Anoche mientras cenaba…

me di cuenta de porque no engordo a pesar de devorar todo lo que se cruza en mi camino.
Anoche mientras cenaba, le daba de cenar a mi tesoro, lo cual no es tarea fácil. No se trata se ponerle el plato y – “ala come”, sino de ir dándole despacito, vigilando que tenga la boca vacía antes de volverle a dar para que no se le haga bola…¡es que se despista con una mosca! diciéndole -“mastica muy bien hijo” y entonces mastica como haciéndome burlas.

Mientras me toca a mi una pinchá, veo como pincha él solito (redoble de tambor en el recorrido del tenedor, del plato a la boca, en cámara lenta, mientras las venillas de mis ojos van saltando por no parpadear para no perder de vista lo que en sus manitas es un arma). La puntería la tiene todavía regular, así que el trozo de tortilla se le cae entre él y la bandeja de la trona ¡uffff todo se queda en el corazón un pelín acelerao!. Tengo que levantarme a buscar el trozo rápidamente si no quiero que se retuerza y se quede encajao buscándolo él.

Entre tanto no pierde comba y pincha de nuevo…¡menos mal que mis lumbares no me permiten más rapidez y me están protegiendo del infarto!, en esta ocasión, solo alcanzo a ver como el tenedor sale de la boca vacío y sin provocar lesión alguna…¡ayyy que sin vivir! Al llegar a su altura (en esta ocasión la música de fondo son mis 5 vértebras lumbares cual carraca en carnaval mientras me levanto) me atraviesa una mirada de -“¿y?”, le devuelvo un -¿eing?, a continuación me muestra el tenedor vacío como diciendo -“mamá, que no te enteras, que el trozo está en la boca” y yo ante semejante logro, bueno y el respeto que da un tenedor en manos de un bebé de su calaña, no tengo por más que aplaudir, darle besitos y repetir de forma compulsiva como estrategia que uso para que las cosas buenas se vuelvan a repetir -“mu-y bi-en, mi te-so-ro lo ha he-cho so-li-to, mu-y bi…”

Mi culo no llega a la silla cuando ya ha pinchado otra vez y se le vuelve a caer, esta vez ha caído al suelo, tengo que cogerlo más deprisa si no quiero que haga troning.


Tras varios intentos fallidos,  se aburre del tenedor, pero nooooo, no lo hace  educadamente nooooo, sino que lo lanza hacia la mesa, dejando ver su maestría en el “tiro a ensaladera” que como de mi tierra que soy, bueno y que me gusta más un sopitón que el propio tomate, está a rebosar de aceite (imaginación en modo pringoso), miles de gotas redonditas y brillantes salen del recipiente a cámara lenta y yo con mi estilo mátrix, que ya domino de otros menesteres, voy esquivándolas, mientras que de una visual voy haciendo un registro mental de sus posibles destinos, de forma, que antes de que lleguen ellas, ya estoy yo ahí con los brazos abiertos para recibirlas bayeta en mano.


Entre tanto Un papá cenando muy feliz, tanto que en na que me he despistado ya se ha comido todo el pollo, cree que estamos jugando a “LSNLS” y va repitiendo las preguntas y apresurándose a contestar antes que yo todo entusiasmado -“¿tu que dices?- “ehh, ¿yo?, digo que podías menear un poquitín los hu… (¿pongo más sílabas o se entiende?)”, mientras voy limpiando las gotas de aceite, bajando a mi tesoro de la trona, quitándole el babero y engullendo cual pavo el último bocado que me he echado a la boca, mientras me limpio algo que cae de mi flequillo…¡lo que le faltaba a mi pelo pantenne…un extra de nutrición!, al menos el aceite es del bueno…


¿Qué fue de esas cenitas tranquilas, charlando, saboreando, ya pudiera ser lo que fuere que sabía a pura exquisitez, con una copita de vino? (despiertaaaaaaaaa) A veces ni me entero de lo que estoy comiendo, ni de la cantidad que ingiero…¡bah pero que más da!, podría comerme una vaca, que con esa actividad la iría quemando al mismo tiempo. 


Aishhh y que más da, si estoy que no quepo en mi… pero no de comer tranquila, nooooooo, sino de ver a mi tesoro aprender y experimentar cosas nuevas. Eso alimenta mi felicidad día a día.

Posts relacionados de interés

Si te ha parecido interesante, por favor, compártelo...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+
Pin on Pinterest
Pinterest
Buffer this page
Buffer
Email this to someone
email
Print this page
Print

10 comentarios en “Anoche mientras cenaba…

    • Si hija, tu peque en su linea!!! que alegríaaaaaa!!!!! da gusto verla comer…bueno gusto ahora porque ya sabes que al principio cuando me lo contabas o la veía me infartabaaaaaaaaa, jejejejjeje…ya he dejao las pastillas, jejejje

      Besetes

    • Ayyyy el pelo…ya escribiré un post dedicado a mi pelo después del parto…ahora lo tengo “pantenne pantenne comparado con aquello!!!!

      Ah, pues yo si entro en los tópicos de los hombres, no lo puedo remediar!!! si es que me lo pone a huevo!!!!pero también ireis viendo que Un papá muy feliz tiene cosas muy buenas.

      Besetes y gracias por pasarte.

  1. Vale, SE PERFECTAMENTE DE LO QUE ESTAS HABLANDO!!!!, yo también me he planteado si no engordar es por eso, porque mientras como no paro, me agacho, me levanto, vigilo… vamos lo que se dice una cena relajada y tranquila con copa de vino como dices.
    Pero yo añado otra cosa, que apuesto a que a ti también te pasa, que muchas veces ceno las sobras del peque, hay días que se lo come todo estupendamente pero cuando deja algo pa’ mi.

    María

    • Ayyyyyyy perdona que no te haya contestado antes pero es que estaba cenando, jejejejejje.

      No me hables, no me hables, que si me como las sobras???? yo recojo más que la noche!!!!!, todo lo que se deja va pa`dentro. Pero es que no me digas tu a mi que no es un coñazo limpiar la bandeja de la la trona??? a ver donde la sacudes???? pues nada, mientras voy bajandolo voy picando del bufett que tiene allí montao. El otro día me sorprendí comiéndome un trozo del suelo…buahhhh.

      En fin, gajes del oficio…

  2. Jejejeje!! Ni las cenas, ni las noches, ni los paseos…nada es lo mismo ya cuando damos a luz a nuestros hijos! Jejeje!! Dejale que se lo coma con las manos. Disfrutara mas d la comida y tu tb. cuando su alimentación este totalmente instaurada ya tendras tiempo de enseñarle a comer con tenedor, cuchara y buenos modales, no? Un besazoo

    • Ni siquiera nosotras somos las mismas, jejejej.
      Pero si el suele comer con las manos, y yo lo prefiero, pero es que ahora le ha dado por el tenedor y se lo dejo mientras y va probando y yo “pa que me de algo”, de verdad, sudandico acabo.

      Y luego a dormir, porque eso es otra, no sabe dormir sin mi…eso ya te pediré unos consejillos.

      Gracias por pasarte. Besetes.

    • Es un decir, jejej, la verdad es que como como una pupa viva!!!! Ya verás tras el parto, a mi no me daba tiempo a comer, la verdad es que ni pensaba en comer…solo pensaba en dormir, jejjeje, bueno y ahora. No te preocupes, se adelgaza pronto, yo engordé unos 25 kg y al año ya estaba en mi peso y sin hacer dieta ni nada.

Deja un comentario