Estereotipos de Género en Niños. La felicidad de un niño no se mide por colores

Mi rubio tiene una bici rosa, sí. Ah y también tiene un carrito con una muñeca a la que llama “mi bebé”. Y por si fuera poco juega a que es un papá o mamá, no lo tengo muy claro, y lava la ropita de sus hijas en su lavadora de juguete…Por esto y solo por esto, cada vez que viene alguien a casa y lo pilla jugando, salimos al parque con su bici rosa o con su carrito, tengo que ir, como se dice por aquí, con la escopeta cargada dispuesta a disparar respuestas de todo tipo a quien osa a criticarle. Sí, hoy esto va de los estereotipos de género en niños, no os imagináis lo hartos que estamos de ellos.

Estereotipos de Género en Niños

Según ellos son “cosas de niñas” o “cómo juegas con eso con lo machote que tu eres” (argggg odio esa palabra). Hay montones de frases similares, cada cual más insultante e hiriente, todas ellas pertenecientes a lo que llamamos estereotipos o diferencias de género, que cuando se trata de niños, parece que esa palabra abulta más.

En definitiva, dicen qué cosas se asocian a los hombres y las mujeres (estereotipos de género masculino y femenino)…¡me parece tan absurdo hacer este tipo de distinciones!. Y en los niños ya es el colmo.

Estereotipos de Género en Niños

Los estereotipos de género influyen en la vida de las personas, sobre todo las de los niños y niñas, determinando que crezcan con una forma de pensar, hablar, relacionarse…en general afectando a su desarrollo.

Se adquieren a través del aprendizaje y tienen un marcado factor cultural. De ahí la importancia de la influencia de la familia, la escuela, medios de comunicación…son como una mala plaga.

¿Cómo afectan los Estereotipos de Género a los Niños?

Los niños comienzan a interiorizar esas diferencias desde muy pequeños a través de los juguetes y los juegos. Por desgracia los estereotipos de género en los juguetes están muy marcados aun. Y es una pena que una de las vías de aprendizaje más importante en niños esté afectando tan negativamente a nuestros pequeños.

Ocurre lo mismo con los cuentos. Por favor, ya está un poco pasado el rol de la madre entregadísima al hogar y cuidado de los hijos y que sea el papá la figura inteligente que se marcha fuera a trabajar. Ya basta de reflejar estereotipos de género en los cuentos infantiles.

Los expertos aconsejan trabajar la igualdad de género desde la infancia más temprana. A a partir de los 10 años, puertas de la adolescencia, las consecuencias pueden ser irreversibles.

Algunas de esas consecuencias de los estereotipos de género en en niños:

  • Fomenta la desigualdad entre niños y niñas. Pero esto ocurre desde casa, desde dónde creo que está la raíz del problema y que aun hay mucho por hacer. Hay que eliminar los estereotipos de género en la familia; los padres tienen que olvidarse de que las niñas son más débiles ya que las hacen vulnerables al sobreprotegerlas, solo por el hecho de ser niña. Y no, por el mismo motivo, no tienen que ser ellas las que ayuden a mamá en las tareas domésticas, ni la mamá tiene que ser quien las haga ni la ayudada.
  • La imagen social de las niñas es inferior a la del niño. Me comentan amigas mamás de niñas y niños, que les ha ocurrido que cuando vienen del parque recriminan a la niña el haberse ensuciado y al niño no…¡asombroso!, ¿las niñas siempre tienen que ir emperifolladas? ¿no pueden jugar?.
  • Contribuyen a fomentar los casos de violencia de género, sí, ya en niños. Y ya sabemos el problema social que eso está suponiendo.
  • Tanto a niños como a niñas los encasilla en determinados roles sociales. Esto ocurre mucho con los estereotipos de género en el deporte; los niños juegan al fútbol y las niñas van a baile.
  • A veces se dan restricciones de género en la escuela y esto no debería permitirse. Con ello se limita las posibilidades y comportamientos de niños y niñas haciendo que no se desarrolle por completo la personalidad.

En general, tanto niños como niñas soportan diferencias de género desde muy pequeños que marcarán su futuro.

Los estereotipos de género tienen que ir desapareciendo pero ya. Hay sitios en los que será verdaderamente complicado por ser un asunto cultural. Pero desde casa, pasito a pasito, los padres y familia en general, tienen que ser capaces de inculcar a sus hijos otro tipo de valores sin ningún tipo de diferencias ni restricción por ser de un género y otro.

Que más da un camión, una muñeca, una camiseta, bici, monopatín rojo, azul o rosa…respecto a esto…ojo con las diferencias de género en la publicidad, estos y todos los días. Lo importante es que esa camiseta o juguete elegido cumpla la función de hacer feliz a ese niño. ¿No creéis?

A los niños hay que escucharlos y respetarlos en sus decisiones. Debemos olvidarnos de los estereotipos de género en niños para crear una sociedad mejor. La felicidad de un niño no se mide por colores.

Información obtenida aquí

4 comentarios en “Estereotipos de Género en Niños. La felicidad de un niño no se mide por colores

  1. Lo de jugar “a cosas de niñas” me revienta. La primera y única vez que Redondo me dijo eso, fue al poco de empezar el cole y le expliqué claramente que no había cosas de niñas ni cosas de niños, que todos podíamos jugar a todo. No sé si le quedó claro o no, pero volver no lo volvió a decir…

    • Igual que a mí, también me revienta. A mí me pasó algo parecido pero con una camiseta rosa, alguien le dijo que era una camiseta de niña. Creo que también se lo expliqué detenidamente y le quedó claro que no hay colores de niños ni de niñas, que cada uno se pone la ropa del color que le gusta.

  2. Estoy totalmente de acuerdo, pero es difícil ir contra el mundo, porque al final, nuestros niños son los raritos, y no sé si es algo positivo, ya que no lo han elegido ellos, se lo estamos imponiendo nosotros. En casa, no hay juguetes de niños y de niñas, pasear un carrito es unisex, así como jugar con camiones o superhéroes. Tanto Mr. Sapo como yo tenemos roles comunes en las tareas del hogar y somos firmes defensores de la igualdad de género. Pero a mi hijo no le pongo lacitos en el pelo aunque me lo pida. Ni le pintaré las uñas en un futuro. Porque no, por muy iguales que nos creamos, por muy libres de estereotipos que queramos estar, no lo estamos, ya que vivimos en sociedad. Si mi hijo va al cole con dos coletas, van a reírse de él, igual que si lo hiciera mi marido en el trabajo, con la diferencia de que si se las pongo yo, mi hijo no habría elegido libremente ser raro. Y respeto al que lo haga, pero no quiero entrar en esa guerra. En general, por supuesto que abogo por la igualdad, porque los niños y niñas jueguen con lo que les dé la gana, porque no traten a mis hijos de forma distinta por ser niño y niña, pero a mi hija le pongo vestidos y lazos y a mi hijo, vaqueros y camisa. Un abrazo!

    • Aun nos queda mucho camino por recorrer en el tema de la igualdad, pero es que aun así, creo que jamás puede haberla totalmente porque no somos iguales, tenemos un género que nos identifica y por otra parte, como bien dices vivimos a merced de una sociedad que nos guía. Yo aspiro a algo más simple, solo quiero que si mi hijo va en bici rosa, no lo miren mal, no quiero que él se pueda sentir mal por una tontería.

      Gran aportación. Muchas gracias.

¡Seré aun más feliz si me dejas tu comentario!

A %d blogueros les gusta esto: