Queriendo ser madre. Capítulo 48: Dimos la noticia del embarazo

Seguimos sin contar nada a nadie y mi estado cada vez era más evidente, empezaba a refrescar y pronto no podría seguir poniéndome esos vestidos veraniegos tan socorridos que habían estado ocultando la evidencia hasta ese día. Además empezaron los rumores en el trabajo; mis compañeras me llegaron a preguntar directamente -“¿no estarás embarazada?, te vemos rara, estoy comentando con fulanica que te miramos y esas tetas no son normales ¿no estarás…?”, hasta una de mis mejores amigas del trabajo me preguntó que qué había hecho ese verano para engordar tantísimo, que me debí haber pasado con la cerveza a juzgar por la barriga que había echado jajajaj… Un día en el baño, mientras yo hacía pipí dentro de un servicio, pude oír como dos compañeras hacían sus apuestas en cuanto a mi estado, ¡era para oírlas! “cuánto te juegas a que está embarazada” y la otra ” pues yo se lo voy a preguntar a fulanica que es más amiga y seguro que lo sabe” jejejeje, por supuesto no salí de ahí hasta que estas no se fueron,  no se tiene todos los días la oportunidad de oír hablar de una como en las películas jejejej. Ay, a mí me daba un apuro mentirles a todos, ¡pero estaba tan insegura! y no es que trazáramos un plan de ocultamiento, simplemente no pensábamos en ello, nos dejábamos llevar, ya llegaría solo en mejor momento para gritarlo a los cuatro vientos.

Pero empecé a pensar en que en el trabajo se podían molestar por no decirlo antes, no sé, me enteré de algo como de que teníamos la obligación de comunicarlo aunque solo fuera a gerencia. Además mi vejiga empezaba a quejarse más a menudo de lo normal y en ese sentido las embarazadas teníamos privilegios como poder ir al baño siempre que quisiésemos. Pero ya os digo, era algo que rondaba mi cabeza, que comentaba en casa con UPMF, pero que no me preocupaba demasiado.

Un día cualquiera en el que tuve que ir a control de embarazo, allá por la semana 16 de gestación, llegué al trabajo más temprano de lo normal, si entraba a las 15:00, pues serían las 14:40 más o menos, mientras llegaba mi hora, estaba por allí revoloteando y fui a visitar a mi compañera que me daba el relevo, que no era precisamente con la que más confianza tenía, y esta, pues como siempre, me preguntó:

-¿Qué tal la mañana? ¿has ido al mercadillo?-esta era la pregunta de rigor de las de mañana a las que entrábamos de tarde jejeje
-No, no he podido porque he tenido que ir al médico- le contesté sin más y sin engañarla.
-¿Es que estás mala?-me preguntó sin mucho interés, la verdad.

Y así, sin pensarlo ni un segundo, me salio cómo el que no quiere la cosa, se ve que llegó ese momento que esperaba en el que no tenía que forzar nada, simplemente cuando me apeteció… NO, ES QUE ESTOY EMBARAZADA.

¡Ni os imagináis la hecatombe que se lío en cuestión de segundos! todo el mundo abrazándome, hasta gente que apenas conocía, todos abandonaron su puesto…y hasta mis jefas tuvieron que salir del despacho para poner orden…y felicitarme!!! Fue un momento increíble!!! es cómo si en ese momento tomara consciencia de que estaba embarazada. De repente fue cómo quitarme un gran peso de encima, pero se me vino como una losa sobre mí el gran miedo a que pasara algo después de saberlo todas esas personas, me agobié muchísimo, me sentí como desprotegida.

En cuanto salí del trabajo a las 22:00 y le dije a UPMF que había dado la noticia, tras echarse las manos a la cabeza, nos apresuramos a casa de mis suegros a contárselo, hubiera estado feo que se lo dijeran a mi suegra al día siguiente en el mercado estando ya de 16 semanas. No tuve más que enseñarles la panza, ya era más que evidente, y empezar todos a felicitarnos…bueno y alguna lagrimilla también se escapó.

A partir de ese día dejé de esconder mi barriga y empecé a disfrutar luciéndola…nadie se explicaba cómo podía haber escondido tal tamaño hasta ese día. Ya podía acariciármela delante de todo el mundo, podía ponerme pantalón y quitarme esos vestidos que hasta aborrecí.

Lo que no me podía quitar era esos pensamientos, malos pensamientos, que aunque fugaces, porque no les permitía apoderarse de mi mente, ahí estaban, impidiéndome disfrutar del momento. No pasaba un día que no rezara o no sé cómo llamarlo, dejémoslo en pedir por favor al destino, que ya que habíamos llegado hasta ese punto, no pasara nada y todo fuera bien hasta el final. Y no había día que no encendiera una vela, aun hoy lo sigo haciendo, sé que podéis pensar que es una tontería, pero a mí me hacía, me hace sentir bien.

Por mi parte, en cuanto a síntomas se refiere, seguía sin sentir nada, estaba estupéndamente, las extrasístoles habían desaparecido y solo me quedaban las dos pequeñas heriditas de las comisuras de la boca. Necesitaba algo, algo que me tranquilizaba, no podía estar respirando de ecografía en ecografía, no veía el momento en que empezara a sentir a mi bebé, no lo sabía, pero quedaba menos de lo que pensaba.

Y contadme, ¿vosotr@s cuándo dísteis la noticia?

 …continuará

Capítulo 47

¡¡Y ahora atentos!! Si tienes una historia que contar respecto a la busqueda de tu maternidad; bonita, difícil pero esperanzadora, inesperada, curiosa…en definitiva, tu historia ¿te gustaría contárnosla? … aquí te cuento todos los detalles. Envíamela a mamarreir@gmail.com. Venga animaros que ya queda nada!!! Luego cuando me haga famosa con mi libro os váis a arrepentir jajajajaja…

Si te ha gustado, ¡compártelo!Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Pin on Pinterest0Buffer this pageEmail this to someone

27 comentarios en “Queriendo ser madre. Capítulo 48: Dimos la noticia del embarazo

  1. En mi caso toda la familia y amigos cercanos sabían lo de la FIV, así que también se enteraron rápido del embarazo. Como tuve hiperestiulacion ovárica estuve de baja hasta la semana 13 y luego ya lo Comuniqué en el trabajo también. Y en cuanto pude me cambié al uniforme de embarazada, para ir luciéndome por todos los lados!!

  2. Ayyy que con el jaleo de estos días ni tiempo tuve de leerte que emoción contarlo y eres de las mías lo arreglas todo con velitas….mañana tengo yo la mía encendida 🙂

  3. Que momentos tan buenos,lo de dar la noticia! yo tambien fui muy precavida que luego buff pero claro ya al final se acaba notando jejeje ,que bien leer ya cosas tan alegres aunque siempre el miedo estuviera ahi,es tan normal!
    Besos

  4. Yo siempre lo he dicho súper pronto, en cuanto ,me entere de que estaba embarazada, porque es tanta la emoción que necesitaba compartirlo. Si todo va bien pues genial pero yo en el tercer embarazo a parte de lo mal que lo pase con la pérdida, luego volver de verano y tener que dar explicaciones a todo el mundo fue terrible, tarde mas en superarlo porque cada día alguien me preguntaba.
    Pero creo que si algún día ocurriese y me volviese a quedar embarazada necesitaría gritarlo a los cuatro vientos.
    Un besote y buen finde.

  5. Que revuelo se formaría en la oficina!!! Yo ahora estoy en ese punto que lo suelto como sin mas, igual que el dice que acaba de comprar el pan.
    Yo creo que todas las que hemos pasado por una perdida siempre tenemos ese run run de que puede pasar algo… Y disfrutamos menos de lo que deberíamos.
    Un bsito.

  6. Nosotros lo contamos tras la ecografía de las 12 semanas, porque si hubiese esperado a que se me notara la barriga me hubiese plantado en los 6 meses de preñez guardando el secreto. ¡Esta parte de la telenovela ya me gusta mucho más!

  7. Pues nosotros vamos a por el récord: lo dijimos el mismo día que nos enteramos (de 3-4 semanas, vaya). Y tiene su historia.

    A mi Sra Mamá la habían operado hacía una semana de una de esas cosas que las quitan y todo queda estupendo y limpísimo sin ningún problema. Pero la operación no había salido bien y estuvimos muy, muy asustados durante mucho tiempo. Eso sí, limpia sí se quedó.

    Yo me hice el test a la semana de la operación, a ver si por casualidad habíamos tenido suerte (¡Si es que casi no habíamos ni empezao a buscar! Bueno, algo se vé que sí habíamos hecho), y le podíamos dar la noticia, para que estuviera todavía más motivada “en la lucha”.

    Así que llegamos al hospital, le suelto la buena nueva y me dice la mujé: “Pues yo ya lo sabía, desde la semana pasá que te ví cara de embarasá”. Son esas cosas de mi Sra Mamá que me alucinan, como su capacidad de lucha. La tía se pasó un mes en el hospital, “dos pasitos palante y uno patrás, hasta que se puso medioqué” para recuperarse en casa. Había noches que hacíamos concurso de náuseas entre ella, la compañera de habitación…y yo misma.

    Y a día de hoy, está estupenda, y ya ha conocido a su nieto mayor (mi churumbelito), su nieta pequeña (mi sobrinilla)…y ojalá este año o el que viene podamos presentarle a otro retoño. ¡A ver cómo se nos da esta vez!

    ¡¡Un besillo, Mamá Feliz!!(Y perdón por el culebrón, pero me apetecía contártelo)

  8. ¡¡¡Qué ilusión!!! Por fin llegamos a estos posts… que aunque imaginemos que estarías agobiada y con miedo… ¡¡nosotros sabemos el final!! Nosotros lo tuvimos que decir prontísimo porque nos pillaron las Navidades de por medio y claro… ¿quién se iba a creer que aquí una servidora no quería jamón, ni salmón ahumado, ni queso y el solomillo requemado? Era imposible mantenerlo en secreto, que una tiene una reputación en la mesa!!! Un beso!!

  9. Que ilusion!! El momento de comunicarlo…..Yo ya tengo mas que hablado con mi marido que el dia que lo logremos no se lo diremos a nadie, salvo a mi madre que es la que me esta apoyando en todo el proceso, hasta que estemos mas seguros.
    Entiendo tus miedos, esa desproteccion, pero bueno, esta vez si que saldria bien
    Bsss

  10. Que linda historia, la emoción de decirlo y que todos te abracen y te feliciten… estoy tratando de recordar…. jejeeje, Yo no pude ocultarlo, ya verás cuando te mande mi historia 😉

    Un abrazo!!

  11. ¡¡Qué emocionante!! Que rápido se me está pasando el embarazo de UBMF jeje.

    Nosotros en el primero dimos la noticia el mismo día que escuchamos latir el corazoncito de SB, sobre las 8 – 9 semanas. No podíamos aguantar más, acaban de pasar la fiestas navideñas, en las que me tuve que inventar una gastroenteritis, porque no podía comer nada de lo que ponían. En el segundo, a mis hermanas se lo dije nada más enterarme, porque dio la casualidad que estábamos en Valencia de visita y claro, cenando todos juntos después de estar meses sin vernos, o lo decíamos o reventaba, y fue genial ver las caras de sorpresa y felicidad, encima me obligaron a hacerme otro test al día siguiente, por que no estaba muy claro. Al resto lo dijimos en la semana 9 después de la eco en la que escuchamos el corazón. Sabíamos que podía no ir bien, pero en este caso se acercaba la navidad y no me apetecía nada inventarme otra gastroenteritis jajaja.
    Besote.

  12. Qué emoción!! me imagino la situación..jejeje.
    Pues nosotros éramos unos cagaprisas como se suele decir, y el mismo día que me hice el test, se lo dijimos a todos, ya sabían que llevábamos tiempo buscando y que bueno, quizás debido a mi endometrosis, se iba a hacer de rogar.. Organizamos una merienda, reunimos a todos y lo dijimos.
    Con el segundo fue distinto, se lo dijimos a mi suegra el mismo día, pero a la familia según la íbamos viendo, si es que los segundos son distintos desde el principio…jejeje
    Un besote!!

  13. Lo de dar la noticia es un momento precioso, todo el mundo te felicita y te llenas de alegría. Pero también entiendo lo de la losa de miedo…
    En cuanto a lo de cuál es el mejor momento para anunciarlo… en el primer embarazo si pudiese haber esperado hasta las 16 semanas sin problemas (aunque no esperé, lo dije bastante antes… con ocho o así), pero ahora con este tengo un tripon que es imposible de ocultar. Voy con un mes de adelanto, tengo tanta tripa ahora que estoy de 19 semanas como en el otro embarazo cuando estaba de 6 meses… increíble!

  14. Ayyy, que bonito!
    Pues mi hermana me pilló en la semana 7. A mi madre se lo dije en la 8 y al resto del mundo a partir de la 12.
    Es precioso eso de decirlo y que te abracen y todo el mundo parezca megafeliz, verdad?
    Un besazo

    • Si, es superbonito, aunque yo siempre me imaginé que sería diferente…pero bueno, el tenerlo oculto también tiene su encanto jejeje

  15. Nosotros nos esperamos hasta la semana 14/15… Pero porque fueron pasando las semanas y no nos apetecía decirlo. Mis suegros lo supieron antes, cosa que si tengo otro embarazo serán todos mas o menos para la semana 20! Yo no tenía casi barriga! En mi trabajo lo dije para la semana 16, porque por algún sitio leí que tenía la obligación de informarlo. A una de mis mejores amigas se lo conté la misma noche del test! Y al resto con 12 semanas por WhatsAp una noche sin poder dormir y de estas charlas largas! Estaba otra amiga embarazada y llaron a una que no respondía los whatsapp diciendo que se había puesto de parto! (Estaba ya de 40 semanas!) Jajajaja!
    Yo la verdad es que no quería mucho revuelo con el ta. Me gusto mucho el tiempo que fue un secreto con mi marido! Por eso si vuelvo a tener un embarazo, si puedo hasta la semana 16/20 no se enteraría nadie!

    • Pues eso nos pasó a nosotros que no teníamos ninguna gana de decirlo, y lo solté cuando realmente me apeteció. Creo que si volviera a pasar sería igual.
      Ves, yo también leí lo de la obligación y por eso también me eché para adelante…y bueno porque tenía un barrigón!!!

    • Siiiiii, nosotros también trabajamos cronometrados, también en un call center, pero las embarazadas tenemos 15 min extras para hacer pipí jejeje

  16. ¡¡¡Muy emocionante!!! Con la mayor para mi también fue emocionante. Esperamos a reunir a los hermanos y amigos y contárselo. A mis padres, por teléfono, porque no estaban aquí 😉

  17. ¡Emocionante pooost! que ganas tenía de leer esa gran noticia. Nosotros con el primero nos precipitamos y lo perdimos, así que cuando me quedé embarazada de Vikingo esperamos 3 meses para dar la noticia. Eso sí, mi madre y mi mejor amiga lo sabían desde el principio. En el trabajo me pasó lo mismo, un día todos los compañeros me sentaron para preguntarme que me ocurría que si estaba enferma…al final se lo tuve que decir y todos saltando de alegría. Un besazo

    • Pues exactamente como nosotros, la primera vez lo dijimos demasiado pronto! Mi madre también era la única que lo sabía!

  18. Ayyyyy, qué emoción!!! Me imagino el revuelo y también entiend tu agobio.
    Qué bueno, oír hablar a tus compis como en las pelis,jajajaja.
    Nosotros lo dijimos de forma normal, en una comida, pero mi suegra, que tuvo seis hijos ya llevaba un tiempo diciéndomelo, pero yo no quería contarlo demasiado pronto.
    Ahora sí que tenemos en nada aquí a UBMF.
    Un besín.

Deja un comentario