lo estaba, además aunque no te comenté te leí!!

      Mi luz brilla e ilumina mi vida cada día!!! Besossssssssssss

  6. Ay que no ha salido mi comentario! Nada, que decía que ese tío es imbécil, el ginecólogo. Que no entiendo por qué son así de… inhumanos!!

    Un abrazo fuerte Carol, y un besazo!

  7. A mí, de verdad, lo que me sale es cagarme en el ginecólogo ése, y llamarle gilip….!!!! Por qué, por qué tienen que ser así?? Jamás lo entenderé.

    Un abrazo Carol, espero que esto te sirva de terapia para echar fantasmas fuera… Muak!

    • Pues si la verdad es que no es para menos y ahora visto desde la distancia claro que me cago…pero entonces la verdad es que no estaba yo para cagarme en nada jejeje.

      Desde luego que hago terapia y fantasmas no sé si echaré pero lo que es lágrimas…

      Besosssssssss

  8. Jolin, yo que pensaba que ya no nos ibas a dar mas sustos. Lo de las salas de espera es horrible. Yo recuerdo cuando tuve mi aborto me mandaron del ambulatorio al hospital y cuando llegue a la sala de espera estaba llena de embarazadas felices y yo sin poder llorar y soltar mi pena por que no quería asustarlas, no quería que sufrieran por pensar que les podía pasar los mismos que me estaba pasando a mi.
    En fin, se me han puesto los pelos de punta y eso que ya se que UBMF esta aqui. Muchas felicidades en el día de hoy a UPMF porque no fue facil llegar a ser papa. Un abrazo.

    • Este ya es el último!! Lo de las salas de espera tendrían que tener más miramiento con estos casos, porque la verdad es que es doloroso.

      Gracias. Besazos.

  9. Ay por Dios, siento que se me salen las lágrimas… no puedo evitarlo, al leerte recuerdo lo que me pasó a mí y es tan horrible, horrible, ese sentimiento de no poder hacer nada, de pensar que está todo perdido. De ese sueño que se te escapa entre las manos. Y siento lo mismo que tú con respecto a tu mamá… la mía siempre pasó todos los momentos más importantes conmigo.

    Un abrazo! un abrazo de esos cargados de energía positiva, esos que dicen “estoy contigo” pero sin decir una palabra. (E intento no llorar, porque sé que el final es muy feliz para las dos)

    • Según me dices, sabes perfectamente lo que se siente y se nota que te ha llegado al alma. Ayyyy las madres, qué haríamos sin ellas!!??

      Ay que bonito Piri, me emocionas!!!recojo tu abrazo y te lo devuelvo apretao apretao, lo importante es que ahora las dos somos felices!!!

  10. jo….lo que me ha costao leerte, que me he puesto a llorar yo también y es que me he plantao allí en la sala de espera contigo y he visto hasta a tu madre llegar ayyyy dios, que me he metido tanto en tu piel que me he pasao, que mal rato…menos mal que sé el desenlace ayyy con lo tranquilitos que estábamos en estos últimos capítulos y esto es un no para de sentimientos…besos guapa

    • Jo Estela, es que empatizas demasiado!!! Siento mucho haberte hecho pasar un mal rato!!! Ya puedes quedarte tranquila que no hay ni un susto más.

      Besossssssss

  11. Aixxxx, que llantera tengo.
    Yo estaba de 15 cuando me pasó algo parecido y digo parecido, porque yo no había pasado por ningún aborto, en mis carnes, pero sí lo había vivido con 13 años viéndolo en mi madre.
    Estuve bastante malita. No sé, pero después de fin de año. Que estuvimos en casa de mis padres, me puse a toser, me encontraba mal y empezó la fiebre. Y cuando parecía que todo aquello ya estaba bien y el resfriado se estaba pasando (una semana después), de noche, fui al baño y sangre. Mucha sangre y muy roja. Mi marido estaba durmiendo, pero salí corriendo a llamarlo. En cuanto me vio la cara, se vistió rapidamente, me ayudó y fuimos al hospital (por suerte cerca de casa, fuimos andando). Yo de camino solo podía llorar y él me consolaba diciendo que no pasaría nada.
    Cuando llegamos, me dijeron que la ginecóloga de urgencias estaba en una cesárea y que en cuanto llegara me llamarían.
    A los cinco minutos me llamaron (que cinco minutos tan largos). En cuanto me levanté para entrar al box, le pedí a mi marido que llamara a mis padres. Tenía la sensación de que tendrían que venir a buscarnos.
    La ginecóloga no estaba en una cesárea cuando llegué, según oí, pues había acabado 10 minutos antes. Lo que pasa es que la enfermera no se enteró y ella estuvo en la sala de médicos cacareando con otra médico. En fin, entró y me dijo que me calmara, le dije que no podía calmarme si no veía a mi bebé. Así que me tumbó y puso el ecógrafo. Ahí estaba mi niña (que aún no lo sabíamos) y me enseñó que la placenta tenía un desgarro. Cuando supo que mi resfriado era sobre todo tos, me contó que ese era el problema y que por suerte, era pequeño y no había corrido peligro, pero que no podía toser de aquella manera, y que debía estar tranquila. Reposo dos semanas. Ya que la segunda, volvió a salir sangre, pero era sangre antigua, de esa marronosa, que sabes que no pasa nada.

    • Vaya por dios, lo siento mucho!!! Algo parecido me debió pasar a mí; un estornudo, una tos… Vaya tela con las enfermeras y la doctora, no!!??

      Menos mal que todo se quedó en un susto!!!

  12. Pufff, aquí estoy llorando a moco tendido y con el vello de punta, porque algo muy parecido vivimos nosotros… Me has hecho recordar mi primer aborto, provocado por ser hipotiroidea (sin saberlo cuando entonces), y mi primera amenaza de parto prematuro… Fue tal y como lo has contado. Fui al baño… y sangre. Salimos volando al hospital, ni dejaron que entrara en la consulta a mi marido. Estuve sola en todo momento, con ese miedo, esa angustia, hasta que escuchas las palabras “todo está bien”. También fueron muy bordes con nosotros… Pero bueno, ahora ya intentamos olvidar esos malos recuerdos, para intentar darle un hermanito al bichito. Ojalá que no se vuelva a repetir.

    • Ayyyyyy sabía yo que este capítulo os haría sufrir a muchas. Lo siento de verdad, pero es que ocurrió así!!! Estuviste solaaaaaaaa!!!?? ay dios, por qué algunos no se meteran a fontaneros!!!??? qué poco tacto!!. Si mejor olvidar porque si no no nos decidimos nunca a traer al hermanito.

  13. Mi primer embarazo acabó en legrado a las 12 semanas, y estuve de duelo muchísimos meses. No puedo ni imaginarme tu angustia al pensar que todo se estaba repitiéndo…Gracias a Dios todo fue bien. La gente puede compartir tu angustia, pero entenderte…los que estaban contigo y los que han pasado por circunstancias parecidas. Un beso!!

    • Pues si, en mi caso pasó dos veces y solo de pensar que podía repetirse ya de 17 semanas quería morir. Solo los que han pasado por esto pueden entendernos. Besosssssssssssss

    • Otra, tu también lo pasaste mal, eh!!?? sabía que a muchas os iba a remover el alma con este capítulo. Cómo somos ahora, felicísimas!!!

      Besossssssssss

  14. Niña esto no se hace. Yo no soy nada sentimental, pero reconozco que al leer el titulo y luego la explosión de emociones contenidas de UPMF ¡se me ha saltado una lagrimilla! Pero sólo una ¿eh?, no vaya a perder yo mi fama de dura por esto. Oye, ya no pongas más cosas malas en los capítulos que queden, por favor.

  15. Carol cuánto sufrimiento! En serio es que no podía al menos ser un embarazo sencillo y tranquilo??? Imagino que vosotros os preguntaríais lo mismo. Que horror, el sufrimiento es a lo q más temo en la vida.
    Vaya el medico, los días que tenía psicología en la universidad hacía pellas seguro….como se puede tener tan poco tacto?
    Pobre tu marido, ya soltó el miedo y respiró. Menos mal que los tenemos a ellos…
    Tengo entendido que le pasa a muchas embarazadas, a mi hermana le pasó y a una amiga también. Es normal al estar tan vascularizado pero ya podría haberte tranquilizado el ….. medicucho
    Al final todo salió bien, menos mal….
    Bsss

    • Mucho mucho sufrimiento. La de veces que pensé lo que dices, por qué no pude tener un embarazo feliz y tranquilo!!?? en fin, es lo que nos toca vivir a algunas. Mar, si supieras las veces que he rezado y he pedido no sufrir más, todo a raiz de algo que ocurrió hace años…pero, mira parece que no se me escuchaba…

      Si no fuera por mi marido, hubiera salido loca, con razón el pobre se está pensando lo de un nuevo tratamiento!!!

      Si, todo salió bien!!!

      Besosssssss

      PD: a ver si este finde contesto tu mail.

  16. Ay, que aún sabiendo que la historia acababa bien se me han asomado las lagrimillas cuando leía cómo hablabas con tu madre…
    Lo tuvisteis que pasar fatal… menos mal que todo se quedó en un susto.
    Besos!!

    • Ni te imaginas la panzada de llorar que me dí escribiendo esta parte!!! me emociona que lo hayas captado como quería transmitirlo. Lo pasé para morirme.

      Besossssss

  17. Aquí estoy llorando a lágrima viva, antes de que venga nadie al trabajo… Qué mal momento… Y tu marido es un pedazo hombre!! (tu madre no se queda atrás tampoco).

    • Pues vaya llantera que habñeis tenido todas!!! Lo siento de verdad, pero me emociona muchísimo que empaticéis tanto con mi historia.Mi marido un sol y mi madre, ni palabras tengo…

  18. Joder,llorando como una magdalena estoy!!! y es que yo tuve un leve sangrado con el pequeño y he revivido el momento que piensas en todo y nada…ufff
    Perdona…me has tocado la fibra hoy, jope…
    Menos mal que todo fue un susto 🙂
    Un besote!!

    • Vaya telaaaaaaa!!! lo siento mucho, sabía que este capítulo iba a remover viejas heridas. Si, todo fue un susto.

      Besossssssss

    • Uyyyyy si que lo has tenido que pasar mal para expresarlo tan tan..así!! jajajaj No ya no hay más sustos.

      Ni te imaginas lo mal que lo pasamos.

  19. Ayyy, lo que habréis tenido que pasar y lo duro que será recordarlo.
    Aún sabiendo que ese niño es UBMF he leído el capitulo con el alma en un puño… Ya no habrá más sustitos de estos, no?
    Muakkk

  20. No te puedes hacer una idea de la velocidad a la que he leído este capítulo. Me estaba poniendo tan nerviosa, oyendo tus gritos en mi cabeza y viendo tu cara de terror que solo quería llegar a la parte donde pusieras que todo estaba bien. Vaya angustia me has hecho pasar niña, imagino el terror que debiste sentir tu.
    Gracias por seguir contandonoslo. Besitos!

    • Lo siento mucho pero veo que has captado perfectamente lo que quería transmitiros!!! Lo pasamos muy mal y no lo merecíamos…menos mal que todo se quedo en el susto.

      Gracias por seguir leyéndome!!

      Besossssss

Deja un comentario