Todo tiene un comienzo…

En un lugar de la M…noooo, no os asustéis, que no se trata de soltaros aquí y ahora “El Quijote” en verso, pero si de contaros un poco mi historia. En definitiva, este es un blog en el que hablo de mi maternidad y como supondréis no parí un bebé de 19 meses, hasta llegar a este punto pasaron cosas, muchas cosas que  me apetece que sepáis. Intentaré no extenderme mucho, aunque según Un papá muy feliz no se resumir las cosas, si estuviera hablando con él ya estaría mirando para otra parte y bostezando, jejejje, ¡qué poca paciencia me tienes hijo! Además hoy me ha dado la vena de “contarmividaaunqueaburra”, así que pa´lante (ahora es el momento de cerrar si no queréis aguantar el tostón).

Bueno empiezo, hace ya doce años que nos casamos, y aunque muy jovencitos, ya llevábamos un largo noviazgo a la espalda. Supongo que como muchas parejas jóvenes, ¡claro que teníamos en mente tener hijos! pero no de forma inmediata, y no tanto por lo de “disfrutar de la libertad que nos ofrece el matrimonio” ya que siempre la tuvimos, sino porque simplemente estábamos muy agustito los dos y no queríamos forzar las cosas.


Pasados dos o tres años, sin planteárnoslo mucho, empezamos a buscar a nuestro bebé. Sabíamos que no iba a ser llegar y pegar, así que no lo tomamos con calma y sin obsesiones. Sin obsesiones los primeros meses, pero el tiempo seguía pasando, la gente preguntaba, todos nuestros amigos tuvieron hijos y nos quedamos un poco descolocados… Empezamos a obsesionarnos y a preocuparnos, ya sabéis; controlar ovulación, temperatura, flujo, contar días, meter huevos debajo de la cama, piernas para arriba después de proceder a la búsqueda ¡de allí no se escapaba ni perri!…buahh ni con esas…

Yo, que no soy de perder el tiempo, ya me estaba agobiando de no encontrarle solución al asunto, así que nos fuimos al ginecólogo y tras varios meses de coitos dirigidos, tratamientos ovulatorios y pruebas y pruebas y más pruebas (imaginación en blanco y negro muy negro, no de antiguo, sino de tristeza), palabras textuales de aquel señor jodevidas -“ni con un milagro que ocurriera, lograríais ser padres”…en este momento y a lo largo de muchos meses, en nuestra vida, se hizo el silencio.

¿Cómo vais? ¿bien? ¿estáis ya bostezando?

Un día decidí despertar del letargo, por aquello de que no me gusta perder el tiempo, y tomé la decisión de ser madre, de una forma u otra, yo iba a ser madre. Un papá muy feliz, estuvo un par de días, o tres, bueno quizás cuatro más en standby, hasta que me planté un día delante de él con un folleto informativo sobre Adopción Internacional y despertó de sopetón (aquí empieza un largo proceso, que aun dura y que otro día si queréis os contaré, porque si no ¡ja! me río yo del Quijote).

En una de las revisiones con mi nuevo ginecólogo, contándole nuestras penas (imaginación en modo arcoiris de la felicidad), nos dice textualmente el joven y guapo arreglavidas del nuevo ginecólogo-“por dios, ¿quien ha dicho esa barbaridad?, tu vas a ser madre”- aquí le soltamos todo el rollo del proceso de adopción que un día os soltaré a vosotros, ¡y no bostezó ni una vez!, ¡es más apañao!!!!

Y de golpe nos vimos inmersos en el escalofriante mundo de la reproducción asistida. Nos apuntamos en la lista de espera de la SS, pero pensar que tendría que esperar más de dos años me desesperaba, así que empezamos por lo privado. Ha sido una de las épocas más duras de mi vida; tratamientos hormonales muy fuertes, controles casi a diario, 500 km diarios durante varios días seguidos para ir a la clínica más cercana, incertidumbre, miedo, mucho miedo…

Tras dos tratamientos, dos fiv, dos embarazos, dos ilusiones, dos abortos, dos desilusiones…nuestra vida volvió al más absoluto silencio, al fracaso más terrible, a una tristeza que nos estaba comiendo por dentro…Necesitamos nuestro tiempo para reaccionar e inventar una nueva vida, nos agarramos de nuevo a la ilusión que nos hizo revivir la primera vez “nuestro tesoro de oriente”…¡cuanto le debo, aun sin conocerle y estando tan lejos en la distancia…pero tan dentro de mi corazón!

Hace dos años, un día que parecía igual que los demás, nos llamaron de la SS, la lista había llegado a nosotros, al principio dudamos si queríamos pasar de nuevo por lo mismo…-“pero, ¿por qué iba a ser igual?”- “¡quizás ese era el momento!”. En esta ocasión la vida nos miró de frente, nos retó y nos animó a vivirla.

Me propuse hacerlo todo con la misma ilusión de la primera vez y olvidando todo lo vivido, aunque no siempre fue posible y tuvimos momentos de bajón…pero ¡ya no había vuelta atrás! ¡esta vez lo íbamos a lograr! algo en mi interior me lo decía. Hubo un momento, cuando me hice un test de embarazo y dio negativo, en el que todo se derrumbó…¡no podía ser! a los dos días, sin ilusión alguna, me hice una analítica y (redoble de tambor y una eternidad mientras que el analista abrió el sobre) …POSITIVO. A partir de aquí no fue fácil, tuve muchísimo miedo, aunque la ilusión y las ganas de ver mi sueño cumplido, pudieron con todo.

En ese momento la vida me sonrío y desde entonces, todos los días, le devuelvo la sonrisa.

Vale.

¿Qué, se os ha desencajado la mandíbula?…mmmmm…¿hay alguien ahí?, claro que después del tostón, no me extraña estar más sola que la una.

Posts relacionados de interés

Si te ha parecido interesante, por favor, compártelo...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+
Pin on Pinterest
Pinterest
Buffer this page
Buffer
Email this to someone
email
Print this page
Print

15 comentarios en “Todo tiene un comienzo…

  1. Y dice tu marido que no sabes resumir …vamos que no con lo duro y tediso que es todo lo que habéis pasado y dos fiv y todo lo demás …no te has dejado nadapero lo has resumido muy bien.es muy duro lo que cuentas y todo por lo que has pasado pero un sueño te da todas las fuerzas que no crcreías tener y ahora tienes tu recompensa …y pronto te llegara la otra desde el lejano oriente.me gustas por tu enorme fortaleza .guapa¡

    • Jajajajja tú crees que saber resumir es llevar ya 17 capítulos de Queriendo ser madre??…guapa tú tampoco te quedas atrás en fortaleza!!!! paro como sabes ahy algo muy fuerte que nos empuja a seguir luchando…

      Gracias por volver a este post.

      Besosssssss

  2. Bostezar?? Ni pizca!
    Madre mía,y que luchadora estás hecha!! (y tu marido,claro está)
    Me encanta la gente como tú.Tan fuerte.Tan luchadora!
    Sin duda,eres y siempre serás una mamá increíble.Porque nadie mejor que tú,sabe lo que es sufrir,para conseguir la gran recompensa de tener un hijo.
    Desde ahora.Desde YA.. me declaro tu #superfan número uno!! ﺕ
    Y A POR TU TESORO ORIENTAL!

    • Gracias, pero yo no me considero especial, simplemente luché y lucho por lo que más quiero en el mundo; entonces por ser madre a toda costa y ahora por ese pedacito de mi que está en China.

      MI superfan número uno???? si si si…graciasssssssssssss.

      Yo también te seguiré de cerca, jejejje.

      Besossssssssssss.

  3. Yo tampoco he bostezado!!
    Nosotros en ese sentido hemos tenido mucha suerte y ahora si que creo que es suerte de verdad, porque es ahora cuando amigas me cuentan que llevan años de búsqueda, que han sufrido algún aborto… y yo digo, si estas cosas se contaran de una manera mas natural no nos ayudaría a todos?, tendemos a esconderlo y creo que no beneficia a nadie.

    De todos modos, tu historia tiene un final muy feliz, gracias por compartirla

    • Es verdad, hasta que me pasó a mi y me moví en ese ambiente de tratamientos, abortos, legrados…no sabía que era más normal de lo que nos creemos. Como dices, lo raro hoy en día son casos como el tuyo!!!!!

      Si, mi final es muy feliz y lo que queda.

      Besazos.

  4. ME HA ENCANTADO LA ENTRADA!!!… yo no lo he vivido asi mi busqueda, he tenido mucha suerte! pero siempre he tenido muchos miedos… hasta el dia de hoy sigo con miedo, y es como dices, si no lo noto durante el dia vivo acojonada! Al principio era llegar a la semana 12 y que este el bebe, luego era llegar a la semana 20 y que este bien el bebe, luego era llegar bien a la siguiente revision y asi hasta nose cuando! porque todavia sigo embarazada y me da la sensacion de que estos miedos se podran peores y es de nunca acabar!!!
    He de decirte que yo sin comenzar a buscar el hijo ya me habia puesto a buscar informacion sobre la adopcion internacional, al ver que la nacional era muy dificil. Por otro lado cuando decidimos lo de tener hijos tambien me informe (ademas de la adopcion!) sobre la reproduccion asistida y sobre los vientres de alquiler. Mucha gente pensara que no tiene sentido, pero queria quedarme tranquila de que tenia opciones, era una forma de sacarle importancia al asunto sabiendo de las otras opciones. Es que mis cuñados han estado muchos años buscando y lo han conseguido recien cuando le dieron la cita en reproduccion asistida, pero unos amigos de mi familia despues de que les dijeran que seria imposible que se quede embarazada, a los dos dias de que los llamaran del juzgado informandoles les darian una niña y tenian que ir a buscarla (fue una adopcion nacional), ella se entero que estaba embarazada. Los medicos lo calificaron como milagro, y ellos pensaron que fue asi, pero tres años despues con dos hijos ella se volvio a quedar embarazada!… asi que las palabras del medico se las podria haber guardado!!!
    Imposible no es nada… o casi nada! Y a ver si te llaman pronto para ir a buscar a tu tesoro oriental!!! 🙂

    • GRACIAS!!! Has descrito a la perfección todos lo que fui sintiendo a lo largo del embarazo (ya lo contaré en otra entrada).
      Nosotros también tuvimos siempre en mente la Adopción, pensabamos en después de tener hijos biológicos. Nosotros le agradecemos la vida, el seguir juntos…a esa ilusión de esperar a nuestro tesoro oriental. En realidad Un bebé muy feliz llegó porque la adopción se está demorando mucho y “odio quedarme con los brazos cruzados a verlas llegar”, es más si no me quedara embarazada hariamos otra fiv.

      “con firme voluntad se llega al triunfo” es lo que pienso, así que erre que erre…Y ojalá mi tesoro oriental llegue pronto.

      Gracias por visitarme querida. Besosssssssss

  5. Se me han puesto los pelos de punta con la primera parte de lo que cuentas. Y sí, me lo he leído todito y sin bostezar 🙂
    Pero con el final de lo que has escrito, me has puesto una sonrisa en la cara. Entiendo perfectamente tus miedos, tus bajones, los de tu pareja…Y me alegro mucho, mucho de que al final todo saliera bien. Lástima que haya tenido que pasar tanto tiempo para conseguir ser padres. Pero la espera, en vuestro caso, ha merecido la pena.

    No paro de pensar, que el día que me quede embarazada, voy a estar alegre y preocupada al mismo tiempo hasta que pasen los tres primeros meses y sepa que todo va bien. Sobre todo, las seis primeras semanas, que es cuando tuve el aborto, creo que van a ser en plan tranquilo y esperando a que pasen y todo salga bien. Ya me entiendes. Siempre está la cosilla de ” si…”. Así que espero poder alejar esos pensamientos de mi mente e intentar vivirlo como si fuera la primera vez.
    Muchas gracias por compartir con nosotros tu historia. Me ha emocionado mucho. Y ojalá pronto tengáis aquí a vuestro segundo/a hijo/a.

    ¡Besos!

    • Gracias por leerla!!! la verdad es que es dificil borrar de tu mente algo vivido y no tener miedo de que se vuelva a repetir. Sinceramente, yo empecé a disfrutar un poquito más cuando lo sentía, cada mañana hasta que no lo notaba no estaba tranquila.
      A ver si lo consigues pronto, ojalá!!!

      Estoy deseando de ir a por mi tesoro oriental…estos son otro tipo de miedos, pero también existen.

      Gracias por pasarte y comentar.

      Besos!!!!!!

Deja un comentario