Salas de espera

Como ya sabéis, estos días he tenido que ir en varias ocasiones al médico con UBMF y me he dado cuenta de una cosa; que digo yo, ¿por qué hacen las salas de espera de los pediatras tan pequeñas? ¡¡como si los bebés fueran solos a consulta!! El bebé, la madre del bebé, la abuela del bebé…y el cochecito, que de “ito” tienen poco; hay una chica en mi pueblo que en lugar de un cochecito se ha comprado un Panzer ¡¡vamos, es que es un carro de combate!!, yo cuando la veo venir de frente… me empiezan a temblar las piernas y me tiro a la carretera de cabeza, ¡qué peligro!, va ocupando toda la acera y como va detrás del tanque no ve por donde pisa…habrá pensado eso de “burro grande ande o no ande”, no, desde luego tiene ahí coche hasta que se vaya a la universidad, puede incluso montarle la habitación dentro…¡¡eso es amortizar una compra!! ¡como está madao!

Bueno a lo que iba, tras un entramado tortuoso de pasillos y curvas cerradas, llegas allí, abriéndote paso entre la multitud, que siempre me da la sensación que van a jugar a mosca conmigo conforme voy pasando (para quien no sepa que es este juego por haber nacido y pasado su infancia en el Tíbet donde los niños no juegan, sino rezan, es pasar entre dos filas de gente mientras te van dando collejorros)… y otra cosa, ¿por qué siempre están sentados más cerca de la puerta de la consulta los que tienen la cita más tarde? aferrados a su asiento, como si se tratara una butaca de la opera de Viena que cuesta un ojo de la cara, he llegado a pensar que son de atrezo, creo que son siempre los mismos, con un tonillo verdoso y mirándote con cara de asesinos… y preguntas-“¿por qué hora va?” y nadie te contesta, pareciera que preguntas cual es el turno para la silla eléctrica, piensan “¿se lo digo o no?”-“muchacha que esto no es lo sabe/no lo sabe, voy a pasar de todas formas cuando me toque”.

A esto, tu bebé empieza a llorar, normal, llegamos de la calle a 40ºC y nos adentramos en un glaciar a -7º ¡a pique de pillar una pulmonía!…y si es en invierno al revés, llegas a un horno con gorro, bufanda, saco del carrito; por cierto, la chica del carro de combate le pondrá un nórdico 220×240 de cama grande al capazo… ¿por qué pondrán el aire acondicionado y la calefacción tan altos? pensarán-“total, ya vienen malos, pues a rematar la faena”.

Tienes q coger al bebé en brazos, te sientas en el único sitio que hay libre… las típicas sillitas de los enanitos que hay en todos los pediatras, se supone q para los niños, pues no, allí aposentas tu gran pandero rebosante, con las rodillas dándote en la barbilla, haciendo un sándwich con tu bebé que en ese instante está desempeñando la función más importante del momento…impedir que el botón de tu pantalón cual proyectil le salte un ojo al de enfrente.

Por cierto, el otro día pensé- “con la amplitud que tiene la sala, solo faltaba que pongan aquí la consulta de educación sexual” y es que había allí una pareja… por dios, ¿hasta que edad se tiene pediatra?, el chico ¡¡con un bigotón!! y no solo bigotón, es que está claro que la chica era su novia ¡se traían un tonteo!.

Cuando medio te has acoplao, has escudriñado el ambiente, seleccionado y clasificado los peligros potenciales…no me digáis que no pensáis -“al lado de este no me siento que tiene pinta de tener muchos virus” y si en la pinta no lo notas, no te quedas con la cosilla esa de que sea un virus encubierto, ya sabéis “eso es que está incubando algo”, lo preguntas a la madre directamente, aunque no la conozcas de nada, ya se sabe en estos sitios se hacen amistades para toda la vida, sobre todo por el contacto físico y en ocasiones casi intercambio de fluidos…cuando por fin empiezas a respirar…oyes a tu madre cual moscón-“si ya te toca vete para la puerta, pues hasta q lleguemos a la consulta, a ver si te nombra y no lo oyes…deberíamos acercarnos”-la miras con cara de asesina, q debe ser algo intrínseco a las salas de espera y.. . ahora te llama el pediatra y hasta q llegas a la consulta vas espachurrando con el carrito los pies de todos los allí sentados…¡¡nada y q no se cantean!! ¡¡pues señora si le atropello el juanete se aguanta!! y más si lleva el cochecito la abuela, que para ella las ruedas giratorias es alta tecnología y no controla, no…yo le digo -“mamá tu pa’lante si esto es todo terreno, cuando llegues a la puerta apuntas para entrar sin llevarte el marco.” Porque otra opción sería dejar el carrito ummm …pues tendría que ser en la calle, porque dentro ya no caben más…pero nooooooo cuando somos madres cogemos la mala costumbre de no llevar bolso y dejarlo todo en  esa pedazo maleta que lleva de el carro de serie y que dejarla fuera es como olvidarnos de nuestra propia vida.

Q estrés!!!!! Pero por fin estamos dentro!!!!!!!!!

Posts relacionados de interés

Si te ha parecido interesante, por favor, compártelo...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+
Pin on Pinterest
Pinterest
Buffer this page
Buffer
Email this to someone
email
Print this page
Print

34 comentarios en “Salas de espera

  1. Jajajajaja! Cierto es! Y ese es uno de los motivos por los que voy sin carro! Que además entre carro, niño, ropas, libro de seguimiento, algún juguete de entretenimiento… No hay manos!
    Y por aquí suele estar la cosa repartida pero hay días…

  2. Perdona el atrevimiento pero estoy deseando que vuelvas a la consulta para que sigas sacando punta a todo ¡jajaja! Qué gracia has tenido. Por cierto, aquí el pediatra es hasta los 15 años y sí, a mí también me parece un cachondeo ese corte de edad.

    • Uyyyyy espero no tener que volver en un tiempo!!! al menos hasta diciembre…Madre míaaaaaaa no te digo yo que con 15 años ya se tiene novio!!! yo ya lo tenía!!!

  3. jajajaja no se si me reído más con la del carro, los virus o el del bigote!!!! Dios santo el del bigote es el mejor!!! jajajajaja. Aquí nuestra sala de espera es muy amplia, aunque sin ningún juguete (que los he visto yo en otras salas de pediatría y son muy molones).
    Besotes

    • Jajajjajaja un mostachorro!!! vamos, que seguro que no iba la vacuna!!! Bueno los juguetes con tanta gente…estorban y son portadores de virus jejejej

      Besosssssss

  4. jajaja, me matas con lo de la mamá que le puede montar la habitación al niño dentro del carro jejeje.
    Yo también hago lo de evaluar los riesgos, y si veo a alguno que tose mucho nos vamos lo más lejos posible jeje
    Eso sí, por aquí tenemos espacio de sobra que en Galicia somos muy farturentos y vale más que sobre que que falte, todo a lo grade!
    Por cierto, yo debo de ser tibetana, porque ni puta idea de lo que era la mosca esa jeje
    Un beso enome guapa, siempre me sacas la carcajada!!

    • Nena es que no te imaginas el carro…el bebé se pierde ahí dentro!!! Uyyyyy los que tosen son los peores, de esos lejos lejos…. Pues entonces en Galicia habrá Panzer jajajajjaja
      Pero que pasa, que nunca habéis jugado a mosca??? no me lo puedo creer!!!

      Me alegro de sacarte unas risas…ya sabes mamá, ríe!!!

  5. Yo también he buscado lo que era un panzer… Y el juego no me sonaba…. Jejeje Qué mal!
    Ays las salas de espera… Qué tortura. Sobre todo si vas a menudo.. Así que no espero ir hasta noviembre
    Besos

    • Jajajajaj pero si pongo al lado lo que es!!!! y el juego, si es que sois muy jóvenes!!! Uffffffff yo espero no volver en mucho tiempo…

      Besossssssss

  6. Jejejejejeje, yo lo de la sala de espera lo llevo fatal… Eso de ver a otros enfermos me pone de los nervios. Y lo del bolso, totalmente de acuerdo, siempre nos lo dejamos en casa y lo metemos todo en la bolsa del carro, jajjaja!!!
    Un abrazo guapa!

  7. Que arte tienes!! Me he reído un montón, desde luego tienes razón en todo… Yo también hago lo de alejarme de los que pienso que pueden contagiarle algún virus jejeje

    Te vamos a llevar al Club de la Comedia, ya te estoy viendo allí haciendo el monólogo!!
    Un beso

    • Ayyyyy hija de mi vida, tu no te estreses ahora!!! ya verás, ir al pediatra es un mundo…hombre es que con 14 o 15 años ya es para tener novia jejeje

  8. Jajaja, yo que suelo tomarme fatal el estar esperando en la sala de espera… que llevo mil cosas para entretener a mis hijas, porque llego puntual. Pero se eterniza la entrada a la consulta. Y hay madres que están media hora, y yo en cinco minutos ya vuelvo a estar fuera… QUé le cuentan en la consulta a la doctora???? Su vida y milagros?

  9. Jajajajaja… La verdad esa que lo de ir al pediatra es toda una odisea. En nuestro ambulatorio cada día es una cosa, o esta petado hasta la bandera, o no hay ni el tato, no hay termino medio! Y el tema calefaccion /aire acondicionado no falla!
    Besos

    • Es una aventura!!! aquí pasa lo mismo, un día vas y no puedes ni pasar y otro me planteo si he ido en domingo sin darme cuenta!!! El tema ambiental es un misterio, no se que criterio seguiran…

      Besossssss

  10. Jajajajaja, anda que… He tenido q buscar en san google q es un panzer!!!
    Tienes razón en todo… Pero en eso de mirar a ver quien es el menos malo para que no le pegue nada al tuyo te llevas la palma! Yo lo hago siempre! Jajajaja

    • Jajajaj de nuevo la primera!!! hija que poca cultura bélica tienes, pero si además he puesto lo que esssssssss!!!!! hombre, yo voy inspeccionando, confio más en los que están por problemas dérmicos, para las vacunas o una revisión rutinaria…jajajaja

Deja un comentario