Queriendo ser Madre. La Historia de Mamá Futura

Queriendo ser madre. La Historia de Mamá FuturaTras el parón veraniego, por fin retomo Queriendo ser madre, y lo hago con la historia de una persona a la que muchos de vosotros conocéis ya que se deja caer a menudo por aquí jejejej y a la que yo tengo mucho aprecio y considero una de mis amigas 2.0…¡os animo a que la visitéis!

Se trata de Mamá Futura y nos cuenta una bonita historia de reflexiones y preguntas que marcaron y guiaron su vida. Cuestiones que le hicieron darse cuenta de que realmente deseaba ser madre por encima de todo y a partir de ahí encauzaría su vida para lograrlo.

Ella comienza así a contarnos su historia…

Aprovechando que me he quedado desvelada en la última toma NOCTURNA, te cuento lo que llevo meses queriendo escribir….

Queriendo ser madre. La Historia de Mamá Futura

Mi historia no es de lucha por un embarazo, mi historia es de lucha contra el tiempo.

Un día me levante de la cama y estaba mareada ante lo que me había hecho llegar a una ciudad lejos de mi familia, con un nuevo futuro por delante después de pasar una depresión y hacer daño a las pocas personas que tenía a mi lado. Así que decidí poner fin a la tristeza y marcar el nuevo rumbo a seguir. Creo que es importante poner objetivos finales a la vida para tomar decisiones que te hagan feliz. Así que me hice la pregunta que cambió toda mi existencia. ¿Quiero ser madre?

Apenas tenía 22 años, casi 23, acababa de dejar una relación donde los hijos no tenían futuro y de repente se me abrió la veda para soñar con la vida que quisiera. Nunca sentí instinto maternal y no estaba dispuesta a esperarlo, quería saber si estaba dispuesta a ser o no madre y marcar el camino a seguir. No conseguía vislumbrar la respuesta hasta que de repente, parada en la Puerta del Sol me hice otra gran pregunta. ¿Cómo sería mi vida sin hijos?

Toda mi alma se encogió. Fue muy extraño, nunca había sentido esa tristeza (estamos hablando de alguien depresivo por naturaleza que no había sentido ese tipo de tristeza… Es raro, por si no os habéis dado cuenta). Tuve una congoja como nunca antes (y eso que yo estaba acostumbrada a provocarlas para intentar encontrar sentido a las cosas. Tal y como estaba haciendo). Fue pensar llegar a vieja y no ser madre y sentir una punzada en el corazón que me habría matado si me hubiera dado cuenta mucho más tarde de que tenía ese instinto maternal. Así supe que tenía instinto maternal. Imaginando me que nunca sería madre…

Bien, ya tenía un objetivo de vida y tracé mi plan de futuro. Me iría a Irlanda a vivir, acabaría siendo panadera en un pueblo perdido de la tierra verde y encontraría un irlandés con quien tener niños pelirrojos.

Pero antes… Un año sabático y otro año para conseguir ahorros. Que estando independizada y ser mileurista lleva tiempo conseguir juntar un mínimo decente.

Y llegó el año de ahorrar. Un treinta de diciembre decidí mi propósito de año nuevo: nada de enamorarme tontamente. Estaba harta de decepciones, ya tenía una vida decidida y no cabían más desilusiones de amor.

El 10 de enero de ese año iba a viajar a Barcelona para pasar el fin de semana con Mamá Oveja. Pero una ciclogénesis no permitió salir a mi autobús y me tuve que quedar en tierra. A la vez, una amiga se quedó sin pareja y decidimos salir a muerte durante el fin de semana. Me enganchó a una comunidad gótica online y así salimos, de negro y debidamente maquilladas. Y esa noche conocí a Papá Futuro…

Diez días nos separan de conocernos a empezar la relación… Diez días en los que le dejé muy claro cuáles eran mis objetivos de vida. Y antes de que llegara el día le dejé muy claro que no iba a empezar una relación donde los hijos no tenían cabida. Él aceptó…

Y empezó la montaña rusa. Primero conocernos, después convivir, después mudanza y después boda. Durante ese tiempo su respuesta siempre era sí, pero ahora no. Cada año mi instinto se hacía más de notar. Finalmente llegó la operación de rodilla y fue un punto de inflexión. Yo no aguantaba más, ya pasaban cinco años de todos sus ahora no. Si no había disfrutado de la vida como quiso antes de querer tener hijos, yo ya no podía esperar más. Así que acordamos esperar a mi recuperación y ponernos con ello.

Nunca sudé tanto en un gimnasio. Estaba dispuesta a hacerme daño con tal de que llegara el día de dejarlo ocurrir. Mientras tanto cambiamos de métodos anticonceptivos porque los hormonales me estaban provocando alteraciones importantes de percepción de la realidad (depresión, para que nos entendamos).

Y un día ocurrió un milagro. No quiero dar más detalles, pero para mí fue un milagro.

Es curioso, apenas había dejado la píldora unos meses antes y por fin volvía a ser la persona alegre que Papá Futuro conoció. Volvía a querer comerme el mundo, a saborear la vida y a sonreír todos los días sin que me tuvieran que contar un chiste.

Y sin esperarse a que decidiéramos que era el momento, llegó el momento para nosotros en un baño de lluvia de estrellas.

Nueve meses más tarde, el 12/02/2015 vi cumplido mi deseo. Desde entonces toda nuestra vida ha dado un giro…

FIN

Me he sentido muy identificada con esta historia y he recordado tanto… ¡lo pasaba tan mal cuando pensaba que envejecería sin hijos! Menos mal que la vida nos ha regalado lo que más deseábamos…

Gracias Mamá Futura por confiar en mí y contarme tu historia. Muackssssssss.

¿¡Qué os aparecido esta historia de Queriendo ser madre!? Es increíble el giro que puede dar la vida si nos paramos un poquito a preguntarnos que es lo que queremos realmente hacer con ella. ¿¡ Os ocurrió algo parecido!? Dejadme vuestros comentarios contándome vuestro caso…o mejor…

Si pasas por aquí y te emocionas con estas historias y te ves reflejado en ellas, ¿no has pensado en contarnos la tuya? quizá te ayude a dar el paso el hecho de que con ella puedes ayudar a muchas familias que estén pasado o hayan pasado por lo mismo que tú. En Cuéntame tu Historia para Queriendo ser Madre tienes todos los detalles…venga, desahógate escribiendo tu historia y mándamela a mamarreir@gmail.com o en el formulario de contacto que he puesto al  pie de página ¡todos te esperamos!

Más historias en Queriendo ser madre.

Posts relacionados de interés

Si te ha parecido interesante, por favor, compártelo...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+
Pin on Pinterest
Pinterest
Buffer this page
Buffer
Email this to someone
email
Print this page
Print

21 comentarios en “Queriendo ser Madre. La Historia de Mamá Futura

  1. Una historia preciosa, estar al lado de alguien que no quiere tener hijos cuando para una es una opción es muy duro, lo mejor que hizo fue plantearse un nuevo futuro y luchar por él.
    Me ha encantado leer la historia y conocer un poco más a Mami Futura.

  2. Me siento en parte identificada. Yo desde siempre quise ser madre. Adoro a los niños y con ellos siempre tengo una paciencia infinita. Pero conocí a una persona que no quería hijos. Yo era joven y pensé que aún quedaba tiempo, que su inmadurez era la que hablaba, pero no concebía que fuera cierta esa frase de : NUNCA VOY A QUERER TENER HIJOS CON NADIE.
    Al final, vi que ese era mi futuro, el querer ser madre y no serlo si seguía a su lado y si él seguía pensando así. Supongo que eso nos distanció. Eso y otra persona que se cruzó por su vida, más joven, sin pensar en hijos ni compromisos y lo dejó todo para ir con ella.
    En aquel momento lo odié. Lo odié por dejarme. Lo odié por no luchar por lo nuestro. Un año y medio más tarde volví a verlo. Se casaban nuestros mejores amigos. Él fue solo a la boda. La chica… desapareció dos semanas más tarde. Yo fui de la mano de mi ya marido. Con el que hice lo mismo que mamá futura. Decirle desde un principio todo lo que quería y esperaba de la vida. El punto más importante: tener hijos, cuando vi que él también y que los quería ya y que quería formar una familia tan grande como pudiese, me dije… Ahora sí.
    El día de la boda de estos amigos, se acercó a saludar. Ese día, le miré y le dije: Gracias, gracias por dejarme ir, y por hacer que conociera a este hombre tan maravilloso. Él cogió una borrachera impresionante, por lo visto se arrepentía de todo. Pero eso es otra historia. Yo solo recuerdo, luces, amor y color! 🙂 🙂
    Saludos

    • Recuerdo un poco de tu historia sobre todo esto. Pues sí, siempre he pensado que las cosas ocurren por algo..

      Me alegro que seas tan feliz!!!

  3. Mami Futura, tienes un par! Me encanta que tuvieses la decisión tan clara y persiguieses tu objetivo. A veces parece que si eres mujer y dices (ya no digamos a tu pareja) que quieres hijos te llueven un montón de etiquetas. Quiero tener hijos, sí, qué pasa? Me ha encantado 🙂

  4. Qué bonito! Y qué importante es tener las cosas claras en la vida! Muchas veces se nos pasa el tiempo dando tumbos de un lado a otro y no concretando nada, para llegar a querer hacer algo y que ya sea tarde…hay que saber lo que una quiere y lo que no e ir a por ello!
    Enhorabuena por tu historia!

  5. Conocer la historia de primera mano, no a cachitos que se pueden leer en su blog, permite ver que Mamifutura tiene las ideas muy claras, y que cuando se propone algo, lo consigue. Haber seguido sus semanas de embarazo, y leer las palabras tan bonitas que dice de Papá Futuro es toda una lección para las demás.
    Besos especiales a ambas

  6. Qué historia tan bonita!!!! Yo también sentí ese instinto muy joven, siempre quise ser madre.
    Y qué valiente superar depresiones y recuperar la ilusión, me imagino lo difícil que es salir de algo así.
    Me ha hecho mucha gracia que salieran de góticas, pero a pesar del negro que llevaban la vida se abrió camino y se cruzó en su destino papá futuro.
    Me ha encantado y enhorabuena por ese tesoro.
    Besos.

Deja un comentario

Responsable » Carolina Vargas Alarcón.
Finalidad » Enviarte nuevos contenidos.
Legitimación » Tu consentimiento.
Destinatarios » Los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa (proveedor de hosting de Mamá Ríe) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Webempresa. (https://www.webempresa.com/aviso-legal.html).
Derechos » Podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.