Queriendo ser madre. Capítulo 53: Compartir Amor e Ilusion

Compartir amor e ilusiónEste capítulo es especial; no os voy a hablar de miedos, que aunque nunca dejé de tenerlos a estas alturas ya eran más llevaderos; ni de síntomas ni achaques de embarazada, que tras casi 5 meses y después de desearlos con todas mis fuerzas, seguían sin aparecer…¡me sentía genial!; ni de ilusiones, que cada vez eran más grandes y confiadas, ni de pruebas, ecografías…siguiendo el hilo del Queriendo ser madre, este capítulo coincide temporalmente con un hecho muy importante para nosotros, sobre todo para UPMF…así que este capítulo se lo dedico a él.

Desde siempre había pensado que cuando una mujer se queda embarazada, o incluso antes, aun sin saberlo, la pareja se reparte una serie de roles que a cada uno le toca asumir, porque esto es cosa de dos; nosotras vivimos la incertidumbre de los síntomas o ausencia de ellos que predicen el embarazo, notamos como nuestro cuerpo nos da señales que intentamos interpretar, nos vemos afectadas por los cambios hormonales, nuestras barrigas crecen, tenemos el privilegio de sentir nuestro bebé dentro de nuestro cuerpo, nosotras lo parimos…sin embargo, el papel del padre es más de apoyo, compañía…es menos físico, pero igual de emocionante que para nosotras.

Sin ánimo de menospreciar ni ofender a ningún padre, yo siempre supe que UPMF iba a ser muy importante durante mi embarazo y bueno, después también en mi maternidad, por su forma de ser, su forma de valorar a la mujer-embarazada-madre, su deseo de ser padre, su pasión por los niños…pero imaginé que asumiría el papel que os decía, el de compañía, protección, apoyo…nunca imaginé que incluso llegaría al punto de superarme en muchos aspectos y en su forma de vivirlo.

Los mismos nervios e ilusión en las betas, el mismo miedo a que algo salga mal, él dolor en las pérdidas…supongo que hasta aquí como cualquier padre. Pero el hecho de vivir una infertilidad hizo que todo fuera un poco diferente; no solo me acompaño y protegió en los tratamientos, como ya os he contado en más de una ocasión,  si no que los vivió conmigo; compartimos incertidumbres, pánicos irracionales al desconocimiento, él y solo él se hizo responsable de todo lo que concernía a la medicación, me pinchaba, me obligaba a caminar, me levantaba en los momentos de bajón cuando la mayoría de las veces el estaba peor…

Y es que el peso de la culpabilidad nunca lo abandono, nunca entendió porqué siendo culpa suya yo lo tenía que pasar tan mal, porqué siendo culpa suya él solo tenía que aportar una muestra de semen…ha llorado muchas veces por ese motivo e incluso se mostró en alguna ocasión reacio a seguir adelante…no quería hacerme más daño.

Y como no lo entendía, no quiso que fuera así, intentó por todos los medios compartirlo todo tanto lo malo como lo bueno. Él no podía pincharse, ni engordaba, ni…iba a decir sufría cambios hormonales…jajajaj si que los sufría, si!! pero estaba ahí, siempre estaba ahí para mí, él era mi todo; quien me abría los ojos, quien me animaba, quien secaba mis lágrimas, quien soportaba mis desvaríos, quien me cuidaba, quien me ilusionaba…quien me llenaba de amor. Cuando me quejaba de que no podía dormir, siempre me decía que ojalá se pudiera cambiar por mí, cuando empecé a notar los movimientos de mi tesoro, siempre decía que daría lo que fuera por ser yo, por las noches en el sofá no apartaba su mano de mi barriga, decía que así la sentía como suya, seleccionó música que escuchábamos los tres juntos, leía, se informaba…siempre quiso vivirlo al máximo y compartir amor e ilusión.

No me preguntéis porqué, no lo sé, pero algo me llevó a apuntar esta fecha, algo que podía haber pasado como una anécdota más, en la carpeta de UNMF aparece  un papel con la siguiente nota “anoto la fecha porque seguro que os gustará recordarlo a papá y a ti pasado el tiempo” un día, concretamente el 08/11/11 ,estando de 20+6 semanas fue cuando UPMF notó por primera vez a nuestro bebé, sintió a su hijo y fue más partícipe que nunca de este sueño nuestro que se estaba cumpliendo…en ese instante murió de amor, de emoción, no podía creer que la sensación fuera tan maravillosa, tan real…

A partir de ese momento no dejaba pasar la oportunidad de sentirlo; le hablaba, le daba besos, le cantaba, le ponía música, gritaba su nombre cuando llegaba de trabajar…y lo más sorprendente es que pasados los días, UNMF le respondía, cuando oía su voz se movía, cuando besaba mi barriga el bebé daba una patada donde UPMF tenía la boca, recuerdo esos momentos de escuchar a Louis Armstrong mientras me hacía ritmos en la panza porque decía que su niño tenía que ser músico como él…¡era increíble, sorprendente, era mágico!

Creo que a partir de ese día, UPMF dejó un poco de lado su carga, sus miedos y empezó a disfrutar y a creerse más su paternidad, a sentirse afortunado por estar viviendo un sueño en primera persona. Un simple gesto, una pequeña patadita de nuestro bebé hizo que se sintiera un poco menos culpable y más partícipe por lograr lo que él más quería…compartir amor e ilusión.

…continuará

Capítulo 52

Si te ha gustado, ¡compártelo!Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
0Share on Google+
Google+
0Pin on Pinterest
Pinterest
0Buffer this page
Buffer
Email this to someone
email

46 comentarios en “Queriendo ser madre. Capítulo 53: Compartir Amor e Ilusion

  1. Que post tan bonito!! Tu marido parece una bellísima persona y un padrazo,eres afortunada!!
    Yo también me siento y me sentí muy acompañada por mi marido,me he emocionado leyendote!
    Besitos

    • Gracias!!! ayyyyyyy es que lo nuestro es muy diferente y se vive de otra forma, le da la opción a ellos a vivirlo casi como nosotras…

      Vaya tela, por whassap!!?? jajaja

  2. No entiendo cómo antiguamente los hombres se implicaban tan poco en la paternidad. Al papá de mi bichilla le pasa como a UPMF, porque desde el principio ha estado pendiente de todo el embarazo (a veces pesadito para mi gusto) y desde que nació mi churumbelita se desvive por ella. A su lado sé que quedo como una mala madre de cuidado, pero ¿y lo tranquila que vivo yo? Sabiendo que si está con él va a estar mejor que conmigo (pero sin teta, que es mi única baza para que esta niña me preste atención).

    • Yo tampoco lo entendido nunca, sin ir más lejos mi padre…nunca tuve queja de él pero ni parecido a UPMF.

      Ay si, qué pesados!!! yo siempre dije que UPMF, sobre todo al principio, era más madre que yo y que las tetas las tenía que haber tenido él jajajaja

  3. Ay, pero qué bonito!! Ese momento debió de ser súper, súper especial para UPMF… y también para ti. Y lo mejor aún estaba por llegar. Me encanta cuando te pones tierna, siempre consigues que me some la lagrimilla 🙂

    • Si que lo fue, nunca lo olvidará!! eso eso lo mejor aun está por llegar!!!

      Jajajajaj me pongo tierna!!!?? me parto jajajaj…ayyyyesa lagrimilla fácil!!!

  4. Que bonito Carol, es que los papas también son super importantes. Yo conozco papis que si, quieren tener hijos pero piensan que son cosas de sus madres o los tienen porque sus parejas quieren tenerlos.
    Yo siempre he dicho que he tenido mucha suerte porque mi marido quería ser padre casi mas que yo. Ha disfrutado siempre de los embarazos a tope y se le veía el orgullo que sentia de ser papa.
    Te felicito por tener UPMF asi como es el, porque se necesita todo su apoyo y cariño.
    Un besote.

    • Yo también he tenido mucha suerte y tengo que agradecerle el ser madre, el siempre ha querido tener hijos más que yo.

      Muchas gracias. Besossssssss

  5. Qué bonito!! Te sigo hace tiempo y mira que me has emocionado y me has hecho llorar mil veces, pero esta vez no he podido deja de escribirte por lo bonitas y generosas que son tus palabras. Ya me tienes llorando otra vez

    • Pero bueno y por qué no me has escrito antes!!?? oyeee dime que también te he hecho reir alguna vez!!

      Gracias por tu visita y espero que no sea la última que me dedicas unas palabras, eh!!??

      • Claro que me has hecho reir!! Me encanta tu blog, lo descubrí cuando ya ibas por el capítulo 39 de tu increíble historia y me empapé las 38 entradas anteriores de golpe! Menuda lectura mañanera tan genial.
        Te sigo desde ese día, y por supuesto te seguiré leyendo 🙂

  6. Ay que bonito!!!!! Cuantas emociones vividas! Es verdad que ellos lo viven de otra manera, pero si quieren implicarse pueden hacer un montón de cosas para vivirlo de una forma más intensa.
    Anda que no le hubiera gustado a UPMF el invento ese de las barrigas con sensores para sentir lo mismo que tu 😉

    • Gracias!!!La verdad es que el hecho de ser un tratamiento de fertilidad hizo o nos dió la oportunidad de implicarnos y vivirlo todo con la misma intensidad.

      Gracias por tu comentario.

  7. Ayyyyy qué precioso!!!!!!! Me ha gustado muchísimo, me alegra que todo saliese tan bien y tengáis a UNMF creciendo y alegrando vuestra vida, os lo merecéis. Un besín.

    • Gracias Gema!!! fue un momento tan especial e inolvidable, me alegro muchísmo por UPMF, él si que se merecía un regalo así!!!

      Besosssssssss

  8. Que bonito!!! Tienes la suerte de contar con una persona asi a tu lado. Yo cada dia doy gracias por tener a mi marido y desde que estamos en este proceso he aprendido a valorar muchisimo mas todo el amor y comprensión que me da.
    Somos unas afortunadas….jejeje
    Bss

    • Si que lo somos Mar, estos casos tan fuera de lo normal hace que nos demos cuenta de muchas cosas y que aprendamos a valorar otras muchas!!!

      Besossssssss

    • Si, eso pienso, igual o más que para nosotros, ellos están ahí fuera y el sentirlo es como que participan más de ese milagro.

      Besosssssssss

  9. Qué bonito! Mira, justo por la fecha aproximada en la que UPMF sentía a su bebe por primera vez, nosotros estábamos, sin saberlo, fabricando a Minififi, jejeje. Muchos besicos

    • Gracias!!! UPMF nunca estuvo en segundo plano, el siempre se implicó mucho en todo, también creo que fue porque al ser algo excepcional ,la situación se prestaba a ello, además de que su culpa no le dejaba vivir.

Deja un comentario