Queriendo ser madre. La Historia de Patricia

Queriendo ser madre. La Historia de PatriciaPero ¡¿habéis visto con que sonrisas os recibo hoy en Queriendo ser madre!? qué preciosidad!? ¿¡y la cara de satisfacción de esa madre!?…ainssssss creo que solo con la fotografía hubiera cubierto el post porque esas caras lo dicen todo. Os presento; esa pequeña belleza es Carlota y la mamá, ¿la conocéis, no? ella es Patricia del blog Mami Reciente Cuenta.

Ellas dos estaban destinadas a encontrarse, Patricia, persona fuerte y tenaz, no hay más que ver su cambio físico, lo tuvo claro desde siempre y aunque se empeña en decir que su historia no tiene mucho de especial, creo que se equivoca, la suya es la historia de cumplir un deseo, un sueño…el de ser madre ¿¡qué hay más especial que eso!? y a Carlota no hay más que verle la carita para saber que es una niña muy deseada y feliz.

En su blog Mami Reciente Cuenta, eso mismo, nos cuenta, el día a día de su maternidad, nos habla de su transformación física, de libros, películas…en definitiva, que si no la has visitado hasta ahora, ya no tienes excusa. También la puedes seguir en Facebook, Twitter e Instagram.

Pues, sin más, os dejo con…

Queriendo ser madre. La Historia de Patricia

Mi historia no tiene mucho de especial. Es bastante corriente.
 
Me llamo Patricia, tengo 33 años (casi 34 que cumplo la semana que viene) y he sido madre hace casi 11 meses. Mi hija se llama Carlota y es el amor de mi vida. 
Creo que cuando te quedas embarazada y luego posteriormente, cuando tienes a tu bebé en brazos, conoces lo que es el amor verdadero e incondicional.
Yo siempre he querido formar una familia. Tener hijos era un verdadero sueño para mi. Pero con la crisis tuvimos que esperar a que las cosas nos fueran un poco mejor, pues a duras penas podíamos mantenernos.
 
Tuve una relación, de casi 5 años, en la que mi pareja no quiso nunca hablar de niños. Él solo me decía. Es una crueldad traer un niño a este mundo con la miseria que hay. Mejor adoptar. Yo siempre decía que me encantaría adoptar, pero que también quería pasar todo el proceso de buscarlo, estar embarazada y tenerlo. Él nunca me entendió y después de casi 5 años, cortamos la relación.
Entonces conocí al que, a día de hoy, es mi marido. Llevamos 6 años juntos. Nos fuimos a vivir juntos al mes de conocernos. Y justo un año después de empezar la relación nos casamos. Los dos teníamos claro que la aventura de ser padres la queríamos pasar juntos. No podía elegir mejor compañía. Pero, desgraciadamente, tuvimos que poner un poco de freno a nuestro sueño; yo trabajaba a media jornada, y él no tenía trabajo. La verdad es que nos dio pena esperar, pero pensamos que era mejor hacerlo, tener algo mejor y estar tranquilos cuando el bebé llegara. Lo peor era estar con la familia (tengo muchos primos (23 creo)), ya que tenían a sus bebés y nosotros ahí, esperando. 
Al final la fortuna nos sonrió un poco y él encontró trabajo. Así que lo primero que hicimos fue buscar un sitio, ya pensando en el futuro y pasamos de mi apartamento de soltera, de 30 m2, a un piso con puertas. ¡Que contenta estaba con mis puertas!.
Así que cuando vimos que teníamos algo de estabilidad dijimos: Ahora o nunca.
 
La verdad es que no nos aguantábamos más y nos tiramos a la piscina sin pensar. Soy una persona que le gusta tener todo bajo control, para estar tranquila. Así que decidí ir a ver al ginecólogo y que me hiciera un análisis para ver que todo estuviera bien.Y así fue. Me hizo una exploración y un análisis y todo salió fenomenal.  Me dijo que había pasado la toxoplasmosis y que cuando me quedara embarazada, seguramente, podría comer de todo.
 
Nuestra familia no se compone solo de humanos. También tenemos dos gatos: Neko y Totoro. Son mis bichillos. Me encantan y los adoro. Cuando decidí quedarme embarazada y hacerme el análisis pensé que también sería bueno para ellos. Así que el verterinario los examinó y me dio el visto bueno. Recuerdo la gente cuando supo que estaba embarazada: Y ahora, ¿qué vas a hacer con los gatos? ¿Te desharás de ellos, no? Me ardía la sangre. Como si fuesen unos muebles viejos, ahora que quería tener un hijos, los echaba de mi casa. Pero en qué mundo vivimos!!!!
 
Cuando me dieron los resultados, el médico me dio luz verde y me dijo que no creía que tardara mucho. Supongo que era para infundir valor. Dijo que podía hacerme test para saber los días fértiles y me recomendó el “clearblue gestación”.  Pensamos en esperar y hacerlo como toda la vida. Con las cuentas de la vieja. Incluso me bajé una aplicación para el móvil que me iba diciendo si era o no el día fértil. Pero nada, no había manera.
 
Pasaron tres meses y me puse algo nerviosa. Sé que los nervios no son buenos, pero la gente de mi alrededor se embarazaba solo con mirarla. Incluso en la familia, tres primas ya habían dado la feliz noticia. Así que pensé, pues nada, me compro el test y miro a ver si ovulo. Incluso amigas me decían que las ovulaciones no son regulares y que a veces, teníamos que hacer servir otras cosas para saber si ovulábamos.  Así que al final compré el clearblue. Todo sea por tener a mi retoño pronto.
 
Hice el test un par de veces, hasta ver la carita sonriente y simplemente pasó. A finales del mes de octubre de 2013 tenía que venir a verme, mi amiga la roja. Al ver que se retrasaba (algo que nunca pasaba), decidí hacerme el test.
 
No se lo dije a nadie. Me levanté el día 1 de noviembre (lo recuerdo, porque además era fiesta). Me metí en el baño, mientras mi marido se tomaba el café y fumaba su cigarro, mientras miraba las noticias por el ordenador.  Estuve esperando un poco. Primero salió: Embarazada. Así que solo quedaba salir el no o las semanas. Miré fíjamente y ahí estaba: 1-2 semanas. Salí del baño con el test en la mano. Temblaban mis piernas. Le di el test a mi marido sin decir nada. Cuando lo vio, pegó un salto de la silla y me abrazó fuertemente. Estaba embarazada y empezaba una nueva aventura.
 
Esa nueva aventura fueron los 9 meses de embarazo, con cosas buenas y malas. Aixx, las pérdidas son muy malas para la salud de una futura mamá. Y culminó el día 30 de junio, cuando la pequeñaja hizo acto de presencia con un parto exprés, que duró dos horas y media.
FIN
Muchísimas gracias Patricia por contarnos tu historia y querer colaborar conmigo, aquí en mamá ríe tienes tu blog para lo que necesites.
¡¿Qué os ha parecido la Historia de Patricia!? si os ha gustado tanto como a mí, no dudéis en decírselo con un comentario. y si queréis leer más Historias de Queriendo ser madre, pincha en el enlace o arriba en la pestaña de la izquierda

 Y tú ¿te animas a contarnos tu historia?, no lo dudes, enviámela a mamarreir@gmail.com y déjanos emocionarnos contigo. En Cuéntame tu historia para Queriendo ser madre tienes toda la información…¡te espero!

Si te ha gustado, ¡compártelo!Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Pin on Pinterest0Buffer this pageEmail this to someone

20 comentarios en “Queriendo ser madre. La Historia de Patricia

      • Muchísimas gracias!!! aixx, siempre digo que es amor de madre cuando digo que la niña es muy bonita, pero es que cuando la gente me dice que lo es y que no es amor de madre me siento orgullosa. Orgullosa no solo porque sea bonita, si no porque esté sana, porque hemos formado la familia, y porque ella es eso… un sueño cumplido

  1. Es que solo ver la cara de esa pequeña!!! Se le nota la felicidad!!! Que linda!!

    Voy a tener que ir a visitar el blog, porque no entendí nada de la transformación física :S

    Pero de que hay alegría, hay alegría 🙂 y los problemas se superan, definitivamente solo hay que confiar en la Vida.

  2. Hola!!
    Gracias! Mil millones de gracias por tus palabras.
    La verdad es que la leo y me emociono solo de recordar esos momentos de búsqueda.

    La llegada de nuestro sueño ha hecho que vivamos la vida de otra manera. Disfrutando cada día de ella y de todo lo que nos regala. Y aunque volvemos a estar en un momento malo, por falta de trabajo (otra vez), del papi. Vemos que la parte positiva es que puede disfrutar de su retoña durante todo el día.
    Hay un vínculo tan especial entre ellos dos. Que muchas veces, siento cierta envidia por ello. Pero envidia sana. Ehh!!! jejejejejeje.

    Saludos

    • No, gracias a ti por confiar en mí y cederme tu historia.
      Siento que de nuevo lo estéis pasando mal económicamente, pero los niños son una alegría, con ellos las penas son menos.

      Qué bonito que se cree es vínculo entre padre e hija!

      Besos

  3. Un relato impresionante, me alegro por ambas, cumplir el sueño de ser madre a alguien que realmente lo desea es lo más bonito del mundo!! Es una pena que por temas monetarios se tenga que parar el reloj biológico. No debería ser así.

Deja un comentario