Queriendo ser madre. La historia de Piri (I)

Queriendo ser madre. La Historia de PiriSi os dáis una vuelta por los comentarios que me habéis ido dejando en los capítulos de Queriendo ser madre, encontraréis a Piri una fiel amiga de todos los jueves con una historia que no os dejará indiferente.

Seguro que más de una de vosotras os sentiréis identificadas con ella. Cuantas no habéis pensado o habéis dicho eso de “sabía que este era nuestro mes”, “sabía que este ciclo había conseguido el embarazo”, “algo me decía que lo íbamos a conseguir”… aun llevando meses intentándolo!? Pone los pelos de punta esa capacidad que tenemos las mujeres o esa sensibilidad con todo lo que envuelve la maternidad aun sin llegar a ser madre, verdad!?

Pero es que además el relato que Piri comparte en Queriendo ser madre, tiene detrás una historia de amor tan bonita!!!! que espero que algún día nos cuente, como el destino maneja nuestras vidas; las cosas llegan cuando tienen que llegar. Todo esto hace que la busqueda de su maternidad sea aun más mágica. Os dejo con Piri:

Aquí va la historia de la llegada de un bebé.

 LA BÚSQUEDA

Gracias a UMMF me he decidido a contar por escrito mi historia de maternidad. La verdad es el mejor regalo que me ha dado la vida. Para entrar en antecedentes he de decir que siempre quise ser mamá, pero siempre pensé que me sería difícil, entre que el tiempo pasaba y no encontraba ese personaje que me acompañara en la aventura, hasta pensé en hacerlo sola al cumplir los 30. Finalmente los 30 llegaron y no llegó el personaje… lo medité mucho y decidí esperar, le pedí a Dios (Universo, energía o como quieran llamarla) que me enviara a esa persona que sería el padre de mis hijos, no quería hacer esto sola, ni por el bebé ni por mí. Así pasó un año, más o menos cuando apareció mi amor. Esto me da para escribir una historia completa solo de nosotros dos, pero en resumen les diré que es casi 10 años menor que yo (sí, así como Shakira y Pique), pero tiene un alma vieja en un cuerpo joven… no sé cómo explicarlo, muchos dirán que parece mi hijo, los que nos conocen realmente saben que no es así, nos complementamos y estamos en una sintonía que nunca, nunca tuve con los chicos de mi edad… incluido el tema de los hijos.

Desde el principio quisimos bebés.  No pusimos medios, “lo que será, será”. Decidimos casarnos y lo hicimos pronto. Era como si siempre hubiéramos estado juntos. Nos llevamos muy bien, compartimos mucho, hablamos mucho y la única cosa que opacaba nuestros días era la llegada de la indeseable amiga de rojo… Ahí empecé yo a enrollarme y pensar que no podría tener hijos o me costaría mucho…de antecedente, mi mamá tardó 5 años en quedarse embarazada y perdió a su primera hija, luego vine yo, como dos años después y yo pensaba: “Dios si me voy a tardar 5 años en quedar!!”

Fueron muchos meses, casi el año (síii, hay que esperar un año…) donde pusimos todo el empeño en serio, con cuentas, revisión de ovulación, clara de huevo y todas esas cosas que ustedes ya conocen, la obsesión de los días fértiles… Esa famosa clara de huevo casi nunca la vi, hasta que un día, justo el día del cumpleaños de mi hermana, dije ¡“ahí está”! Esto es lo que he estado esperando! Este es mi mes, lo sé, lo sé!!”

Sí, ese fue mi mes.  Unos días antes de la fecha de la “no llegada” como la llamamos en el foro de buscadoras… empecé a sentir mucho sueño, realmente mucho sueño. Y me pasó algo raro, tuve un mareo estando sentada trabajando… “esto no es normal” pensé. Y luego voy al baño y veo manchado el papel, NOOOO!!!! No puede ser, encima se adelanta y no me deja ni ilusionarme, no puede ser. Me había equivocado.  Ese día estuve manchando marrón y al día siguiente nada. Nada. Nada. Mmmm Esto tampoco es normal. ¿Será el famoso manchado de implantación?

El día de la no llegada no pude más, me hice un test de embarazo, yo sola. Mi amor no estaba en casa. Fue, no sé cómo explicarlo… una montaña rusa, no quería ver una rayita, me asustaba ver las dos rayitas, no cabía en la emoción y la expectación del momento. Fueron los minutos más largos que he podido recordar. Como anécdota, un día antes compré dos biberones, uno azul y otro rosa…

Y aparecieron las dos rayitas!! Era POSITIVO. El tan ansiado positivo. Así que tomé los dos biberones y el test, lo metí en una bolsita de regalo y se los di a mi Amor en cuanto llegó a casa. Su reacción, para nada lo que yo esperaba. Se puso serio y me dijo “¿esto es de verdad? ¿Es seguro? ¿Podemos confiar en él? Quiero una prueba de sangre.” Y yo ¿QUE?????? Ahora que lo veo con más calma estaba tan preocupado de llevarse una desilusión que quería tener una prueba más tangible, algo que le diera certeza, no sé… era tan importante para él que no se confiaba del pipitest.

Así que a esperar unos días, y nos hicimos la beta  ese día íbamos a comer en casa de mis papás y justo al lado hay un laboratorio. Fuimos a hacernos la prueba, nos daban el resultado en una hora, esperamos, nos dieron el papelito y salimos. Justo en la puerta lo abrimos y decía resultado POSITIVO. Sin valor de la hormona, solo el resultado positivo. Ahí si vino la reacción que yo esperaba. Estaba extremadamente feliz, sus ojos se iluminaron, me abrazó como nunca y llamó a sus papás inmediatamente para darles la noticia.

Llegamos a la casa de mis papás y mi Amor le entregó el papel a mi papá para que lo leyera mientras mi mamá preguntaba “¿qué es? ¿qué es?” y mi hermana que es medio adivina dijo “Van a ser abuelos”. Uy! La alegría y la emoción…indescriptibles.

…continuará

No os vayáis muy lejos, porque Piri nos deja la segunda parte de su historia el jueves que viene.

Y vosotros, ¿os habéis sentido identificados con esta historia de Queriendo ser madre!? ¡¿os ocurrió algo parecido!? venga, ¡cuéntanos en un comentario! o mejor…

Si pasas por aquí y te emocionas con estas historias y te ves reflejado en ellas, ¿no has pensado en contarnos la tuya? quizá te ayude a dar el paso el hecho de que con ella puedes ayudar a muchas familias que estén pasado por lo mismo que tu. En Cuéntame tu Historia para Queriendo ser Madre tienes todos los detalles…venga escríbeme a mamarreir@gmail.com ¡te esperamos!

 

 

18 comentarios en “Queriendo ser madre. La historia de Piri (I)”

  1. Que ilusión… No hay nada más duro que la lucha por ser madre. Y bunca imaginas lo mucho que cuesta. Yo siempre digo que se sabe cuando empiezas, pero no cuando terminas. Ojalá yo tenga su misma suerte muy pronto…

  2. Carol, mil gracias por este espacio. Poder compartir nuestra historia es gratificante y liberador, saber que alguien pasó por cosas similares o que tu experiencia le sirve a alguien… que sensación más bonita.

    Mientras leo la historia publicada vienen a mi mente tantos recuerdos, cada vez que venía la de rojo, las noches de insomnio pensando en que no podría tener bebés… la última navidad antes del embarazo, me bajó justo en noche buena y mi esposo estaba con sus papás en otro pueblo (los suegros merecen su sección también, arrrggg) y yo pedía con todas mis fuerzas que fuera la última navidad sin un retoño… en fin, tantas y tantas cosas vienen a mi memoria.

    Y ahora, la parte más intensa para la siguientes semana!! 😉

  3. Ay las historias de amor!! UMMF hay que hacer una sección de historias de amor 😉

    Claro, todo llega en el momento perfecto. Y lo que vas viviendo en el camino te ayuda a valorar y apreciar lo que la vida te regala, al día de hoy no recuerdo como era mi vida sin mi Amor, y mucho menos sin me pequeñín. A veces los veo durmiendo juntos y me pellizco para asegurarme de no estar soñando.

    • Jajajajja si, la próxima sección será de amor!!!

      Ayyyyyy la de veces que me pellizco yo al día, cada vez que lo miro, cada vez que me sonríe, cada vez que me dice mamá…

      Si es un sueño, espero no despertar jamás!!!

  4. Felicidades por ese precioso y ansiado embarazo!!!!!!!! Que bieeeen!!!!

    La verdad es que las historias de amor son mi perdición. Yo siempre digo que el destino nos unió a mi marido y a mi. Ya que estuvimos en los mismos sitios en momentos a la vez, pero nunca nos vimos. Teníamos que madurar y pasar lo que pasamos cada uno (relaciones infernales), para apreciar al otro y tener nuestra gran historia de amor!!! 🙂 🙂

    Saludos y esperando la segunda parte!

  5. Ayyyyyyyy qué emocionante!!!! Y me pasa como a Mamá Puede, como yo no tuve problemas no tenía ni idea hasta hace poco de cosas tipo la Beta, si es que ademas de emocionarme aprendo.
    Un beso.

    • Aprendemos de tooodo!! Yo hasta aprendí algo de cardiología, porque el primer gine que visité me dio gran susto, diciéndome que tenía un soplo y que no estaba seguro de si eso podía afectarme o no en un embarazo y me dijo que él no me lo recomendaba hasta que me viera un cardiólogo. Por supuesto que ese día casi me muero, me botaron la ilusión. Así que a la red a leer y claro al cardiólogo, aprendí de venas, arterias, válvulas, presión arterial….. uy, solo de escribirlo me canso, jajjaja. El cardiólogo me dijo que puedo tener los hijos que quiera y con ese gine jamás volví.

      Pero todo sea por cumplir un sueño. 🙂

  6. La verdad que cuando leo algún QSM pienso en lo ignorante que he sido, lo de la Beta por ejemplo, es que yo no sabia ni que era hasta hace bien poco… Lo que estoy aprendiendo!

    Y enhorabuena a Piri por su embarazo! Deseando saber más

    • Gracias Mama Puede. Yo tampoco sabía mucho, pero este mundo 2.0 te instruye de una manera que ni te imaginas, yo aprendí mucho con el foro de buscadoras y se hizo un grupo muy bonito, ahora sé de cosas que jamás se me pasaron por la mente que pueden influir tanto en la búsqueda.

      Y ahora aprendo con ustedes de maternidad, 😉

    • Es que son tantas cosas… otro síntoma: las nauseas… benditas nauseas, pero no las tuve yo, si no que mi Amor. Como una semana antes del TE, llegaba todas las noches “tengo nausea, tengo nausea” y un día me dijo “realmente estoy mal, hasta las fotos de la comida me dan nausea” y le dije “estás embarazado?” 😉

Deja un comentario

Responsable » Carolina Vargas Alarcón.
Finalidad » Enviarte nuevos contenidos.
Legitimación » Tu consentimiento.
Destinatarios » Los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa (proveedor de hosting de Mamá Ríe) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Webempresa. (https://www.webempresa.com/aviso-legal.html).
Derechos » Podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.