Dientes…dientes…

No, que no cunda el pánico, que no voy a hacer una entrada pantojil, no. Voy a desahogarme porque ¡vaya rachita levamos! y todo se lo debemos a un diente.

No es que a mi tesoro le haya salido el primer diente, ya tiene varios, con diecinueve meses ya sería preocupante si no los tuviera; en concreto seis dientes y cuatro muelas, ¡y ni nos hemos enterado!, quizá algún día con un poquito más de baba, más chillón o con más desesperación por morder cosas, pero ya está, ni fiebre, ni…bueno lo de dormir mal como ya es algo crónico, si ha sido por eso, pues ni lo he notado. Aunque según mi pediatra no tiene porque suponer una enfermedad, es más un mito que otra cosa.

El caso es que Un bebé muy feliz ha sido un poco peculiar a la hora de llenar la caja de dientes. Empezó con nueve meses y cuando normalmente salen antes los dos de abajo…el echó antes los dos de arriba y los de los lados de estos, para posteriormente salir los dos de abajo que llevan ahí solos una eternidad. Y luego de repente, al pobre le han salido las cuatro muelas juntas…¡y ni nos hemos enterado!(Aquí se puede ver información sobre la salida de los dientes según la AEP).

Pues ahora llega el enteraillo de turno, el chulillo del barrio, queriéndonos engañar con esa apariencia de no haber roto una encia en su vida; tan pequeñito, tan blanquito, asomando tímidamente…¡y tan tímidamente! lleva siglos saliendo y aun no ha llegado a la altura de sus compañeros que lo están esperando impacientes después de tantos meses de soledad y ya empezando a curvarse de soportar el paso del tiempo.

Y ha roto la paz bucal de mi tesoro…bueno la paz bucal y con ella la del culete, de mis tetas y de todo lo que se cruza en su camino; muebles, papel, mangas de la ropa…El pobre lo muerde todo con una desesperación…con una desesperación que hasta pensarlo me duele, tengo los pezones que parecen dos pimientos morrones, pero lo hace sin querer y es que ahora cuando se duerme en lugar de aflojar la boca y soltar la teta como siempre había ocurrido, él jamás me había mordido, aprieta la mandíbula sin soltarla y claro ¡veo las estrellas! y tengo que controlarme para no gritar y asustarle.(Aquí se puede ver como actuar si tu bebé te muerde mientras mama).

El culete lo tiene fatal, normal, estamos rememorando viejos tiempos cuando era un muybebe y hacía caca cada vez que comía, pues lo tiene irritadísimo. Cada vez que se hace caca y estamos en casa lo lavo con agua y jabón neutro (siempre lo he hecho así, desde que nació), lo seco muy bien (muy importante para que no haya humedad, incluso lo dejo unos minutos sin pañal) y le aplico crema (nunca le hecho crema, solo en estos casos). Y si no estamos en casa…piesparaqueosquiero…¡más vale que  estemos en casa porque esos plastones apestosos no hay toallita ni nariz que lo soporten

Bueno y ya lo de dormir, siempre ha dormido fatal, pues ahora es es es…¡no pegamos ojo! y luego por el día está cansado, chinche… Pobre mio, me da una pena, a veces de repente llora, sobretodo por la noche, se ve que le da algún pinchazo…aishhhhh pero ahí cerquita está siempre su mami que le da muchos mimitos y su teteti que tanto le alivia. ¡¡¡¡Ufff a ver si pasa pronto!!!!

2 comentarios en “Dientes…dientes…

  1. Pobrecito , lo pasan fatal con los dientes. Mi niña va a hacer 10 meses y aún no tiene ninguno pero últimamente babea más de lo habitual y cuando está en el pecho aprieta. Paciencia y muchos mimos de mamá 🙂

    • A UNMF le empezaron con 9 y lo cierto es que tampoco fue una cosa que lo pasara muy mal.

      Si está así, seguro que le va a romper alguno.

      Muchos mimos

¡Seré aun más feliz si me dejas tu comentario!

A %d blogueros les gusta esto: