Pequeñas historias…grandes progresos. Primeros pasos.

Hay acontecimientos en la vida de un niño, que su madre recordará siempre como si se los tatuara con fuego en la memoria; en qué fecha ocurrió, qué hacíamos en ese momento, con quién estábamos, qué edad tenía…???
 
Era una tarde de primavera como otra, la del 29 de mayo, hacíamos hora de que llegará papá para salir a pasear. Estábamos mi bebé y yo jugando en su precioso dormitorio azul, en su alfombra de colores, con todos sus juguetes favoritos. Sonaba de fondo “Cantajuegos superbailables 1”, concretamente “Reggaetón superbailable” ¡guauuu qué marchón! cantábamos, bailábamos…¡lo estábamos pasando genial!. De repente, noto un pequeño pinchacillo en el bajo vientre, mi vejiga decide no soportar más la presión ejercida sobre sus paredes y amenaza con revelarse y dar suelta a toda su furia interior. Dejo a mi tesoro allí sentadito y entretenido un segundo. Me voy al baño que está puerta con puerta y mientras oigo sus risas de fondo, señal de que está bien, me dispongo a hacer pipí. De repente se hace el silencio, y no me da tiempo ni a llamar su atención, cuando… ¡¡¡le veo llegar, haciendo equilibrio, con los brazos abiertos y una amplia sonrisa!!!…¡casi me cago me da un infarto! se me cortó hasta el chorrete. 
 
Primeros pasosSiempre había soñado con el momento en que dejara de ser una prolongación mía y se lanzara al mundo; yo allí agachada en medio del pasillo, con los brazos abiertos y una amplia sonrisa diciéndole “ven con mami”, y mi tesoro, (a cámara lenta por supuesto como en las películas, además de por seguridad), empezaba su paseíllo hasta fundirnos en el más tierno y seguro abrazo…(sonido estridente y chirriante)…¡nada más lejos de la realidad!.
 
Allí estaba yo, un poco diferente a la película que me había montado, en la que mi ropa interior estaba en su sitio y no en los tobillos, abrí los brazos, puse la mejor de mis sonrisas, lagrimilla correspondiente al acontecimiento que estaba viviendo y nos fundimos en ese tierno y seguro abrazo que yo había soñado. 
 
Si, ya se que no eligió el mejor momento para cumplir el sueño de su mami y dar sus primeros pasos, eligió el suyo, su mejor momento para andar, un tanto cómico, lo se, pero no podríamos esperar menos de “Un bebé muy feliz”.

 

Y vosotr@s, recordáis este momento!!?? cómo transcurrió!?

 
Si te ha gustado, ¡compártelo!Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Pin on Pinterest0Buffer this pageEmail this to someone

34 comentarios en “Pequeñas historias…grandes progresos. Primeros pasos.

    • Ayy Mer es uno de los momentos más bonitos…ver como tu bebé se va superando día a día…y aprende a andar, que tiene que ser dificilísimo!!!!. Bueno y viéndolo como tu lo dices…estoy a punto de llorar de nuevo de la emoción.

      Besetes.

  1. ¡¡¡Jajajajaja, menuda anécdota!!! Tú ahí en posición y de pronto ver a un bebé muy feliz. Pero aún así, tiene que ser muy muy bonito. Oooh, qué envidia de no haber vivido esos momentos y qué ganas de poderlos vivir… 🙂

    ¡Besos!

  2. jajajja,que momentazo!! Si que es verdad que te lo esperas como en los anuncios y películas verdad? y luego mira..cuando el quiere.
    Me he reído leyéndote, me he imaginado la situación..ains..que real..jajajaj
    Un besote!

Deja un comentario