Queriendo ser madre. La Historia de Mamá Jumbo

La Historia de Mamá Jumbo

Ayyyy hoy estoy muy contenta porque la persona que hoy nos cuenta su historia en Queriendo ser madre, es una mujer a la que le tengo un especial cariño; no sé si por la forma de conocernos a través de una amiga en común (a la que tampoco conozco), porque me sigue desde el principio, porque es andaluza como yo y eso hace que la sienta más cerca, porque es una mujer muy fuerte, porque me transmite esa calma de saber que siempre está ahí…y fijaos, ahora descubro que nos une un pensamiento muy importante…querer, no solo tener un hijo, si no un nieto para su madre…¡ayyyyyy lo que me he emocionado con esa parte!

Se trata de Mamá Jumbo, muchos ya la conoceréis, y los que no, podéis hacerlo en su blog en el que nos cuenta como disfruta de sus dos pequeños y también en Facebook, Twitter e Instagram.

Y además esta historia me ha descubierto a una Mamá Jumbo que no conocía y a la que agradezco su confianza para contárnosla. Ella empieza así…

Queriendo ser madre. La Historia de Mamá Jumbo

Hola Carol, me he decidido a contarte como descubrí que realmente, sin duda, quería ser madre, es algo que no he contado en mi blog, y no sé si lo hubiera llegado a contar, no es gran cosa, pero es un capítulo de mi vida. Gracias por darnos esta oportunidad.

Desde muy pequeñita supe que quería ser madre, no es que hubiera muchos bebés alrededor, todo lo contrario, yo fui la más pequeña de mis primas hasta que nació mi hermano cuando yo tenía siete años y medio.

Cuando mis padres me dijeron que iba a tener un hermano me hizo mucha ilusión, por fin iba a tener un bebé en casa. Siempre que podía ayudaba a bañar a mi hermano, lo cambiaba de pañal, lo vestía, no solo porque yo quería hacerlo, sino también por las circunstancias, ya que mi madre tenía una enfermedad degenerativa y su movilidad estaba bastante reducida por aquel entonces, a mi me encantaba hacerlo, cuando fue más mayorcito yo incluso le preparaba las papillas.

Cuando entré en la adolescencia dejé de pensar en todo esto, aunque por mis ideales en contra del aborto (no juzgo a nadie, solo que yo no lo haría) pensaba que si se diera la circunstancia de quedarme embarazada joven no dudaría en tenerlo.

Y pasó el tiempo, con 18 años conocí a mi anterior pareja, estuvimos saliendo tres años, y con veintiún años nos casamos, si lo sé una locura en toda regla, a mí se me empezó a despertar de nuevo el instinto maternal, no sé si era porque la enfermedad de mi madre avanzaba muy rápido y quería que ella pudiera conocer a sus nietos.

La verdad es que empecé a pensarlo, pero nunca se lo propuse a mi pareja, porque algo me decía que no era quién yo quería como padre para mis hijos y ¡gracias a dios!, al año y medio de casarnos nos separamos.

Era mediados del 2002 cuando iniciamos el proceso de separación, yo hacía tiempo que había empezado a trabajar ya en la clínica veterinaria (esto es crucial en mi historia, porque allí conocí a papá).

A mediados del 2003, llegaron unos amigos de mi jefa a verla, entre ellos estaba papá, él cada vez se pasaba más por allí, y cada vez hablábamos más, en Diciembre empezamos a quedar, y en un año vivíamos juntos, y ese instinto maternal se hizo más fuerte que nunca, y ahora sí que sabía que era la persona perfecta para ser el padre de mis hijos.

Tardamos un poco en buscar bebé, pero desde el principio los dos teníamos claro que íbamos a formar una familia juntos.

Ahora unos años después, tenemos dos preciosos niños que son nuestra vida.

A veces en la vida hay que tropezar para llegar al camino correcto.

FIN

…y qué importante es a veces tropezar, bueno y ser valiente para que aun así, puedas levantarte y seguir buscando lo que deseas. Y tu, tu eres una mujer muy valiente y con una gran fortaleza, así que te mando un besito de los que salen del corazón ;****. Muchas gracias por compartir esta parte de tu vida con todos nosotros.

¿Qué os ha parecido la Historia de mamá jumbo? ¿Quién no ha tropezado para después encontrarle sentido a su vida!? ainssss venga, reflexionemos…

Si te ha gustado la historia de mamá jumbo, sencilla pero intensa, si tienes una similar…o todo lo contrario!! venga, anímate y nos la cuentas. Puedes hacerlo en mamarreir@gmail.com (más información aquí)…la espero impaciente!! 😉

Posts relacionados de interés

Si te ha parecido interesante, por favor, compártelo...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+
Pin on Pinterest
Pinterest
Buffer this page
Buffer
Email this to someone
email
Print this page
Print

14 comentarios en “Queriendo ser madre. La Historia de Mamá Jumbo

  1. Q gran verdad lo de q hay q tropezar… en mi caso yo no es q tropezase, es q me tiré de cabeza por un barranco, pero el yiempo todo lo pone en su lugar. Lo de q quisiera q su madre conociese a sus nietos me parece tan bonito, tan tierno, me encata esta sección jejejeje Feliz día! Muack!

    • Gracias por la parte que me toca, por lo de la sección digo. A mí lo de tener nietos es algo que me emociona mucho, yo siempre lo tuve en mente.

  2. Qué bonita la lectura de las diferentes formas en que llegamos a ser madres. Cada una con su experiencia vital y con su recorrido. Y todo eso, nos hace felices como madres. Es bonito, todas las historias son especiales. Gracias por compartirlas

  3. Es cierto que cuando mantenemos una relación con otra persona, algo nos dice si se trata del futuro padre de nuestros hijos, la entiendo perfectamente. Me alegro mucho de que encontrase a esa persona. No se forma una familia todos los días, hay que elegir bien.
    Un beso.

  4. Ay! Qué bonito! Te he conocido de casualidad y no sabes lo contenta que estoy , por fin un blog donde poder conocer experiencias de otras mamás como yo ; ) te invito a conocer mi blog quizás te guste como a mí el tuyo!
    Te sigo en Facebook para estar al tanto de tus publicaciones , besos guapa

  5. Uys! Yo he tropezado taaaaaaaaantas veces! Pero no es algo grave. Te levantas, te sacudes un poco las rodillitas y a seguir con la vida. Es verdad que unas veces hace más daño que otras pero… ey! Al final se consigue. Yo también encontré por fin a mi Mozo después de unos años dando tumbos (sentimentales y de trotamundos) ^_^. Y ahora aquí estamos, esperando Habichuela!

    Un abrazo 🙂

  6. Aiiix, que bonito! es tan cierto eso de que a veces hay que tropezar para encontrar algo bueno… Y lo de que su madre tuviera nietos me ha encantado! 🙂 🙂 Una historia bonita y especial!
    Saludos

Deja un comentario