Queriendo ser madre. Capítulo 56: Monitores

MonitoresLos nervios empezaron a aparecer en cuanto tuve que acudir a los primeros monitores, no de forma exagerada, yo seguía disfrutando de mi estado en mi mundo como si la cosa no fuera conmigo, pero esa consulta era signo inequívoco de que el día se acercaba. Fue el 12/03/11,  nueve días antes de mi fpp, fue a primera hora de la mañana y tenía que ir desayunada, se supone que para que el bebé tuviera más actividad, como ya acostumbraba me comí dos donuts en el coche porque yo no puedo comer nada recién levantada, tiene que pasar un ratito. Llegamos y dónde primero nos dirigimos fue a consulta, donde me hicieron una ecografía comprobando que todo estaba bien y en la que me aseguraron que aun me quedaba muchos días para dar a luz, el cuello de mi útero estaba muy cerrado y llegaron a decirme que seguro me pasaría de la fpp.

Eso era algo que me preocupaba muchísimo, desde que llegué a un avanzado estado de gestación, siempre que pensaba en la posibilidad de pasarme del día 21, que era para cuando se supone que tendría que parir…¡me daba pánico!, y lo peor de todo es que yo creía que era lo normal y que ocurriría, conocía y estaba harta de escuchar a embarazadas decir que llevaban X días cumplidas…¡y estaban tan tranquilas! yo solo de pensarlo me faltaba el aire y deseaba que se adelantara, no mucho, pero que no se pasara del día, ¡no sabría como soportar la preocupación y la incertidumbre!

Por fin me subieron a monitores, UPMF se quedó fuera y entré yo con tres chicas más, estábamos todas en la misma habitación en camas contiguas. Ya sabéis de que va esto, me tumbaron (léase textualmente, me vi negra para subirme a la cama, me tuvo que ayudar la enfermera) y me colocaron dos correas; una que mide la frecuencia cardíaca del feto y la otra que recoge y monitoriza las contracciones. Con lo bonito y agradable que es escuchar el latido de tu bebé…¡pues en ese momento era para salir loca!, 4 bebés a la vez latiendo como descosidos, agudizando el oído para intentar diferenciar cual es el tuyo…Aunque finalmente lo agradecí, porque me evitó el disgusto de pensar que algo ocurría, la enfermera no hacía más que mirar mi monitor y girarme; primero a la izquierda, luego a la derecha….al ratito volvía, me daba palmaditas en la barriga…hasta que ya me preguntó “¿desde cuando no notas al bebé?” mientras le daba voz al aparatito para asegurarse de que el que latía era el mío y no el de al lado. No supe decirle porque lo cierto es que no lo había dejado de notar el  tiempo suficiente para preocuparme, además de que yo sí escuchaba su corazoncito latiendo…¡estaría durmiendo!

¡Pero durmiendo de verdad!, se fueron mis 3 acompañantes y vinieron otras nuevas, que también se marcharon y fueron reemplazadas por otras...y yo seguía allí con un bebé roncando dentro de mí tan plácidamente que no daba señales de actividad…no  me extraña, atiborraico lo tenía con los donuts y ahora estaba echándose una siesta. Mientras UPMF estaba fuera para que le diera un infarto y dio el recado a unas de las últimas chicas de que se asegurara que yo estaba allí y que todo iba bien, para decírselo cuando saliera si yo aun no hubiera dado señales de vida.

Volvió la enfermera y me dio un zumo de piña…y yo que odiaba los zumos de cajita, sobre todo los de piña argggggg… le dio margen a que le llegara a mi bebé pero nada, seguía sin moverse. No tardó en traerme tres caramelos de los que son todo azúcar y encima de los baratos, empecé a pelarme uno tranquilamente cuando me dice ” no, te comes los tres a la vez y nada de chuparlos, los masticas y pa’dentro”…y ahí sí, empezó el festival jajajajaj ¡se puso como las motos!

Y menos mal, porque el que estaba como las motos y apunto de asaltar la sala de monitores era UPMF…¡pobre!. Pues de allí salimos 2 horas después sin una contracción y con la certeza de que aun nos quedaban muchos días por delante para conocer a UBMF.

Estábamos justo a punto de montarnos en el coche, cuando recibí una llamada de mi madre diciéndome que una prima (mujer rancia de mi primo rancio que ni me saludan por la calle y además me había copiado el nombre del bebé) había dado a luz esa madrugada y claro, ya sabéis las madres -“hombre estaría feo que no te pasaras a verla estando allí, siquiera por la tita”…¡ayyyyyyyy qué ganas!. Pues sí, subimos a verla y cual fue mi sorpresa cuando me la encontré por el pasillo paseando más fresca que una lechuga, ni una miajita encorvada, así que no puede evitar pensar “coñ…pues esto no puede ser tan difícil”…pero de repente unos nubarrones llegaron a mi mente y me entró un no sé que por los pies…ayyyyyyyyy era real, podía pasar en cualquier momento, es más, mi prima se adelantó un mes…arggggggggg ¡ahora la que copiaba nombre era yo!.

A partir de ese instante me di cuenta de que mi bebé, ese que tanto me acompañaba, al que tanto estaba disfrutando dentro de mí, podía querer salir en cualquier momento, que en nada, era cuestión de días o quizás solo horas, podía ser yo la que estuviera allí, con mi bebé, ese que tanto había soñado, entre mis brazos, regalándonos amor.

…continuará

 Capítulo 55


En un principio como os dije la semana pasada en el capítulo anterior, este iba a ser el último, pero me quedaba muy largo y quería contaros el episodio de los monitores. Además he pensado que  ¡¿qué mejor día para acabar que el día de la madre!? Así que el domingo Extra de Queriendo ser madre Capítulo Final…¡¡no os lo perdáis!!

Posts relacionados de interés

Si te ha parecido interesante, por favor, compártelo...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+
Pin on Pinterest
Pinterest
Buffer this page
Buffer
Email this to someone
email
Print this page
Print

40 comentarios en “Queriendo ser madre. Capítulo 56: Monitores

  1. Emocionante, yo me relajé tanto al llegar al hospital, que no me preocupaba ya si salía por la mañana, por la tarde o por la noche, a pesar de estar de 7 cm…

  2. Qué bonito!!! Y madre mía en monitores que horror jajajaja. Yo no llegue a monitores, ni siquiera a pensar que se acercaba la fpp, el mío dijo que ahí dentro estaba ya muy apretado jijiji.
    Muack!!

  3. Ayyy qué bonito colofón en el día de la madre!! Jajaja me parto con lo de ahora la que copiaba el nombre del bebé era yo jajajaja. Esas cosas pasan… pero a ti se t ocurrió antes fijo, te lo digo yo!!

  4. Si que tenía sueño UBMF!!,menos mal que al final se movio jejeje,la mia daba unas patadas en las costillas que me baldaba,eso si yo no llegue a monitores,en la 39 ya di a luz.
    Deseando leer el domingo todo!!
    Besos

  5. Si es lo que te digo siempre, no tenéis una revisión tranquila del todo, se quedaría a gusto con la siesta aunque el chute de azúcar luego le tuvo que pasar factura jeje.
    Yo no llegué a la fase monitores como tal, me hicieron uno a las 37 semanas en una revisión normal para ver si mi mini SB estaba bien por el bajo peso y justo después me dijeron que en dos días me inducían el parto.
    Espero con ganas el desenlace 🙂
    Besote.

  6. Ay que ternurita, quería dormir. Me recuerda al mío en la 4D, nada, el durmió toda la sesión. Pero él es así, dormilón.

    Ya estamos llegando al final muy feliz, que emoción!!

    Un abrazoo!!!!

  7. ainsss yo a esa parte no llegué..el señorito salió antes de lo previsto así que bye bye monitores. Si me llega a pasar algo así,me habría cagado del susto jejeje, hija, hasta el dia del parto no nos vas a dejar respirar! …ya solo queda uno? 🙁

    • Es que aquí hacen los monitores muy pronto. Nada, es que yo no respiré hasta el día del parto…desgraciá que es una pa esos menesteres! Jajajaj. Si ya es el último…creo! Jejejeje

      • Aquí tenía yo mi fpp para el 27 y los monitores los tenía el 19.. Nació el 15 jaja.
        Hizo bien, porque recuerdo que los monitores eran a las 8 y en el autobús no llegaba ni de coña porque sale a esa hora del pueblo. Y como mi Marido no podía llevarme porque teníamos el hotel a tope, su idea era que durmiese en casa de su madre el día anterior. Créeme… Prefería morir debajo de un puente jaja. Así que mi niño me salvó.

            • No me digas que de verdad tienes un hotel!!!??? arrrrgggggg me muerooooooooo, tiene que ser genial tener un hotel!!! siempre que los huespedes sean desconocidos, claro!!!

              • Jajajaj. Es un hotel rural, osea es pequeño. 12 habitaciones. Tiene sus ventajas y sus desventajas, como todo. Por ej tengo el lujo de criar a mi hijo sin necesitar guarderías ni canguros. Pero por contra, no tenemos mucho tiempo libre, ni apenas privacidad. De todos modos a mi ahora mismo poder estar con el niño me compensa jeje.

  8. A mi me pasó igual, fui tres veces a monitores y el señorito no dio señales de actividad… Y yo desesperada, jajajaj. Eso si, mi señor esposo a mi lado, faltaría más 😉
    El domingo te leo. Muakkk

  9. A UNMF le encantaba dormir en tu barriga, jejeje ya podía haber seguido durmiendo así fuera ¿no?.
    Es verdad que cuando vas a monitores es como ya está, en cualquier momento.
    Con el primero si que da pánico que se retrase, G. nació dos dias antes, pero la peque no quería salir, estaba muy agustito conmigo y se pasó 9 días de la fecha.
    Besos, y esperando el desenlace final.

  10. Que nervios por dios¡¡¡¡ Yo nunca he llegado a monitores, porque Alejandra puntual como ella misma nació justo el día que se la esperaba y ese día no pude ir a monitores porque estaba pariendo y Diego se adelantó 15 días asi que tampoco llegue a monitores.
    Un besote.

    • Jajajjaja oye pues muy mal, si tenía cita en monitores debiste acudir…lo de parir y esas cosillas podían esperar jajajaj.

      Y mira Diego qué considerado también!!

      Besossssssss

  11. Vaya sustos nos dan estos chic@s, jajajaja. Espero impaciente el último capítulo, que me has dejado con la intriga :). Besicos y buen finde largo!

  12. Yo creí que nunca llegaría a ir a monitores, porque mi FPP era el 4 de noviembre y los primeros los tenía programados para ese día. Pero como mi bichilla se retrasó tanto creo que me hicieron la prueba 4 o 5 veces antes de parir. Eso sí, está era la movida del grupo, porque era conectarme y comenzar la actividad sísmica. Ni zumos, ni nada. Era un no parar y enseguida me echaban a la calle. Es verdad que la sala parecía una discoteca con tanto ruido de latidos a todo volumen.¡Ya no me acordaba de eso!

  13. Pobre UPMF, él sin saber nada y tu ahí tumbada, con zumitos y caramelos… Jaja

    A mi los monitores me los hacían sentada, mucho mejor, sólo tumbada una vez que fui a la seguridad social, que todavía estaba trabajando y visto la cantidad de tiempo que perdí esperando nunca más volví! Odio perder tiempo.

    Esa sensación de puede ser esta noche, mañana o dentro de una semana es genial! Da vértigo, risa floja, miedo…. Todo!

  14. Ayyyyy que angustia tener un bebé tan dormilón,jejejeje. Yo no llegué a monitores, se me adelantaron los dos, la niña días y él mes y bastante.
    Mira que copiarte el nombre y encima se le adelanta y parece que copias tú,Grrrrrr!!!!!!!!
    Un besito.

    • De verdad, aunque esa vez no me preocupé porque yo sabía que estaba bien , aunque parece que todos se empeñaban en que no…

      Jo lo del nombre fue …argggggggg pesada!!!

      Besosssssssss

Deja un comentario

Responsable » Carolina Vargas Alarcón.
Finalidad » Enviarte nuevos contenidos.
Legitimación » Tu consentimiento.
Destinatarios » Los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa (proveedor de hosting de Mamá Ríe) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Webempresa. (https://www.webempresa.com/aviso-legal.html).
Derechos » Podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.