Queriendo ser madre. Capítulo 49: Su primera Caricia.

Su Primera CariciaCómo habéis ido leyendo a lo largo de toda esta historia, el nuestro ha sido un camino lleno de incertidumbres, miedos, piedras que nos hacían tropezar una y otra vez, sorpresas y acontecimientos inesperados, para que negarlo, más negativos que positivos, al menos hasta ese momento. Pero todo parecía ir cambiando, muy despacito, de forma casi imperceptible, lo feo, lo oscuro, esa sombra que no nos dejaba ver más allá de lo conocido por miedo a ilusionarnos demasiado pronto…¡siempre iba a ser demasiado pronto!, parecía dar paso a un tenue rayito de luz que a veces nos sorprendía iluminando nuestras sonrisas, incitándonos a fantasear con un futuro radiante.

Y este capítulo trata de eso, de esas pequeñas cosas, para la mayoría de parejas fértiles, acontecimientos lógicos y rutinarios, aunque no por ello menos importantes e ilusionantes, pero que seguro no marcaban un cambio tan acusado y tan necesario como para nosotros, esas pequeñas cosas que iban dando paso a un embarazo feliz y disfrutado, muy disfrutado.

Ya he comentado en varias ocasiones, que el mío fue un embarazo asintomático…yo hubiera dado cualquier cosa por sentir algo; una nausea, un mareo, unos ascos…cualquier cosa por sentir algo que me hiciera sentir la seguridad de que lo que “no” estaba pasado era lo normal y que todo iba bien. No me servía que me intentaran convencer cada vez que iba a revisión, necesitaba sentirlo yo misma, no me servía el “lo normal es que no sientas nada si todo va bien” que me decían los ginecólogos, o los consejos de la sabiduría popular con su “anda anda mejor así, no sabes la suerte que tienes”…pero todas habían pasado un embarazo para morirse ¡a esas me hubiera gustado a mí verlas en mi pellejo cada vez que iba a una eco!

Parece que mi bebé, al que aun no le ponía existencia más que cada cierto tiempo cuando lo veía en esas pantallas en blanco y negro, se debió dar cuenta del apuro y desasosiego que tenía su madre por no saber nada de él y una tarde cualquiera, creo que era sábado porque estaba yo sola, se ve que como trabajábamos fines de semana alternos, ese finde no les toco a mis compañeras del alma…ayyyy con lo que yo soy para las fechas está se me escapó, pero recuerdo perfectamente el momento ¡cómo para olvidarlo!.

El caso es que esa tarde, a pesar de trabajar, me sentía más feliz de lo normal, incluso mi expresión le sonreía a la vida. Estaba descansando en mi puesto, no hacía nada, ni siquiera tengo una imagen en mi mente de lo que estaba mirando u ocurriendo, supongo que estaba en mi mundo, abstraída de todo y todos, es como si esperara algo y no pudiera haber nada que me distrajera; cómo el que acude a una cita y espera a que su amor aparezca, a pesar de que las calles estén llenas solo se tienen ojos para ese momento en que aparezca en la distancia…o como el que, estando en medio de un ruido ensordecedor, solo tiene oído para un te quiero casi susurrado.

Los sentidos son selectivos, ¿no dicen eso? sobre todo los de una madre para lo que concierne a sus hijos. Creo que el mundo se paró en aquel instante y yo pude, por primera vez, sentir dentro de mí lo más bonito que una madre puede sentir…a un hijo que aun pertenece a su ser, que da muestras de vida, de su existencia. Aunque fue algo muy leve, supe en seguida que era él, apenas un roce, pero para mí significó tanto, fue tan grande el alivio…como una caricia, su primera caricia, esa que cada vez que la sentía, secaba mis lágrimas, mitigaba mis miedos y llenaba de ilusión mi corazón.

…continuará

Capítulo 48

¡¡Y ahora atentos!! Si tienes una historia que contar respecto a la búsqueda de tu maternidad; bonita, difícil pero esperanzadora, inesperada, curiosa…en definitiva, tu historia ¿te gustaría contárnosla? … aquí te cuento todos los detalles. Envíamela a mamarreir@gmail.com. Venga animaros que ya queda nada!!! Luego cuando me haga famosa con mi libro os váis a arrepentir jajajajaja…

Posts relacionados de interés

Si te ha parecido interesante, por favor, compártelo...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+
Pin on Pinterest
Pinterest
Buffer this page
Buffer
Email this to someone
email
Print this page
Print

49 comentarios en “Queriendo ser madre. Capítulo 49: Su primera Caricia.

  1. Cómo te entiendo! yo tuve nauseas y vómitos en el embarazo y lejos de sentirme mal me sentía super afortunada. Cada vez que vomitaba me sentía feliz pensando que todo iba bien. Cuando las nauseas empezaron a remitir me inundaban mil temores pero afortunadamente pronto empecé a sentir lo que más quería dentro de mi, fue de noche, tumbada en la cama… no se me olvidará jamás ese momento 🙂

  2. Esa sensación es preciosa, sentir que hay algo dentro de ti…. Yo tengo ya unas ganas de que eso suceda, no se si para quedarme mas tranquila o lo contrario, pero quiero sentirlo,jejejeje!!!

  3. Es lo mejor del embarazo, sin duda, sentir a tu bebé. Es maravilloso, mágico, increíble. Está ahí dentro, dentro de ti!, vivo, creciendo, a punto de nacer, y tú notando sus manos, su cabeza, sus pies… Una pasada!!!

      • A vee si hoy puedo escribir…me encuentro muy bien a veces se me olvida todo y x negarlo me encantaría sentir una señal divina pero no..ya sé que esto no funcionq así jeje….6dia de betaespera…debería estar ya agarrado? Mejor no pensarlo jeje..besos guapa

  4. jooo que bonito! es verdad que ese momento es único y no se olvida nunca mas,el sentirle cambia muchísimo todo el embarazo y sobre todo el de las que teníamos miedo hasta de ir al baño; ahi es cuando realmente te crees que vas a ser madre y que tienes ahí a tu hijo,ainss se me ponen los pelos de punta acordandome!
    Besos

    • Pues igual que yo, que escribiéndolo y recordándolo hastahe llorado. Tu sabes lo mal que se pasa hasta que los sentimos ainssss, que alivio esos días en que ya lo sientes continuamente…

      Besosssssssssss

  5. Es muy emocionante y ese momento es precioso, se nota por como lo cuentas que tuvo que ser una sensación de tranquilidad y alegría infinitas.

    Las dos veces he notado pronto los movimientos, pero la primera vez en el primer embarazo no se me olvidará nunca, estaba echada en el sofá en mi mini siesta de la tarde, cuando de pronto noté un plop y fíjate que podía pensar que eras gases, pero era tan extraño que supe enseguida que era ella, como me gustó. Esta segunda vez también me di cuenta echada en la cama, aunque me costó más diferenciarlo fíjate tu que cosas.

    Besote.

    • Mucho mucho, no te puedes ni imaginar!!! Todo cambió y sobre todo cuando empecé a sentirlo más amenudo.

      Curioso, por ahí arriba dicen lo mismo, que el primero lo identificaron claramente pero el segundo no tanto…Oye pero ya has sentido al segundo!!??

      Besossssssssss

  6. Es que las que hemos tenido embarazos asintomáticos siempre cargamos con ese tipo de dudas. Yo cuando leía en internet sobre este asunto, siempre decían que un embarazo llevadero y bueno era señal de bajo nivel hormonal y de aborto seguro ¡ay, qué le gusta a la gente meternos el miedo en el cuerpecito! Y esos primeros movimientos, Yo creo que los noté sobre la semana 17, pero hasta la 20 no estuve segura de que era mi bichilla.

    • Jolín con los embarazos asintomáticos! Y google siempre nos pone en lo peor…no leí veces eso que dices de bajo nivel hormonal y abortos…y habiendo pasado por dos antes!!
      Pues entonces como yo más o menos aunque todos se empeñaban en decir que era pronto y que eran gases.

  7. Ay, qué bonito Carol. Es que lo que más queremos las embarazadas es notar a nuestro bebé, sentir que está ahí y que tenemos una vida dentro. Estas sensaciones son increíbles. Qué preciosa caricia, ¡besos!

    • Ayyyy si, qué recuerdos! Yo lo deseaba con todas mis fuerzas, no veía el momento!. La mejor caricia que una madre ouede sentir.

      Besos

    • Mucho, pero hasta que no empezó a coverse continuamente no supe lo que era la tranquilidad. Es una de las cosas más bonitas que vivimos!

  8. Ay, que bonito!! Ese momento en que lo sientes por primera vez es increíble… Y si, tienes razón a partir de ahí las cosas cambian y cada vez que lo sientes te quedas un poco más tranquila 🙂
    Yo de Redondo recuerdo perfectamente la primera vez que lo sentí, o más bien, la primera vez que supe seguro que era él y no mis tripas revolviendose… sin embargo eso en este embarazo no me ha pasado. Ha sido una cosa tan paulatina que no me he dado cuenta de como hemos llegado a este punto. En fin, supongo que también será normal 🙂

    • Hasta para eso son diferentes los primeros de los segundos embarazos! Yo supe que era él, esa vez era él y a partir de ese momento no dejó de acompañarme y de quitar mis miedos.

  9. Es q ese momento es tan mágico, eso son lo q yo llamo “movimientos egoístas” son sólo para la madre y el bebé, sólo los puedes sentir dentro de ti ya q todavía son demasiado suaves para q nadie los sienta tocando la barriga. Es precioso cuando por fin “se hacen notar” Feliz día! Muack!

    • Esos momentos son únicos y para nosotras. ..movimientos egoístas nuestros, qué bonito! Besos, te debo un montón de visitas!

  10. Precioso momento y único! Que identificada me he sentido contigo, yo tras el ectópico me pasé los primeros meses de mi segundo embarazo preocupada por si mi bebé seguía ahí, tenía náuseas pero de poco me servían para tranquilizarme. Hasta ese momento en el cual Vikingo me rozó por dentro el alma, lo sentí y desde ese momento comprendí que al fin iba a ser madre, fue muy emocionante, íntimo y único. Un besazo

    • Hija pues yo ni nauseas, alguna tuve pero mucho después cuando ya lo sentía pero bien. Que bonito lo de rozarte el alma! Ainsssssss.

      Besos

  11. Ayyy, q bonito! Tienes razón, cuando no tienes nada te mueres por tener algo. Pero cuando empiezas a sentirlo se empiezan a disipar los miedos o comienzan otros “hace dos horas q no se mueve, por qué sera?”. No te pasaba eso después??? A mi constantemente y eso q el mio fue un embarazo a la primera e idílico.
    Besitoa preciosa

    • Calla calla algunas mañanas eran eternas hasta que se despertaba y tenía movimiento…luego en la siesta no me dejaba pegar ojo, pero yo tan feliz!!

Deja un comentario